Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

La estación de la melancolía

Nuria Rubio González
Redacción
jueves, 15 de octubre de 2009, 03:58 h (CET)
Siento que ya estás aquí. No es porque anochezca más pronto, ni porque los árboles comiencen a despojarse de sus hojas, esas hojas que, una vez secas, crujirán bajo mis pisadas. Siento que ya estás aquí porque una vaga sensación de tristeza se ha instalado en mi corazón. Los pronósticos meteorológicos te anuncian suave en lo que a las temperaturas concierne, pero ya noto tu hiriente presencia como finos cristales helados clavados en el fondo del alma.

A pesar de todo, tenía ganas de tí; tenía ganas de otoño, tal y como reza el eslogan con el que este año unos conocidos grandes almacenes han presentado al público -con la consabida anticipación- su oferta comercial vinculada a tu llegada. Ansiaba recibirte, respirar una bocanada de aire fresco y dejar atrás el sofocante calor de los meses de verano. Deseaba contemplar los hermosos paisajes de una naturaleza que, poco a poco, abandona los intensos colores del estío para entregarse a una amplia gama de apagadas tonalidades. Precisaba saberme parte de un nuevo ciclo vital, aun a costa de ensombrecerme por dentro, de ralentizar mis movimientos, como si mi organismo se anticipara a los efectos del cambio horario que próximamente determinará que los relojes reflejen una hora menos. Anhelaba, de algún modo, fundirme contigo y justificar así las lágrimas que a menudo derramo sin motivo aparente; añoraba la extraña dulzura de esas tardes -como la de hoy- en las que mi mirada, nublada por el llanto, se pierde entre la cortina de lluvia que cae al otro lado del ventanal, ajena a todo lo demás, sumida en una suerte de momento eterno... Al fin y al cabo, un espíritu melancólico encuentra en el ambiente otoñal su mejor cobijo.

Bienvenido seas, bello y triste otoño.

Noticias relacionadas

​Sánchez con síndrome de Diógenes

Como siempre, la culpa no será del Gobierno sino del PP y de la extrema derecha por atreverse a hacer preguntas incómodas al Gobierno

​¿Urgencias económicas a costa de más coronavirus? ¿Una imprudencia más?

““El que camina a grandes zancadas no irá muy lejos.” Lao Tsé

La alienación de las masas

​Los cambios de criterio de este hombre respecto a una cosa tan seria como es la salud de las personas y la contención de la epidemia son dignos de la veleta más voluble de cualquier campanario

​¿Creen ustedes en algo?

Ya sé que no se lleva hablar de Dios ni recitar el Credo. Vivimos convencidos de que el mundo está en nuestras manos y Dios sobra

​Confinamiento, sana distancia, otredad e individualidad

“Soy lo que soy por el otro. Soy yo por lo que soy”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris