Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Derechos   Social   -   Sección:   Opinión

Sobre derechos y deberes

Entre los nuevos derechos han aparecido algunos bastante extraños
Francisco Rodríguez
martes, 25 de octubre de 2016, 00:58 h (CET)
Cuando era joven aprendí algunas nociones de contabilidad y se me quedó grabada la afirmación indudable de que no existe acreedor sin deudor ni deudor sin acreedor. Con letra redondilla anotaba los conceptos y en las columnas numéricas las cantidades correspondientes al Debe y al Haber de cada apunte.

Me quedó claro que ineludiblemente se tenían que corresponder los derechos y los deberes y si las sumas de cada columna no cuadraban había que revisar todos los apuntes.

He recordado todo aquello al reflexionar sobre los derechos que todo el mundo cree tener, mientras que nos olvidamos de los deberes. Quizás por esto nuestra sociedad resulta tan descuadrada.

La demagogia democrática, de todos los partidos, se ha dedicado a proclamar derechos para la ciudadanía, como se dice ahora, a la búsqueda de nuestros votos para conseguir parcelas de poder o al menos, sueldos, dietas y otros gajes. Los deberes, que parecen reducirse a pagar impuestos, ya se encarga el correspondiente ministerio de hacerlos efectivos gravandonos simultáneamente la renta y el consumo.

Entre los nuevos derechos han aparecido algunos bastante extraños: el derecho a abortar, el derecho a cambiar de pareja por divorcio exprés y hasta el derecho a cambiar de sexo. El deber de respetar la vida del niño o el deber de fidelidad para construir una familia, no aparecen y nuestra sociedad está cada vez mas descuadrada. El derecho a disfrutar de los placeres del sexo sin obligaciones, ha calado en la sociedad. ¿Se atrevería algún partido a dar marcha atrás en esta pauta de comportamiento, en esta ética indolora?

Para tener a disposición de la clase política más administraciones donde medrar, trocearon España en autonomías y delegaron en ellas la obligación de satisfacer los derechos ciudadanos a la educación y a la sanidad, aunque en cada trozo, en cada autonomía, las cosas puedan ser diferentes. ¿Se atrevería algún partido a propugnar la vuelta a un estado unitario, sin autonomías?

Algunos políticos propugnan que se reconozca el derecho a una renta básica para los que no tienen trabajo. El deber correlativo a este derecho recaería en el estado, es decir en nosotros los contribuyentes, aunque puedan no tener trabajo porque no lo buscan o no se prepararon para encontrarlo.

En cambio derechos que nos parecían indiscutibles como el de tener una pensión vitalicia por haber cumplido el deber de cotizar durante toda una vida de trabajo, está en peligro por falta de cotizantes y por exceso de viejos que estamos durando más de lo previsto y espero que no intenten solucionarlo por la vía rápida de la muerte digna.

Los padres siempre tuvieron el derecho y el deber de educar a sus hijos y de responder de su conducta, lo cual parece haberse diluido bastante al aceptarse que los jóvenes han de ser educados por la consejería de educación de la correspondiente autonomía, con un resultado bastante problemático Si la educación debía ser una transmisión de valores y pautas de comportamiento ¿qué valores se están transmitiendo a las nuevas generaciones si quizás los propios padres tampoco tienen claros los suyos? Aquí encuentro otro descuadre social entre derechos y deberes.

Hay muchas más cosas sobre las que sería bueno meditar y reflexionar acerca del juego de derechos y deberes vigente en nuestra sociedad que se me antoja cada vez más descuadrada.
Comentarios
Juan Calvo Ramod 26/oct/16    16:26 h.
Juan Calvo Ramod 26/oct/16    16:26 h.
MARÍA LUISA OREA JIMÉNEZ 25/oct/16    19:49 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris