Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   La parte por el todo  

Sentido a la vida

Óscar Arce Ruiz
Óscar Arce
sábado, 23 de enero de 2010, 09:41 h (CET)
Tras el terremoto de Lisboa de 1755, muchos recordaron la máxima de la ‘Teodicea’ de Leibniz: “éste es el mejor de los mundos posibles”. Se estima que causó la muerte de entre 60.000 y 100.000 personas y arrasó casi totalmente la capital lusa, siendo así uno de los seísmos más destructivos de la historia.

En la ‘Teodicea’, algunos años antes, Leibniz intentó justificar la figura de Dios de manera teórica. A la hora de confrontar lo descubierto con la práctica, se encontraron las siguientes generaciones con el desastre de Lisboa.

Ante esa situación se abrieron dos caminos: seguir creyendo en un Dios o no todopoderoso o cuyas acciones no son valorables en términos de la moral humana; o reconocer la inexistencia del conjunto de significados que conocemos bajo el nombre de ‘Dios’.

Quienes tomaron el camino de la negación de la existencia de Dios se encontraron con la necesidad entonces de explicarse por la sola razón el sí de las instituciones y del acontecer físico del universo. Eligieron de esa manera un camino de infinitas preguntas sin respuesta que, consecuentemente, se desarrolla en una vida de continua insatisfacción.

Por el contrario, quienes tomaron el camino de creer a pesar de todo, encontraron respuestas infalibles a cualquier pregunta. Hallaron paz y sosiego en la entrega sin reparos y vivieron con unas explicaciones del mundo, que si bien son ilusorias desde el punto de vista ‘científico’, dotan de significado a un mundo racionalmente inabarcable.

El creyente no vive con la tensión de asomarse al abismo pero, en cambio, ha de realizar una teodicea en numerosas ocasiones, sobre todo en circunstancias como las que han sacudido Haití, pero también en momentos especialmente duros de la vida de cada uno.

Porque si algo tiene la fe es la capacidad inigualable de dar respuestas, y aunque haya siempre momentos de duda, la fe sigue siendo el acceso a las respuestas esenciales en una vida religiosa. Y ante ese discurso, desde la ciencia, no hay nada que hacer.

Noticias relacionadas

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana

¿Qué nos habrá ocultado Sánchez de sus pactos secretos?

Desde Bélgica creen que podrán tumbar al Estado español manejando a sus peones de la Generalitat catalán

El mundo feliz

El libro de Luisgé Martín plantea en sus páginas un enfoque virtual de la realidad humana

La gran tarea

La Junta de Andalucía va a ser gobernada por el pacto que ha llevado a cabo el PP con Ciudadanos y con Vox

Navidad antigua

La Navidad actual no tiene nada que ver con la original
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris