Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
España
Etiquetas:   Política   Galicia   Debate  

Feijóo se reivindica y sus rivales le atacan en corrupción

Las posibles aliazas tras el 25S centran el debate a cinco
Redacción Siglo XXI
@DiarioSigloXXI
martes, 13 de septiembre de 2016, 08:42 h (CET)

fotonoticia_20160913021012_640

"Para bien o para mal, soy Alberto Núñez Feijóo; con aciertos y con fallos". El candidato popular ha resumido en el minuto de cierre con esta frase la que ha sido una de sus estrategias más reiteradas a lo largo de la cita organizada por la CRTVG y en la que ha participado con sus cuatro principales rivales en la carrera electoral hacia el 25S.

La campaña focalizada en el candidato que impulsa el PPdeG se reflejó en la actitud de un Feijóo que ha apelado en varias ocasiones a los gallegos directamente y que ha defendido su gestión en una contienda en la que los aspirantes de PSdeG, BNG, En Marea y Ciudadanos (C's) coincidieron sobre todo en el bloque de regeneración democrática.

Si todos ellos afearon casos de "corrupción" a Feijóo --con especial coincidencia en torno al caso de Manuel Baltar y a la identificación del PP como partido "imputado"--, también se vieron obligados a despejar dudas sobre posibles aliados postelectorales en un momento en el que saltó la tensión, toda vez que no hubo acuerdo en las negociaciones previas a la contienda acerca de abordar los pactos que se podrían concretar a partir del 25S si no hay mayorías absolutas.

En este punto, Xoaquín Fernández Leiceaga (PSdeG), Luís Villares (En Marea) y Ana Pontón (BNG) esbozaron la posibilidad de explorar una alternativa de izquierdas tras las elecciones, presentándose el socialista como el candidato para liderar ese eventual cambio de gobierno.

"Pactaremos con todos los que defiendan justicia social y democracia; no haremos coaliciones con gente como Baltar y como usted", se pronunció Villares, mientras Pontón tendía la mano "al resto de fuerzas de la izquierda" para poner fin "al desastre" de la política de Feijóo. Leiceaga incidía en que hay "dos caminos", que identificaba con PP y PSdeG, pero se mostraba dispuesto a tender la mano "para construir una mayoría alternativa". Eso sí, apostillaba que "liderada por el PSOE".

No hizo falta llegar a este punto de la confrontación para que la aspirante de C's explicitase su postura, que ya había avanzado previamente, en todo caso, el líder de la formación naranja, Albert Rivera. Lo hizo en el minuto uno de presentación, al dar por hecho que Feijóo ganará el 25S y que es "mejor" un gobierno suyo "controlado" por C's que otro en el que haga "lo que le dé la gana". Losada también ha remarcado que "siempre estará con los constitucionalistas", frente a los "populistas" y "nacionalistas".

Feijóo ha recurrido al juego de palabras para defender que su coalición será "con los 'cidadáns' --en gallego, ciudadanos--" y no con C's. "Si ganamos intentaremos formar gobierno", ha reiterado, al tiempo que ha afeado a Leiceaga que, mientras el PSOE en Madrid no pacta con Podemos y con los nacionalistas, "aquí acabe de entregarse a ellos".

CADA CANDIDATO, CON SU LIBRO
El bloque en el que se vieron más crispados los candidatos fue el que incidió en la corrupción, aunque también hubo varias interrupciones a la hora de abordar otras áreas (por ejemplo, discusiones en torno a las cifras económicas y de sectores productivos) e incluso protestas de algún candidato (como Villares y Leiceaga, en varias ocasiones) ante las intervenciones de los moderadores.

Pero como regla general, cada candidato ha jugado su papel. Así, Feijóo ha defendido su gestión macroeconómica, sus "logros" en sectores como el naval o el lácteo y el giro de su política social. Sus rivales --con especial intensidad PSdeG, BNG y En Marea-- se han esforzado en 'desmontar' sus datos y en plantear sus propuestas para evidenciar su capacidad de ser una alternativa.

Sin apenas menciones entre rivales de Feijóo (salvo alguna puntual de Pontón en la línea de intentar identificar al BNG como la única opción que no obedece a intereses estatales), los candidatos también han coincidido en alguna propuesta sectorial y concreta. Por ejemplo, tanto Leiceaga, como Villares y Losada asumieron el compromiso de la gratuidad de los libros de texto.

Ya en el arranque, cada uno se presentó y dio a entender que profundizarían en las líneas de campaña, con un Feijóo esforzándose en que las alternativas son solo "dos": el PPdeG o un multipartito sin "un candidato claro"; Leiceaga ofreciendo a los gallegos la "respuesta" del PSOE; y Villares comprometiendo "un país justo". Losada se comprometió a "canalizar" las demandas de la clase media y, llegado el momento, a "controlar" a Feijóo.

Sólo Pontón sorprendió en el arranque de la contienda al dedicar parte de su primer minuto a atizar a Feijóo al recordarle las fotografías de los 90 publicadas en su día por 'El País' en las que aparece con el entonces contrabandista Marcial Dorado, hoy condenado por narcotráfico.

El cierre puso la guinda a una estructura circular, con un líder del PPdeG en clave aún más personalista apelando a los telespectadores: "Creo en mi país, creo en Galicia. Todo lo que soy se lo debo a Galicia. Quiero una Galicia unida, que funcione y que avance. Soy Alberto Núñez Feijóo, con mis defectos y mis virtudes. Si no sintiese esa querencia por Galicia, no me presentaría. Por eso, Galicia, Galicia, Galicia".

ESQUEMA PREVISTO
Con una puesta en escena en la que cada detalle mínimo estaba pactado al dedillo previamente, el debate prácticamente se ajustó al esquema planteado. De las pocas excepciones, una la protagonizó Villares, quien llegó tarde e hizo su entrada en los estudios de San Marcos después de la nacionalista Ana Pontón, aunque debía haber sido al revés.

Los atuendos elegidos por los candidatos (camisas o blusas en tonos claros y americana o trajes) se ajustan a los mandatos del márketing y nadie optó por arriesgar. Feijóo y Leiceaga eligieron corbata, mientras que Villares hizo gala de un 'look' más informal.

Dentro del estudio, tras los saludos y la preparación en las salas de maquillaje, los bloques transcurrieron más o menos conforme lo previsto, con la novedad de una petición de posicionamiento, por parte de los moderadores a los candidatos, sobre los pactos postelectorales.

A las puertas de la CRTVG, a la llegada de los candidatos, un grupo de trabajadores del parque de bomberos de la Diputación de Pontevedra, que dirige Carmela Silva, clamaba contra la "privatización" de PSdeG y BNG.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Más de la mitad de los emprendimientos rurales están liderados por mujeres

Las mujeres pueden generar más empleo en las zonas rurales y evitar el abandono de estas zonas

Muerte masiva de la fauna del Mar Menor

El Mar Menor dice basta

Aumenta el desequilibrio entre la oferta y la demanda de vivienda de compra en España

En los últimos seis meses, ha crecido más la demanda de vivienda de compra que la oferta

Cuatro de cada diez empresas españolas afirman que España será un país sin efectivo en 2030

La exposición a los ciberataques y los costes operativos, los impactos más temidos por las organizaciones

Operación Chamartín LXV, sutileza

​BBVA, que tiene un 75% de Distrito Castellana Norte, dio por concluidas por el momento las negociaciones preliminares que mantenía con Merlin Properties sobre determinados activos relacionados con el proyecto sin que se hubiera alcanzado ningún acuerdo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris