Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La eutanasia en Canadá

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
miércoles, 30 de diciembre de 2009, 19:32 h (CET)
La controvertible ley que impulsa la eutanasia y el suicidio asistido en Canadá se está discutiendo en el Parlamento. La congresista Francine Lalonde fue la que presentó esta propuesta de ley. Hasta ahora los procuradores canadienses se han opuesto legitimar la cooperación al suicidio.

La nueva ley cambiaría el Código Penal para poder aprobar la eutanasia o el suicidio asistido en dos casos: dolientes que sufran una enfermedad terminal y los que lo han solicitado la eutanasia insistentemente. El hecho de no circunscribirse a pacientes terminales, revela que podría utilizarse con dolientes crónicos aunque pudieran atacar el sufrimiento ingiriendo fármacos.

Vernon J. Weisgerber, arzobispo de Winnipeg y presidente de la Conferencia Episcopal de Canadá, ha enviado una carta al pueblo canadiense y a sus parlamentarios, para que cavilen sobre el valor y la dignidad de la vida humana antes de votar la ley. Algunos términos formulados son equívocos ya que se pretende defender la eutanasia recurriendo a la conmiseración que va contra el raciocinio de la atención geriátrica y de la atención de los más necesitados.

La Carta se termina exponiendo las alternativas a la eutanasia e induciendo a los canadienses a meditar así como a todos los que aprecian la belleza y la dignidad de la existencia humana les alienta a “que se impliquen en este debate, y que den testimonio de un profundo respeto por la dignidad inherente a cada vida humana y durante toda su existencia”.

Por último, algunos eruditos canadienses se han enfrentado al proyecto de ley sobre la eutanasia. Por ejemplo, Margaret Somerville, presidenta del “McGill Centre for Medicine, Ethics and Law”, aseveró que, de firmarse la ley, se franquearía una arriesgada apología de la muerte provocada de los más frágiles que, en lugar de encontrar la compasión y la asistencia de facultativos y allegados, se experimentarían forzados por un supuesto “deber de morir”. Por su parte, la “Catholic Organization for Life and Family”, ha difundido un documento en el que alecciona sobre los peligros de la ley sobre la eutanasia y el suicidio asistido, que se pretende aprobar.

Levántate ante una testa blanca y respeta la persona del anciano. En los abuelos está la sabiduría, y en los longevos, la cordura.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXV)

Es tan sagrada la conciencia de las personas, que su invasión tosca por una secta como esta me provoca repugnancia

Inmanencias

Olvidamos en exceso las realidades innegable bajo el encantamiento de las opiniones frívolas

El barco escoba

El Aquarius se ha convertido en el barco escoba del Mediterráneo

Jaque al Rey

Borbones en entredicho

¿En qué España nos han metido ustedes, señores?

“Madero ha soltado al tigre, a ver si puede domarlo” Porfirio Díaz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris