Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Análisis internacional  

Nuevo Edimburgo

Isaac Bigio
Isaac Bigio
miércoles, 13 de enero de 2010, 13:47 h (CET)
Edimburgo es la capital de Escocia, el país donde han nacido los dos últimos primeros ministros británicos, y el que hoy tiene un gobierno socialdemócrata separatista, el mismo que quiere independizarse de Londres para crear una de las naciones europeas con más elevado producto por habitante.

Desde 1707 Escocia ha sido parte del Reino Unido. Ello no se hubiese logrado si es que un importante acontecimiento ocurrido en el istmo que une a las dos Américas no hubiese cambiado el destino de Escocia.

En 1698 más de 2,000 colonos escoceses se asentaron el golfo de Darién (al sur de Panamá y cerca de Colombia) creando la ‘Nueva Caledonia’ (Caledonia significa Escocia) cuya capital era ‘Nueva Edimburgo’.

Este número era mucho mayor al que 6 a 7 décadas antes España envió para conquistar al Perú o México. La base escocesa estuvo muy bien ubicada con acceso a ríos y mar profundo y con nativos amistosos.

Si Nueva Caledonia se hubiese consolidado ello hubiese implicado que Escocia se hubiera convertido en una potencia europea independiente, que Edimburgo hubiera rivalizado con Londres, París, Madrid, Lisboa o Ámsterdam en las Américas, que partes de América central y del sur hablasen hasta hoy un inglés con acento caledonio y que el canal de Panamá se hubiese empezado a construir antes.

Sin embargo, Inglaterra (quien gobernaba Jamaica y otras partes del Caribe) no protegió a esta colonia para no provocar a España y al filo de los 1700’s ésta sucumbió. Como Escocia invirtió en esta empresa más de un quinto de su riqueza nacional su quiebra fue tan grande que obligó a que a los pocos años ésta rinda su soberanía ante Londres.

Panamá, antes de existir como país, definió la creación del Reino Unido, el cual llegó a ser poco después de 1707 la principal potencia industrial, comercial y naval del mundo. Dos siglos más tarde, Panamá nació como una república debido a que EEUU la separó de Colombia y a que creó una franja en su territorio donde construyó el canal que logró unir al este y al oeste norteamericanos.

Panamá hispano-hablante, pese a su poca área y población, ha sido gestora de los dos grandes imperios anglo-parlantes. Al ser la tumba de la independencia escocesa ayudó a crear el gran imperio unido británico y luego al ser la vía que unió a las dos ostas de EEUU ayudó a que éste se convirtiera en la mayor potencia de todos los tiempos.

Noticias relacionadas

​La política de la posmodernidad

Algo cambia en el panorama político español. Parece que la sociedad sean aficionados pendientes del mercado de fichajes

​Mariano Llano y la Guerra del Chaco que nos ocultaron

Acrobáticos esfuerzos se han hecho para negar la participación de intereses empresariales en una guerra sudamericana importada desde Wall Street

Cercanía, clave para la educación a través del ejemplo

La educación a través del ejemplo es eminentemente ética

​Desocupación en la era del “Capitalismo irónico”

“Tenemos que visualizar que el capitalismo puede generar múltiples tipos de desocupados: los “latentes”, “los intermitentes” y los que el sistema ya ha consolidado como tales”

En el bienestar de los demás reside nuestra propia satisfacción

La placidez se alcanza a través de la certeza de ser yo en mi personal identidad y de no sentirse perdido
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris