Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

El sacrificio de Aminatur Haidar

Mario López
Mario López
martes, 15 de diciembre de 2009, 03:07 h (CET)
La única condición que pone Marruecos para devolverle el pasaporte a Aminatu Haidar es que se disculpe ante Mohamed VI por unas declaraciones que ofendieron la dignidad del hijo del profeta. La condición que pone la activista saharaui para volver al Aaiun es que se respete su dignidad. Todos claman por la dignidad herida cuando lo que subyace en el fondo de la cuestión es una disputa territorial entre el Frente Polisario y Marruecos.

La forma en que se han ido sucediendo los acontecimientos induce a pensar que detrás de todo ello hay una cabeza pensante que lo ha discurrido todo para que las cosas lleguen a un punto que, a fecha de hoy, aún no conocemos ¿Por qué le retiraron el pasaporte en el Aaiun, cuando en otras ocasiones la dejaron pasar tranquilamente? ¿Por qué precisamente a la vuelta de una gira internacional en la que recibió un premio a su activismo a favor de la independencia del Sahara? ¿Por qué si su país de procedencia era Estados Unidos se la mandó a España? ¿Por qué en lugar de a Madrid o Barcelona se la mandó a Lanzarote? Paralelamente a la huelga de hambre de Aminatu Haidar, el Frente Polisario ha desarrollado una intensa campaña diplomática en la que ha pretendido implicar en la crisis a los gobiernos de Francia y Estados Unidos, al rey Juan Carlos y finalmente, tras dar por agotadas las vías diplomáticas, al Papa. Aminatu Haidar ha rechazado todas las ofertas que le ha hecho el Gobierno de España para volver al Aaiun. Quiere volver con dignidad y, según parece, las soluciones propuestas por la diplomacia española no son dignas. Hace unos días, Aminatu ha prescindido de la asistencia sanitaria que desde el primer día de su huelga de hambre se le ha venido prestando; como si fuera un enfermo terminal al que finalmente se le desconecta de la máquina que le mantiene vivo, en estado vegetativo. A la vez, el Frente Polisario anunció que la muerte de Haidar supondría el inicio de la guerra contra Marruecos. Todo parece indicar que Haidar abriga esa solución y que está dispuesta a inmolarse. Y que, además ha elegido España para llevar a cabo su último sacrificio por la causa por la que ha entregado toda su vida. España, de esta manera, se va a ver implicada en una guerra a cuyo estallido posiblemente haya contribuido al no haber hecho las cosas debidamente en su justo momento.

Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris