Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Crimen y castigo de ribetes bíblicos

Luis Agüero Wagner
Luis Agüero Wagner
@Dreyfusard
lunes, 9 de agosto de 2010, 04:12 h (CET)
Cuenta la historia que al morir Pío Nono, el trono de Roma pasó a Gioacchino Vicenzo Pecci, alias León XIII, quien cargó con ochenta y seis encíclicas más un hijo que engendró en Bélgica cuando era nuncio de la Iglesia Católica en Bruselas. Su antecesor Rodrigo Borgia, el Papa Alejandro VI, tuvo 10 hijos ilegítimos conocidos, 4 de ellos eran de Vanozza (entre ellos César y Lucrecia). Cuando los atractivos de su amante de turno se desvanecieron, el papa, a sus 58 años, tomó otra mujer. Giulia Farnese tenía 15 años y hacía poco que se había casado con Orsino Orsini. Giulia fue conocida en toda Italia como "la Ramera del Papa". Su hermosura era deslumbrante, decían, y se le atribuía sin dudar ser «el corazón y los ojos» del pontífice.

Con Giulia, el Papa tuvo una hija llamada Laura, aunque trató de hacerla pasar por una Orsini. Resultaba difícil creérselo, tal como Lorenzo Pucci, embajador en el Vaticano, escribiera en Florencia: «El parecido entre la chiquilla y el Papa es tal que no puede ser más que suya». Con Giulia tuvo también otros hijos: Juan, conocido como Infans Romanus, y Rodrigo.

La vida en el Vaticano durante su papado tenía fama de no era aburrida: abundaban las borracheras y orgías. Se llegó a afirmar que Alejandro había mantenido relaciones incestuosas con su hija, la atractiva Lucrecia.

La inconducta del Papa Borgia iba de la mano con su amoralidad: se sabe que para llegar a Papa debió ofrecer mansiones, ciudades y abadías. También entregó cuatro muías cargadas de plata al mayor de sus rivales, el cardenal Sforza, para que retirara sus pretensiones al trono papal.

UN NUEVO PAPA BORGIA EN PARAGUAY
La carrera política y la disipada vida del obispo Fernando Lugo, actual presidente del Paraguay, no tiene nada que envidiar a la del Papa Borgia.
Asignado a una región paupérrima del pobre Paraguay, Lugo se las ingenió para reclutar adeptos a su plan político entre seminaristas cuyas ideas radicales alimentó. Paralelamente, era conocido por abusar de menores indigentes en la región de su obispado, dejando a varias de ellas preñadas de manera absolutamente amoral e irresponsable.
Su núcleo político originario (hoy EPP) tiene en su haber 4 secuestros extorsivos (Edith Debernardi, Cecilia Cubas –hija del ex presidente de la República Raúl Cubas–, Luis Lindstron y ahora Fidel Zavala Serrati); que reportaron grandes sumas de dinero y que al decir de un amigo personal del cura –Luis Aníbal Schupp- fueron indispensables para solventar su campaña política en sus inicios.
Cuando finalmente la oportunidad de saciar la ambición de poder le llegó, de manos de una prensa inescrupulosa que soportó su proyecto mesiánico, y de políticos sin ética que se colgaron de su sotana, no tuvo inhibiciones para iniciar una cacería de los mismos adeptos con los cuales su candidatura había dado sus primeros pasos.
Simultáneamente, Lugo pronto se hizo adicto a las costumbres refinadas y a las fiestas privadas en la residencia presidencial. Los escándalos no faltaron, por supuesto, y mientras el nombre del cura era vinculado a las más conocidas “modelos” (eufemismo tras el cual en Paraguay se sabe de la prostitución encubierta), varias mujeres aparecían en la prensa alegando haber concebido hijos con el obispo en sus locos años de cura.
Como guinda de la torta, los escándalos alcanzaron al cuerpo diplomático cuando el embajador de Fernando Lugo en Chile, el ex senador Armando Espínola, apareció en primera plana de diario Popular de la capital paraguaya, fotografiado en plena orgía.
Las fotos mostraban a un eufórico Espínola despojándose de sus ropas y siendo obligado a travestirse por varias mujeres que lo rodean, en medio de prácticas sadomasoquistas. La noticia dominó las primeras planas de los diarios, y estuvo a punto de opacar la reunión cumbre del MERCOSUR que por esos días se llevó a cabo en Asunción.
Por si todo esto fuera poco, unos días más tarde un cercano colaborador de Fernando Lugo durante su campaña proselitista, el hoy intendente de San Carlos Luís Anibal Schupp, acusó al abogado particular del obispo, Marcos Fariña, de traficar influencias aprovechando su proximidad al obispo y oficiar de proxeneta presidencial, abocándose a la tarea de proveer prostitutas para las orgías arzobispales.

EL GOLPE INESPERADO
Dijo Miguel de Cervantes que los delitos cargan a sus espaldas el castigo, y la historia del cura Fernando Lugo podría convencer a los más escépticos.
Es que el tan mentado "golpe" contra Fernando Lugo, al fin llegó y desde el ámbito menos pensado.
Como si fuera una historia bíblica, el anuncio de encontrarse aquejado por una grave enfermedad, finalmente desplomó el eufórico andamiaje del luguismo, aunque los médicos intentaron disimularlo calificando como "curable" a un cáncer en fase III, que ya hizo metástasis.
Contradiciendo esta versión, el médico personal de Lugo no pudo contener las lágrimas en la conferencia de prensa donde se realizó el anuncio.
“Nos sentimos realmente sorprendidos y solidarizados , estamos muy unidos con él, dándole fuerza y apoyo. Es un momento por sobre todas las cosas de la familia y sabemos que él lo está tomando con mucha madurez, con mucha responsabilidad, estamos muy juntos con él”, manifestó su sobrina Mirtha. Al ser consultada sobre cómo ve anímicamente a su tío, afirmò percibier que el jefe de Estado está como “desahuciado”.

YA SE PIENSA EN SUCESIÓN
Ante el trascendido de que el tumor del cura Fernando Lugo sería un cáncer en fase III, que ya ha hecho metástasis, la prensa paraguaya ya habla de la sucesión de Fernando Lugo.

El vicepresidente de la República, Federico Franco, vuelve a posicionarse en el escenario político por ser el primero en el orden de sustitución del presidente Fernando Lugo.

El tema sale al tapete luego de conocerse la enfermedad que padece el jefe de Estado, linfoma cancerígeno, confirmada por una junta médica conformada por José Bellasai, la ministra de Salud, Esperanza Martínez, Alfredo Boccia y su médico de cabecera Néstor Martínez.

Es ineludible la renuncia para dar paso al vice presidente, ante la información. Se ignora cuál será el destino de los nombrados por chonguismo en el gobierno arzobispal, pero así como lo que viene de arriba no golpea, lo que llega con facilidad con facilidad se va.

Ya en la antigua Grecia lo advertía Sófocles: por ganancias que de vergonzosos actos derivan pocos quedan a salvo y muchos más reciben su castigo.

Noticias relacionadas

Amigos para siempre

¡A saber cómo vamos a salir de esta!

Que viene, que viene. El ministro Catalá

Y llegó el ministro Catalá, con Lesmes, al desayuno de Nueva Economía Fórum en el hotel Ritz

El olvidado crimen de lesa patria

Entre el PP y JxSí están haciendo de este país un total desastre

El progreso de estos tiempos

18/10/2017 00:00:23

¿De qué depende la auténtica calidad de vida en la vejez?

La esperanza de que las cosas podrían mejorar alguna vez, va esfumándose sobre todo entre los jóvenes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris