Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Momento de reflexión   -   Sección:   Opinión

Educar en valores

Octavi Pereña
Octavi Pereña
miércoles, 18 de agosto de 2010, 08:41 h (CET)
Ante la degradación moral que poco a poco va hundiendo a nuestra sociedad en la barbarie, muchas voces se dejan oír denunciando la falta de valores éticos que sufre nuestro País. Teóricamente, la educación que se imparte en las escuelas tendría que servir para enseñar a los alumnos a saber diferenciar el bien del mal y, por tanto, a tener criterio ético. La realidad es que la educación que se imparte tanto en las escuelas públicas como en las concertadas, no alcanza este objetivo. Basta con comprobar el comportamiento ético y moral tanto en las clases sociales bajas como las que componen la elite económica, política y religiosa.

En este contexto no puedo menos que citar a Rafael Argullol, profesor de la Universidad Pompeu Fabra que confesándose agnóstico es partidario de que se incluya la presencia del cristianismo en el futuro desarrollo de Europa. El profesor Argullol, es partidario de que además de la Biblia se deben tener en cuenta los clásicos griegos y latinos en los planes educativos porque en todas estas áreas la generación actual es analfabeta, y dice. “Si esto es así respecto a la cultura en general, la situación todavía es más penosa en relación a aquel tipo de cultura que el laicismo más estrecho de miras considera religiosa. Después de siglos de intolerancia religiosa contra el pensamiento ilustrado, ahora se reivindica una pobre y falsa ilustración para ser intolerantes para todo aquello que implique elementos religiosos. Este desastroso sectarismo, supuestamente progresista, ha arrinconado la cultura religiosa de las escuelas y universidades, con especial rencor contra el cristianismo. Y es este fanatismo religioso el que ha alejado a las últimas generaciones de estudiantes de un tesoro como la Biblia, condenándolos a ser más pobres moralmente y espiritualmente… De una manera más general defenderé siempre que la Biblia es también una lectura obligada desde el punto de vista de la ética ciudadana. Su complejidad, belleza y altura de miras, a menudo trágica, la conforman como uno de los documentos más penetrantes para acceder a la condición humana y a su contradictoria complejidad”.

Para dar un cambio de 180º a la degradación ética y moral de nuestra sociedad es preciso no ver a la Biblia como un libro estrictamente cultural, sino como la Palabra de Dios dada al hombre para que pueda trastornar la decadencia moral y espiritual de nuestra sociedad y pueda iniciarse la remontada hacia una sociedad más justa.

El apóstol Pablo escribiendo a su discípulo Timoteo, refiriéndose a la instrucción bíblica que había recibido de su madre Eunice y de su abuela Loida, le dice: “Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quien has aprendido y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para salvación por la fe que es en Cristo Jesús. Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia , a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (2 Timoteo 3:14-17).

Para conseguir que la Biblia sea un revulsivo a la decrepitud ética y moral de la sociedad actual que se denuncia como un daño a nos afecta a todos, no es suficiente verla como un libro de culturización religiosa y nada más. Se la debe ver como el Libro inspirado por Dios porque en todas sus páginas se encuentra el poder divino que capacita a que el lector atento se instruya en la justicia y esté preparado para toda buena obra. La sociedad está muy necesitada de hombres y mujeres que consideren que toda la Escritura es Palabra de Dios. Es urgente que se reconozca el alcance de la declaración “toda la Escritura es inspirada por Dios” porque está muy extendida la enseñanza de que la Biblia contiene Palabra de Dios y que es preciso descubrirla entre muchas doctrinas espurias. Dicha doctrina deja a la responsabilidad del lector descubrir qué es y que no es Palabra de Dios, lo cual además de impedir saber con certeza lo que es palabra de Dios, deja abierta la puerta para decidir lo que lo es y no lo es, con lo cual se rechazan todas aquellas instrucciones que a nuestro entender nos parecen inadecuadas. Esta Biblia que no es toda ella inspirada por Dios no sirve para instruir y corregir en justicia al hombre de Dios. De ahí que muchos cristianos que tienen una Biblia mutilada como objeto de lectura y reflexión no contribuyen a dar la vuelta a la degradación ética y moral de la sociedad actual.

Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris