Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Noticias Ciudadanas X   -   Sección:   Opinión

Lubber Das (Español Gilipollas)

Hiroit
Hiroit
@hiroit
miércoles, 26 de mayo de 2010, 07:57 h (CET)
Avanzada la Baja Edad Media, se creía que los locos tenían una piedra en la cabeza y en tal virtud parecía lógico extraerla a veces tal y como expone Hyeronimus Bosch en esta pequeña tabla de 50 centímetros: La leyenda del cuadro dice: “Maestro, extráigame la piedra, mi nombre es Español Gilipollas”; interpretación libre de “Lubber Das”, personaje satírico de la literatura holandesa, objeto de numerosas burlas.




“Extracción de la piedra de la locura” 1475-80, El Bosco (Museo del Prado, Madrid)

El médico, bien podría ser la Ministra Salgado de Economía, saca de la cabeza una flor en vez de la piedra engañando al paciente tonto; lleva el embudo (símbolo de la estupidez) en vez del profesional birrete.

Los otros dos personajes que beben el seso al paciente español son un sacerdote con un cántaro de vino y una figura femenina, una bruja, que lleva sobre su cabeza ”El libro de los Conjuros” como alegoría de la superstición y superchería, es, sin duda, La Vicepresidenta Primera de Gobierno. El primero representa al clero y en esta interpretación del siglo XXI encarna al nuevo clero de la nueva religión en España: el Socialismo cutre, separador, ignorante y vengativo, tan rico y muchas veces ladrón como su estúpida Oposición.

La Ecología: los verdes “coloraos”
Lean a Besteiro para entender los orígenes de estos mangantes insertos en clase política más corrupta e impune de Europa y que se nutre de esas Cajas de Ahorro, falsos Bancos mafiosos cuyos desfalcos y mala gestión pagamos todos.

Miren a esos descarados Ministros y necios oponentes que admiten la burla y la chabacanería de sus respuestas sin rechistar no sea que pierdan sus prebendas. Huelan a esas ‘miembras’ ridículas que confunden esperpento con elegancia o justicia con venganza… o robo con beneficios del cargo que con tan poco honor sustentan.

Lean a demasiados periodistas confundiendo el escribir con el describir, y la ideología con la verdad… histórica, por ejemplo.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLIV)

El Vaticano no debe ser una panda de chorizos al estilo de Alí Babá y los cuarenta ladrones

República del Paraguay y República de Corea: Celebrando 55 años de Amistad

“Paraguay siempre ha estado apoyando a la República de Corea en el escenario internacional"

No hay verso sin verdad, ni poética sin verbo

“Contra el poder de avasallar, el deseo de hacer justicia"

Venció quien debía

La regeneración del PP, misión de P. Casado

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLIII)

Hay que reconocer que en el Opus Dei han sido más pacíficos que Alejandro VI o Hitler. Se agradece
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris