Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Festival del vino 2016 - D. O. Somontano
Óscar Arce
La parte por el todo
Óscar Arce Ruiz es Licenciado en Antropología Social y Cultural por la Universitat de Barcelona y Diplomado en Magisterio por el mismo centro. Desde 2006 colabora semanal o quincenalmente como columnista de opinión en Diario SIGLO XXI, donde también ha publicado diversos ensayos sobre estudios relacionados con la antropología.
Óscar Arce
Últimos textos publicados
Enamorados del iPhone
El domingo pasado se publicó en El País un escrito de Martin Lindstrom en el cual se comentaban las reacciones cerebrales de una población ante un iPhone
El resultado es, cuanto menos, curioso. En primer lugar, el experimento mostraba una sinestesia (una asociación de reacciones sensoriales entrecruzadas) entre el sonido y la visión de un iPhone vibrando. Cuando se mostraba un vídeo sin sonido el sujeto estudiado también lo oía, y viceversa.

Pero, sobre todo, lo más destacado era la activación de la parte del cerebro que se asocia a los sentimientos de amor y compasión. Recordemos aquella sentencia de Unamuno que dice que “amar es compadecer” (compartir el dolor con alguien), y englobaremos bajo el epígrafe del amor todo lo que se dijo y lo que viene a continuación. Aun así, entendamos la parcialidad de esa afirmación.

En cualquier caso, lo que tenemos sobre la mesa es que en términos físicos, la reacción cerebral es equiparable al estar presentes ante un Smartphone y ante un ser humano por el que sentimos aquello que podemos llamar amor.

Digo en términos físicos, porque la iluminación del cerebro y los síntomas de necesidad ante la separación del objeto de deseo parecen claramente estar relacionados. Lo que sea en realidad sobre los sentimientos que despiertan ambas situaciones me temo que es algo más complicado.

Solamente si concedemos que la reacción física implica de manera inmediata una reacción emocional compleja como es el amor (o el odio), entenderemos el enamoramiento del que habla Lindstrom como algo totalmente cerrado a interpretaciones posteriores. Si, por el contrario, creemos que el sentimiento sin duda tiene una base física pero unas cualidades emergentes que hunden sus pies en el lodo de lo físico, entenderemos que de entrada la respuesta es un sí, pero con matices.

Quizás, con Lindstrom, cuando el iPhone nos bese en los labios el tema será otro.

lunes, 17 de octubre de 2011.
 
Ready-made
Cuando Duchamp comprendió que un objeto puede ser una obra de arte en un momento determinado de su existencia, abrió una pregunta para el mundo artístico que dejaba al artista (a la mente del artista) ante la decisión. La decisión de decir en qué momento aquello era o no era una obra de arte.

Así, el mismo Duchamp encontró la polémica Fontaine, en la que un objeto numerado, un urinario de elaboración industrial, por obra del artista -que lo colocaba en un ambiente diferente, en una posición diferente y por medio de una mirada distinta- dejaba de ser un objeto cotidiano y se convertía en una pieza artística.

El poder del artista en esta concepción es inmenso. Se trata de un juez que falla a favor o en contra de la consideración de la pieza. Si se unen, los artistas deciden qué objeto pertenece o no al mundo del arte. Deciden, pues, qué es el arte en este momento, aunque hace un instante no lo fuese.

Parecido (nada) asombroso con nuestra política, entendiendo por política todo el mecanismo que articula la expansión de ciertos tipos de sectores dentro de cierto tipo de economía. Quiero decir, a fin de cuentas, dinero.

En la política, digo, los conceptos se redefinen a diario para caber en las expectativas de un grupo reducido que dicta la gramática por la que ha de entenderse lo que ellos mismos escriben. Existen ciertos axiomas indiscutibles a priori, pero infinitamente interpretables aunque únicamente por ellos. Por eso solamente un político puede decidir lo que es y no es políticamente adecuado, como una reunión de artistas poco capaces que inventan nuevas maneras de mantenerse a flote sin apenas hacer nada.

Justifican sus decisiones con terminología indescifrable, huyendo de la sencillez que debería regir la publicidad de los asuntos públicos. Y lo hacen porque no hay justificación racional que lo sostenga, pues siempre acabaría en algún argumento ético que antes o después visitaría el sufrimiento que la economía salvaje provoca a los ciudadanos. Ante eso tendrían que doblegarse o desentenderse. No pueden justificarse las decisiones del PP y el PSOE de una manera ética y racional si se lleva la economía a sus últimas consecuencias.

Es política del instante, del ahora es esto, no me acuerdo del ayer y mañana ya veremos. Política de oratoria vacía y beneficios privados. Es la teoría de Darwin aplicada a los escaños, el ready-made político, el pacto entre partidos con forma de urinario.

martes, 30 de agosto de 2011.
 
Morir en vistas a un fin superior
Noruega y las víctimas
Cuando ocurren sucesos como la matanza de la isla Utoya vuelve la pregunta de Adorno y Horkheimer por las víctimas de la historia.

Asumamos que la historia avanza por medio del conflicto, de la confrontación directa entre personas que se disputan un mismo fin y que, solamente después, se comprueba que nunca es un fin en sentido estricto. Entonces podemos explicarnos la historia como ese proceso dialéctico aparentemente sin final, cuya finalidad deberemos buscar en aspectos externos al mundo y a la propia historia.

En ese contexto podremos convenir también en la supuesta bondad lógica de todo lo que nos rodea, del mal como medio para la consecución de fines superiores, del sufrimiento como camino hacia la perfección.

Esa justificación del mal discreto dentro de la eternidad difusa de la historia no pocas veces se ha tachado de inhumana, de profundamente inhumana.

Y no está del todo exento de base ese reproche al fundamento inhumano del mejor de los mundos cuando nos encontramos ante matanzas humanamente injustificables, con la mirada de la primera Escuela de Frankfurt al holocausto judío o el fundamentalismo religioso que supuestamente mueve la matanza de Noruega.

Hay que preguntarse por las víctimas para darse cuenta de la inhumanidad de conceder a su sufrimiento un papel de medio necesario. Tratar a los humanos como fines en sí mismos y no como medios, decía Kant.

Porque si bien es cierto que lo que no nos mata nos hace necesariamente más fuertes, lo que se discute aquí es la profunda injusticia de no tener la opción de hacerse más fuerte. La injusticia de dejar de ser, de pasar de nuestro estado a otro que no podemos siquiera imaginar, el no ser.

Y de acuerdo, toda muerte puede ser, al fin y al cabo, anular ese pequeño estado de conciencia entre corrientes de la nada. Y puede que ese pensamiento sea racionalmente aceptable, igual que la bondad del mundo a partir de conjeturas lógicas puede llegar a consolar a alguien.

Pero en la realidad práctica, tan alejada de infinitas emanaciones universales, la muerte es siempre injusta para un ser que puede pensar la eternidad y la finitud.

martes, 26 de julio de 2011.
 
 
De sueños y monstruos
Razones, motivos y necesidad de opinión
martes, 12 de julio de 2011.
 
Y sin embargo se mueve
Cuando es el movimiento el motor del cambio
martes, 14 de junio de 2011.
 
En general
La homogeneidad que eliminó la diferencia
miércoles, 11 de mayo de 2011.
 
Tú mismo
El sesgo subjetivo de la decisión
martes, 10 de mayo de 2011.
 
Teóricamente de izquierdas
Óscar Arce Ruiz
martes, 5 de abril de 2011.
 
Gadafi es lo que era
Óscar Arce Ruiz
lunes, 28 de febrero de 2011.
 
El límite de lo infinito
Óscar Arce Ruiz
martes, 15 de febrero de 2011.
 
Ser o no ser
Óscar Arce Ruiz
miércoles, 2 de febrero de 2011.
 
Revolución
Óscar Arce Ruiz
miércoles, 19 de enero de 2011.
 
Explicar lo inexplicable
Óscar Arce Ruiz
sábado, 1 de enero de 2011.
 
Presidente
Óscar Arce
martes, 30 de noviembre de 2010.
 
¿De qué lado estás?
Óscar Arce
lunes, 15 de noviembre de 2010.
 
El espíritu del pueblo
Óscar Arce Ruiz
martes, 19 de octubre de 2010.
 
Sobre la huelga
Óscar Arce Ruiz
domingo, 3 de octubre de 2010.
 
Fuera
Óscar Arce
lunes, 20 de septiembre de 2010.
 
No somos tigres
Óscar Arce Ruiz
lunes, 23 de agosto de 2010.
 
Educad a los niños
Óscar Arce Ruiz
lunes, 9 de agosto de 2010.
 
Unidades indisolubles
Óscar Arce Ruiz
lunes, 12 de julio de 2010.
 
Decidir
Óscar Arce Ruiz
sábado, 26 de junio de 2010.
 
Déficit
Óscar Arce Ruiz
sábado, 29 de mayo de 2010.
 
Aquellos fangos, estos lodos
Óscar Arce Ruiz
lunes, 17 de mayo de 2010.
 
Aquellos fangos, estos lodos
Óscar Arce Ruiz
sábado, 15 de mayo de 2010.
 
Demasiado real para ser cierto
Óscar Arce Ruiz
sábado, 1 de mayo de 2010.
 
Trabajar más, recibir menos
Óscar Arce Ruiz
lunes, 19 de abril de 2010.
 
Archivo
06/04/2010 Aconfesionales
06/03/2010 Ahora sí: una discusión es una guerra
20/02/2010 Pensar lo que se siente
23/01/2010 Sentido a la vida
09/01/2010 De la nada a la nada
26/12/2009 Muñecos de nieve
12/12/2009 Inercia
28/11/2009 Editorial
14/11/2009 Boca abajo en una cuneta
31/10/2009 Mensaje en la botella
17/10/2009 La escuela o la vida
26/09/2009 Mitad burgués, mitad pescado
12/09/2009 Todo es lo que parece
29/08/2009 La verdad es mentira
15/08/2009 La frontera está dentro
01/08/2009 Braquistócrona
18/07/2009 No sabe el gorrión que es gorrión
04/07/2009 De vuelta al trabajo
20/06/2009 República laica
06/06/2009 ...que por diablo
23/05/2009 De la vida a la muerte
09/05/2009 Pandemia
25/04/2009 De momento, quizás
12/04/2009 El espíritu de Occidente
29/03/2009 Dialogar por la fuerza
15/03/2009 Elogio de la psique
01/03/2009 Falacias
14/02/2009 Dogma de ciencia
01/02/2009 Vishnu, el conservador
17/01/2009 El largo camino hacia la cumbre
04/01/2009 Por su propio peso
21/12/2008 Dudas razonables
06/12/2008 ¿De qué estábamos hablando?
22/11/2008 ...y allá a su frente Estambul
09/11/2008 Porque ellos heredarán el mundo
25/10/2008 Luchar contra el espejo
12/10/2008 Vértigo
28/09/2008 El momento es ahora
14/09/2008 Volver
03/08/2008 Nunca digas nunca
21/07/2008 Por mí se llega a la ciudad doliente
05/07/2008 Y todos para uno
22/06/2008 Trece por cinco
07/06/2008 Basta de realidades
25/05/2008 De lo bueno, lo mejor
11/05/2008 Elogio de la lengua hablada
27/04/2008 El día que me nacieron
13/04/2008 Tolerancia cero
08/04/2008 El Candomblé y las religiones afro-brasileñas (VI)
08/04/2008 El Candomblé y las religiones afro-brasileñas (V)
08/04/2008 El Candomblé y las religiones afro-brasileñas (IV)
08/04/2008 El Candomblé y las religiones afro-brasileñas (III)
08/04/2008 El Candomblé y las religiones afro-brasileñas (II)
08/04/2008 El Candomblé y las religiones afro-brasileñas (I)
30/03/2008 Efecto mariposa
16/03/2008 Banderas de nuestros padres
02/03/2008 El año bisiesto
17/02/2008 Puente y puerta
02/02/2008 Sión
27/01/2008 Be water, my friend
 
Quiénes somos  |   Qué somos  |   Contacto  |   Aviso Legal  |   Creative Commons  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris