Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El síndrome del ama de casa

Francisco Arias Solís
Redacción
lunes, 25 de enero de 2010, 04:06 h (CET)
Al igual que otros sectores que tienen un claro riesgo para la salud de los trabajadores, en las “labores del hogar” existen todo tipo de riesgo para las personas que las realizan. Cada minuto se producen más de cien accidentes domésticos en los países de la Unión Europea y el hogar es el lugar donde ocurre la mayor parte de los accidentes que sufren las mujeres españolas. Pero además las amas de casa suelen sufrir dolores de espalda y de piernas, mareos, dolores de cabeza pertinaces... También ocurre que muchas veces estas dolencias lo que hacen es llamar la atención sobre el estado de salud mental de la persona.

En España hay más de seis millones de amas de casa en el sentido estricto de la palabra, es decir, mujeres que solo se dedican a “labores del hogar”. Pero a esta cifra hay que añadir los cuatro millones de mujeres ocupadas que, al mismo tiempo, asumen las funciones de amas de casa.

El trabajo de estos millones de mujeres españolas es, por tanto, en todos los casos, no remunerado, repetitivo, y por lo general, muy ingrato y sin ningún reconocimiento social. Cada vez está más claro que las amas de casa constituyen un grupo de riesgo de padecer depresión, ansiedad, nerviosismo, manías, adicción al juego y otras alteraciones de la salud. Y si bien es cierto que los estados de depresión o ansiedad del ama de casa no llegan, por lo general, a necesitar la hospitalización, no lo es menos, que no se detectan a tiempo y se cronifican o medican en exceso, con lo que se corre otro riesgo: el de recurrir a la medicación continuada.

Hay dos momentos críticos en la vida de las mujeres amas de casa susceptibles de la aparición de las depresiones: el primero se centra en torno a los 35-40 años y coincide con la etapa en que los hijos entran en la adolescencia y necesitan menos de su madre.

El segundo momento crítico para las depresiones, es el que ronda los cincuenta años, se producen cuando por lo general los hijos han salido ya de casa, el hogar se queda literalmente vacío y el tiempo libre aumenta notablemente.

Cuando se perciben síntomas de depresión se debe acudir al médico. Se ha constatado que ejercer el papel de ama de casa es determinante para padecer ciertas alteraciones. Tales alteraciones no llegan a conocerse nunca si la mujer no accede al médico a manifestar su inquietud.

A las amas de casa, los especialistas les suelen recomendar que emprendan una actividad paralela y charlen con otras personas, amigas o amigos, y que busquen un empleo. Y si no encuentran un empleo, que busquen una actividad que las mantenga unas horas al día fuera de la casa. Y sobre todo, que se hagan dueñas de su propio mundo. No en vano, dijo el poeta: “Mujer, no te desesperes / que algún día llegará / en que seas la que eres”.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris