Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Disyuntivas   -   Sección:   Opinión

Traductores de simplezas

Rafael Pérez Ortolá
Rafael Pérez Ortolá
sábado, 26 de diciembre de 2009, 09:29 h (CET)
¡Qué difícil resulta entenderse! Hemos llegado a un punto de extrema CONFUSIÓN, ¿Sin retorno? Las situaciones son complejas, las palabras empleadas entrañan significados cambiantes; a lo que se añade un agravante decisivo para la dispersión reinante, es la falta de voluntad para la búsqueda de un entendimiento. Domina precisamente la actitud contraria, con su protagonismo parece que nadie se molesta en la escucha de otras aportaciones u opiniones. Aún escuchándolas, cuesta entenderlas; porque cada uno se ciñe a su lenguaje. Aunque las palabras pronunciadas sean parecidas, cada uno quiere decir cosas distintas.

Ante una expresión ajena, se han intentado VALORACIONES basadas en métodos variadísimos. Todavía no hemos topado con la técnica adecuada; por consiguiente, llegamos a tiempo, apostemos por la mejor manera de calibrar lo dicho por los demás. Suele comentarse que, únicamente un 7 % depende de “Lo qué se dice”; el contenido representa esa escasa proporción; viene de tiempos, es un vieja idea, si le hacemos caso, no importará casi lo dicho. Adquiere una mayor relevancia el “Cómo se dice” una cosa o un sentimiento, su nivel se cifra en un 38 %; para que luego no se aprecien las apariencias, vemos como las formas y las maneras DESENCADENAN una alta repercusión sobre los que reciben el mensaje.

Se superan los puntos de la mencionada graduación, si observamos “Con qué cara” se dice lo manifestado, nada menos que influye en un 55 %. No especifican si recoge el aspecto figurativo de los gestos, la mímica como reflejo del pensamiento, o si incluye también la consistencia de esa cara. ¡Es tan frecuente la cara dura!, que gestos y carotas lanzan a la cúspide el porcentaje de este grupo, seguramente será más alto.

Enseguida se nota la falta de otros CRITERIOS; en ellos introduciría como muy importante, “Lo que NO se dice”. ¡Qué relevantes son los silencios! ¿Por qué no te callas? … le espetó el Rey al parlanchín. Sin ánimo de ser exhaustivo, debiéramos introducir otra presencia, la de los fundamentos; si bien es verdad que importan poco en el mundo mediático habitual. Aplicándolo para cada caso, sería curiosa la obtención de un reflejo de esos porcentajes, nos llevaríamos sorpresas.

¿Cómo será posible la comprensión de expresiones ajenas a la vista de semejante panorama? El lenguaje queda ambiguo y los gestos son equívocos. Precisamos del arte de una TRADUCCIÓN permanente que acerque esos signos a nuestro entendimiento, de lo contrario, ni nos enteraremos de lo que se cuece. La traducción total es imposible, equivaldría a una transparencia, y queda alejada de los humanos. De manera esporádica, se abren rendijas para aproximarnos al conocimiento de otros lenguajes. A medida que nos enteramos, que captamos los contenidos, manifiestan algunas realidades de las personas o de grupos determinados. Son realidades con motivos para congratularnos, cuando descubrimos bondades y fondos encomiables; pero quizá con mayor frecuencia nos ratifican o nos sorprenden con la mostración de las peores maldades e hipocresías. La indagación abre dos paneles, uno expone lo bueno y otro lo execrable. ¿Qué hallazgo nos espera?

Alguna explicación freudiana habrá que consiga explicar porque subyacen tantas artimañas, mentiras y maldades, detrás de lo expresado en público.Con la traducción se descubren abundantes simplezas. Como la observada en todos los informativos, en relación con la supuesta defensa de los TOROS en Cataluña. Qué quieren que les diga, impresionaba ver a mucha gente emocionada, algunos llorando a lágrima escuálida, por llamarla de una forma suave. Se había aceptado para futuros debates la posible supresión de la fiesta taurina en el territorio catalán. En esa algarabía de emociones, pululaban ufanos y enhiestos los politiquillos promotores de la movida antitaurina. ¿Sensibilidad extrema en oposición a los sufrimientos de los toros? ¿Movimiento lógico de una cultura refinada? Cuesta pensarlo así. Gran parte de los participantes se proclamaron fervientes defensores del aborto. ¿Dónde ponemos la vida y la sensibilidad?

Cuando observamos las conductas democráticas de los entornos, sin ir más lejos, pronto descubrimos que nos cuelan uno de esos pequeños detalles, sencillo, pero nefasto. Bajo la parafernalia del voto y las mayorías, detectamos un exceso de DESPOTISMO que abusa sin misericordia del ciudadano y estropea la bondad del sistema. El problema no es nuevo, a finales del siglo XVIII, pregonaba Kant la necesidad de sacar a la luz pública dichos comportamientos, como método para la defensa de las libertades del ciudadano concreto. Lo seguimos viendo a diario. El hecho de ganar unas elecciones –Gobierno, dentro del partido, comunidades autónomas-, se convierte en una apisonadora; qué poco se acuerdan a continuación de las diferentes actitudes ciudadanas. Con la proximidad se sufren y se aprecian de sobra esas pequeñeces de comportamientos viciados, aumentan con gran facilidad sus dimensiones y, según el caso, tergiversan y destrozan el sentido democrático.

Cuántas veces hemos oido frases como, cualquiera puede llegar a presidente en EEUU, en la democracia intervenimos todos, el comunismo cuida de los trabajadores y de la comunidad, la Iglesia somos todos. Si nos molestamos en desentrañar sus sentidos en la vida real, con rapidez distinguimos que UNOS más que OTROS; no hará falta mucho esfuerzo para detectar en cada grupo, quienes se enseñorean y de quienes. Son camelos profusos en la práctica habitual. En plural y en singular, tomó posición una de las más antiguas FALACIAS MODALES, nos engañan con las maneras de expresarse. Viene muy apropiada aquella expresión de, mientras no lo vea no melo creo, porque nos endilgan fuertes zapatiestas. No queda otra vía útil, que la traducción al lenguaje entendible de aquello que nos disfrazaron; nos va en ello lo material, el correcto entendimiento de lo espiritual y la dignidad como personas.

Para que el progreso se pueda considerar como tal, no es suficiente la novedad; si no mejoramos la calidad de la vida, ¿De qué progreso hablaremos? Estamos ante otra simpleza de las que gozamos a menudo. Una cosa es la mejoría en alguna faceta vital y muy diferentes son las cosas nuevas sin fundamento. Se nos planta delante, y con descaro, la práctica del PSEUDOPROGRESO. Parafraseando a Kant, ¿Mira que pensaba este tio!, podremos exclamar, ¡Me muero de tanto progresar! Los verdaderos adelantos se deberían percibir como tales, o habrá que dejarlos muy en entredicho. No me vale el dato de que existan muchos promotores de esta mal entendidad forma de progreso, tampoco el que se haya implantado la moda de estas conductas.

Qué dificultades se les presentarán a los traductores profesionales con tantas mentiras, matizaciones y tergiversaciones mal intencionadas. Dos aparentes similitudes, como el dúo SENCILLEZ – SIMPLEZA, derivan por significados contrapuestos. Lo sencillo y natural, sin artificios innecesarios y sin ostentaciones deformantes. Las simplezas con las que nos asaltan se acercan a los intereses que mezclan lo bobo y lo necio, con el desdén o la tomadura de pelo, que prescinden totalmente de los demás, los tratan como fruslerías. Traduzcamos pronto las simplezas, para no vernos apabullados por ellas.

Noticias relacionadas

Más cines en Gijón

La ciudad con más habitantes de Asturias tiene cines en el extrarradio

Políticos bajitos

Al sacrificado pueblo español, capaz de resistir y soportar tanto descalabro

Gracias al tercer poder, los separatistas han sido frenado

Las críticas feroces de los nacionalistas contra lo que ellos definen como judicialización de la política, no son más que la expresión del desencanto por su fracaso gracias a la acción de los tribunales, únicos que han conseguido frenar el intento de romper la unidad de España

Retrocedemos en lugar de avanzar

Ya se sabe que la unión hace la fuerza y que la discordia nos debilita

La despiadada crueldad del presupuesto de Trump

​El lunes, el presidente Donald Trump presentó su propuesta de presupuesto para el 2019
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris