Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Adulón de golpistas

Luís Agüero Wagner
Luis Agüero Wagner
@Dreyfusard
lunes, 8 de marzo de 2010, 10:36 h (CET)
El obispo Fernando Lugo, en su momento presentado como la nueva estrella en la constelación de la izquierda bolivariana, parecería añorar con nostalgia los años del auge neoliberal en América Latina, cuando el vigor político de los gobernantes dependía del número de visitas zalameras que realizaban a sus amos en Washington, y de cuantas fotografías en la Casa Blanca podían exhibir en la prensa internacional.

En su reciente visita a Montevideo, el cura con hijos no perdió la oportunidad de tomarse una fotografía con Hillary Clinton, y presumir con ella a través de su prensa amiga hasta el hartazgo. Eso aunque la secretaria de estado de Obama, y sucesora de Condolezza Rice, se fotografió indiscriminadamente con el cholulaje como corresponde a una representante diplomática de oficio.

La nueva actitud de Lugo contrasta con su "firme posición" en contra del hondurazo, que el 28 de junio del año 2009 arrebató la presidencia de Honduras a Manuel Zelaya, desatando una ambigua reacción de los Estados Unidos y su Secretaria de Estado, quien se negó a utilizar el calificativo de "golpe". "En referencia al propio golpe, lo mejor sería decir que fue un esfuerzo coordinado entre los militares y algunos actores civiles" diría entonces el departamento de estado, y para despejar dudas, agregaba que "la decisión del Congreso de juramentar a su presidente Micheletti, como presidente de Honduras, indica que el Congreso y miembros claves de éste han desempeñado un papel importante en esta situación".

En realidad, el golpe contra Zelaya era el epílogo de una maniobra que se había iniciado en el mismo departamento de estado, el cual había asignado a las embajadas de Centroamérica a conocidos expertos en desestabilización y operación sicológicas. El 4 de junio, el embajador yanqui en Honduras Hugo Llorens, cubano que arribó a Estados Unidos como parte de la operación Peter Pan devenido en especialista en terrorismo durante la administración de W. Bush, declaró respecto al gobierno desalojado que "no se puede violar la constitución para crear una constitución, porque sería vivir en la jungla".

Llorens, por supuesto, no estaba solo. Para presionar contra la creciente presencia del ALBA, en julio del 2008, el conocido aliado de la disidencia anti-castrista cubana Robert Blau fue nombrado embajador de Estados Unidos en El Salvador. Al mes siguiente Robert Callahan, especialista en desestabilización y golpes, además de creador del hoy más poderoso organismo de la inteligencia estadounidense DNI (Dirección Nacional de Inteligencia), asumió la legación diplomática en Managua.

El 5 de agosto de 2008 asumió la embajada norteamericana de Guatemala un viejo conocido del Paraguay, Stephen Mc Farland, miembro del equipo de combate número dos de los marines en Iraq durante la primera guerra del golfo, especialista en conflictos y guerra sicológica además de coordinador de actividades de sabotaje contra Cuba en el Departamento de Estado. Eso antes de destacarse en Paraguay con el exitoso "golpe suave" que derrocó a Raúl Cubas, con la participación a favor de los intereses norteamericanos -y con financiación norteamericana- de buena parte de quienes hoy son aliados políticos de Fernando Lugo. Mc Farland reemplazaba en Guatemala a otra vieja conocida por estas latitudes: la operadora de inteligencia Maura Harty. No es un secreto en Paraguay que la mayoría de los integrantes del entorno arzobispal, entre ellos los militantes del Pmas, siguen repitiendo las consignas que les dejaran Mc Farland , la embajadora Maura Harty y los suyos hace más de una década.

Con respecto al famoso "Hondurazo", puede agregarse que el departamento de Estado reconoció que tenía conocimiento previo del golpe en gestación, que el departamento de estado y el Congreso de Estados Unidos financiaron y asesoraron a los actores y ONG hodureñas que participaron del golpe, que el Pentagono capacitó, financió y armó a los militares que ejecutaron la operación, quienes enviaron al exilio a Zelaya desde la misma base militar norteamericana de Soto Cano, a 97 kilómetros de Tegucigalpa. Hoy se sabe también que en el equipo de diseño del "Hondurazo" participó Adolfo Franco, ex encargado del programa cubano de USAID.

Pero los indicios y evidencias no sólo comprometen en el hondurazo al tradicional componente imperialista de la política exterior norteamericana, también a la misma Hillary Clinton, quien cuenta entre sus asesores al ex abogado de su marido Bill, Lanny Davis, quien fue contratado por la sede hondureña del Consejo de Empresarios de América Latina (CEAL) para hacer lobby a favor de los golpistas y convencer al gobierno de Washington de que debían aceptar al gobierno de facto de Honduras.

El embajador de Estados Unidos en Tegucigalpa, Hugo Llorens, coordinó la expulsión del poder del presidente Manuel Zelaya, junto con el subsecretario de estado Thomas Shannon y John Negroponte, quien también hoy trabaja como asesor de Hillary Clinton. Por si todo fuera poco, fue la misma secretaria de estado Clinton quien ordenó a sus voceros dejar de hablar del regreso de Zelaya al poder luego de la designación de Oscar Arias, presidente de Costa Rica, como "mediador" entre los expulsados y Roberto Micheletti, en una evidente operación de blanqueo de los golpistas.

A pesar de todo, durante la toma de posesión del Pepe Mujica, el cura Fernando Lugo, otrora paladín de la democracia en Centroamérica y reivindicador incansable de Manuel Zelaya, no se resistió a su irrefenable instinto cholulo y decidió fotografiarse con los mismos verdugos de su defendido, para luego inundar con esa fotografía los espacios periodísticos manejados por sus adictos.
Es que como decía Friedich Nietzsche, el ideal es siempre muy cambiante, y el conocimiento que se necesita para alcanzarle falta casi siempre.

Noticias relacionadas

¿Seguiremos soportando desplantes de la CUP y los separatistas?

¿España no es capaz de acabar, de una vez, con semejantes incordios?

Por un estado de ánimo más armónico

El ser humano tiene que despertar y hacer posible un mundo libre y responsable

Las Ramblas

Sor Consuelo: ¡Divina-mente!

Bella Rusia

Rusia está avanzando y modernizándose, pero le queda una considerable tarea en bastantes aspectos

Las cosas que deben cambiar ante el terrorismo yihadista

P. Piqueras, Girona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris