Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

Cenizas

Isaac Bigio
Isaac Bigio
miércoles, 21 de abril de 2010, 08:20 h (CET)
Un fenómeno no social ni político viene perturbando las posibilidades que tenia Europa de salir de la recesión. Las cenizas de un volcán en una distante isla que se haya en medio de este continente y de Norte América ha paralizado los vuelos del corazón de Europa por más de 5 días.

El humo producido por el Eyjafjallajoekull se esparce desde Islandia hasta Rusia. Si bien la nube de polvo casi no ha llegado a las 4 penínsulas europeas ésta afecta los vuelos dentro de dicho continente. El problema de éste no es que perturbe la visibilidad sino que está lleno de partículas que pueden minar los motores.

No se sabe exactamente cuánto tiempo más durará la ‘veda’ de vuelos, aunque si se puede esperar que afecte a unos 7 millones de pasajeros y que produzca al final pérdidas materiales valorizadas en cifras de diez dígitos en dólares. En cierta manera esas cenizas pueden transformar en cenizas varios intentos de lograr un despegue productivo.

Las islas británicas, quienes solo están conectadas al continente mediante un tren subterráneo, han quedado privadas de su mayor vía de comunicación. El gabinete ha debido hacer a un lado la reñida contienda electoral para hacer un plan de rescate vía barcos, lo que algunos le han llamado una nueva operación similar al del desembarco naval contra los nazis.

Lo paradójico es que el volcán que ocasiona estos problemas es relativamente chico. Un vecino suyo (el Ketla) si explotase potenciaría más el problema. No obstante, ambos volcanes son mucho menores en relación a otros. Hace más de 70,000 años el de Toba (Indonesia) fue tan poderoso que casi erradica a la humanidad del planeta (dejando vivos a solo algunas cientos o pocos miles de parejas).

Mientras tanto el eje de todos los programas de seguridad de las potencias se centran en armas nucleares, bioquímicas o convencionales. El caos aéreo europeo así como los últimos sismos que van desde el haitiano hasta el chileno y el chino muestran que el principal ‘terrorismo’ es el telúrico, y que la única manera de hacerle frente es haciendo que las naciones reduzcan sus gastos militares para coordinar programas conjuntos avanzados que permitan llegar a controlar algunos de estos fenómenos.

Noticias relacionadas

Una revolución contra natura

Resulta perverso pretender la supremacía de un género sobre otro o la desnaturalización de la persona para “moldearla”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXVI)

El Opus Dei sigue siendo un instituto secular vinculado indisolublemente a la prelatura personal de la Santa Cruz

Un poco de respeto, por favor

El master de Casado, el “postureo” de Sánchez las declaraciones de Corina, la venta de armas que asesinan a niños , las provocaciones del emérito y “El Pais”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXV)

Es tan sagrada la conciencia de las personas, que su invasión tosca por una secta como esta me provoca repugnancia

Inmanencias

Olvidamos en exceso las realidades innegable bajo el encantamiento de las opiniones frívolas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris