Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Noticias Ciudadanas X   -   Sección:   Opinión

De feminazis, macondo y pajarillos

Hiroit
Hiroit
@hiroit
miércoles, 7 de abril de 2010, 08:38 h (CET)
Estando en el período de igualdad asumimos que todos tenemos un lado femenino no con detalles cromosómicos o genómicos; no, a partes iguales. Eso nos permitirá…




“… y otros rezan.” Rogier de la Pasture, ca. 1660. (Colección particular).

… cambiar de sombrero, boina, ideología y sexo, género que dicen los descerebrados de Ministerio de Igual da.

En los pasados días de Pasión, cultura feminazis, pensaba en el extraordinario talento de van der Weyden para, dependiendo su Condado de Flandes (Tournai, su lugar de nacimiento) de Francia hasta que los España lo convirtiera en territorio español, en cuyo caso se hubiera llamado Rogelio de la Pastura o del Pasto que no sólo de yerba vive el hombre.

“Kreutzigungsaltar” Roger van der Weyden, ca. 1660. (Kunsthistorich Museum de Viena).




De igual manera nuestro sinuoso, pastueño, manso, oblicuo… mentiros, vamos, Bono Presidente del Congreso, sigue dando muestras de cómo torear la ira de quienes, ya demasiados parias, piensan que hay demasiados indeseables en la casta política de estos brahmanes que sólo les falta ponerse un pan de oro en la frente.

Ecologistas del mundo: mirad como...

Parece que las investigaciones sobre nuevos combinados de asfaltos de carreteras pueden atrapar contaminantes lo que parece imposible es ver con asombro como damas y caballeros del PP proclaman con el descaro propio de los cóndores, macondo, justifican que todos los españolitos paguen a pajarillos inocentes y caídos en desgracia, Matas, mensualidades millonarias. La Tierra es rica en nutrientes que cierran el ciclo del N o C con precisión geológica en un sistema cerrado cuyo único input externo al sistema son las radiaciones solares y…

…la descarada e insoportable presencia en los medios donde se justifica, en un país que se acerca a los 5 millones de parados, que en su papel aparentemente de zánganos de la especie, pueden desencadenar la ira de los desamparados por toda esa casta política que de clase dominante, nueva aristocracia socialista, popular o nacionalista, ha de desparecer si el pan con aceite y azúcar o los boquerones fritos quieren subsistir sin destrozar la ecología.

Alguien dirá que c… tiene que ver esto con la ecología: pues lo mismo que ésta y el funcionario Pachauri de la ONU.

Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris