Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¿Qué pintarán ahora los moriscos expulsados el XVII?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
viernes, 27 de noviembre de 2009, 05:54 h (CET)
“Si serán galgos, si serán podencos”. Cualquiera que tuviere ocasión de perder su tiempo contemplando los rifirrafes que se traen los partidos políticos en las sesiones del Parlamento, quizá pudiera penar que no tienen otra cosa a la que dedicarse que decirse “lindezas” los unos a los otros o sacar a relucir ocurrencias capaces de admirar al más incondicional defensor del estado democrático. Por ejemplo, un diputado socialista “de cuyo nombre no quiero acordarme” ha tenido la brillante idea de que “ya ha llegado la hora de que, en España, se empiece a pensar en la reparación de los perjuicios que se causaron a los moriscos que en el siglo XVII fueron expulsados de nuestra nación .por Felipe III, en abril del año 1.609”. Según el diputado socialista ha llegado la hora de que el pueblo español repare aquel agravio y, para hacerlo, propone que se acerquen las relaciones entre España y los países mahometanos de África a donde fueron a parar los expulsados de nuestra tierra; para ayudarles en su desarrollo. Claro que de los, aproximadamente, 275.000 moriscos que se calcula que fueron extraditados de nuestra península, también los hubo que fueron a parar a otras naciones no africanas, muchos de ellos a países americanos como Mexico, Venezuela, Colombia, Perú. Ecuador y Chile, entre otros, y a países de la Europa oriental como Turquía. Evidentemente, una gran parte de ellos se trasladaron a países africanos como son Marruecos, Argelia, Túnez, Mauritania y Malí; a los que parece que se refiere el docto parlamentario socialista y a los que tiene intención de favorecer, olvidándose, quizá por parcialidad o por parecerle que sería excesivo, pedir una reparación para tantos países – incluidos entre los que acogieron a los moriscos afectados – que ha estimado preferible limitarse a los pueblos africanos dejando, para mejor ocasión, los que están bajo gobiernos como el del señor Hugo Chávez, Lugo, Uribe y demás mandatarios de esta turbulenta y revolucionaria parte del mundo.

Aparte de que este señor descuida situar el tema en el contexto de la cultura de los siglos XV, XVI y XVII y pretender juzgar, bajo el prisma del pensamiento actual, de la perspectiva de un país moderno, donde los derechos humanitarios se supone que están más extendidos entre la ciudadanía –si bien no tenemos la sensación de que eso sea exactamente así, si es que nos atenemos al mercantilismo imperante, las ideas partidistas, los intereses de determinados colectivos de médicos, la amoralidad del llamado progresismo, y la denigración de las costumbres, hasta el punto de considerar como un derecho de la mujer el sacrificio del hijo que lleva en su vientre – prescindiendo de las circunstancias en las que se desarrollaba la convivencia de los moriscos, moros o mudéjares en aquella sociedad medieval con el resto de españoles; el hecho de las sospechas que pesaban sobre ellos por su connivencia con Francia, en continuas guerras con España, y sus lazos de amistad con los piratas berberiscos y turcos, que amenazaban nuestras costas con sus incursiones armadas; la rebelión de las Alpujarras y el hecho incontestable de que se los consideraba una peligrosa quinta columna que, en ocasiones, se temió que colaborara con Francia, levantándose en armas para ir contra quienes les acogían en su tierra. No hay duda de que, como puede suceder ahora con la inmigración musulmana que se ha instalado en España, crearon un clima de desconfianza de los españoles hacia ellos, por la actitud que pudieran adoptar en caso de conflicto o rebelión..

Evidentemente que el comportamiento de los gobernantes de aquellos tiempos (Cardenal Cisneros, Duque de Lerma etc), no fue ejemplar en el trato con ellos y es cierto que se dejaron de cumplir las Capitulaciones que se firmaron cuando la rendición de Granada; pero también hay que decir que la expulsión de 1609 fue precedida de otros destierros previos de los moriscos de Granada ( los que conservaban más arraigadas las costumbres y la religión musulmana que practicaban, a pesar de haber simulado convertirse al cristianismo) a otras partes como fueron las tierras de Castilla y Aragón, donde contribuyeron, con sus costumbres mahometanas, a crear problemas con los moriscos autóctonos que ni hablaban árabe ni conservaban las costumbres ancestrales por haberse integrado en las comunidades cristianas españolas.

Aparte de que España ya tiene bastante con intentar sobrevivir a la recesión; que está con un déficit público que ha multiplicado por siete la cifra del 2008; que la deuda exterior amenaza con ahogarnos y, aún más, en el caso de que, como parece que baraja el BCE, se llegaran a aumentar los intereses; imposibilitada de poder amortizar nuestra deuda exterior, debido a las necesidades de financiación interna, y de pagar las elevadas cifras de intereses derivados de la misma; la mala marcha de la producción industrial, la persistencia de la crisis inmobiliaria, la falta de créditos otorgados por la banca y la debilidad del sistema financiero que, si nos atenemos a las palabras del señor Gobernador del Banco de España, tiene serias dificultades en sus balances que la obligará a nuevas fusiones, si es que quieren evitar males mayores. Así, cuando nuestro señor Zapatero nos habla de “economía sostenible”, de “nuevas tecnologías” y de “energías alternativas” o de que la “recuperación” está empezando a notarse; nos lo debemos tomar a “beneficio de inventario” porque, este señor, parece que está instalado en una burbuja que le aísla de la realidad de lo que está ocurriendo en España. Nos habla de conceptos que no sabe lo que significan, repite como un loro lo que le han dicho sus ministros económicos (la señora Salgado ha sido calificada como la cuarta peor ministra de economía de la CE) de los que no se fía y les hace actuar a su antojo, aunque se trate de una insensatez como la copa de un pino. Por ejemplo: cuando habla de los puestos de trabajo que se crearán a causa de las “energías alternativas”, obvia decir que, por cada puesto que se cree a causa de su implantación se van a destruir 5 por las que dejarán de utilizarse y que, cada nuevo puesto que se cree por las nuevas nos va a costar, a los españoles, la friolera de 50.000 euros. Las medias verdades habituales y los sueños de grandeza de ZP, que parece que no se cansa de prometer cosas sin escarmentar, cuando sabe que las promesas que nos ha hecho durante los años pasados han acabado en chascos, pifias, engaños y fracasos sonados.

Por eso ZP debiera amordazar a sus parlamentarios para que dejaran de meter la pata y de decir estupideces que, como es natural, van a causar gran regocijo entre los jefes de estado de las naciones a los que este insensato ha aludido, que es posible que, apoyándose en las declaraciones que ha hecho este señor, se acuerden, por primera vez, de que en sus naciones puede que todavía existan algunos moriscos, que les van a servir de magnífica excusa para pedir reparaciones a España. Y eso, sin tener en cuenta los otros moriscos, distribuidos en las otras naciones que se han mencionado, que pueden pensar que a ellos también les toca parte de la tajada y que, de perdidos al río y quien no llora no mama por lo que, en consecuencia, decidan unirse a la corte de los milagros, la de los pedigüeños, que alarguen sus manos petitorias para acabar de rebañar los pocos recursos que le quedan al Erario público, si es que, de verdad, aún queda algo en él. ¡Es aquello de “por dar en el asno dar en la albarda! ¡Señor, qué martirio!

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris