Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Análisis político   -   Sección:  

Balance del gobierno de López

Xabier López de Armentia
Opinión
jueves, 16 de julio de 2009, 02:45 h (CET)
Han pasado 60 días desde que López jurará el cargo en las Juntas Generales de Gernika. 60 días desde su entrada en Lehendakaritza. Momento para realizar un balance sobre su gestión, sus gestos y sus acciones. En pleno mes de julio, con el sol azotando nuestras tierras, se cumplen 60 días de un gobierno socialista monocolor y que desde su concepción ha generado más dudas que confianzas.

Desde un principio el ejecutivo encabezado por López ha sido conocedor de que estaban en el punto de mira. Todas su decisiones, aciertos o equivocaciones van a ser estudiados al milímetro no sólo por los partidos de la oposición, donde tiene que lidiar con un PNV que tiene el 40% de la representación parlamentaria, sino con la opinión pública y los siempre “peligrosos” medios de comunicación.

¿Qué ha sucedido en estos 60 días?. Estos primeros 2 meses han estado marcados por una política de gestos. Lo que bien podríamos definir como “política vacía”. Una política vacía de contenido, basada en palabras y gestos, pero sin capacidad de ejecución. Esta imposibilidad de ejecución se puede atribuir en parte a dos razones. En primer lugar, la maltrecha situación económica, con el desempleo a la cabeza, que genera una reducción en la recaudación de las arcas publicas y la consiguiente rebaja presupuestaria; y en segundo lugar, que los grandes proyectos de este país ya están adjudicados por el anterior gobierno, lo que conlleva a disponer de una parte menor del presupuesto para cambiar o dirigir en otras direcciones partidas económicas. Aun así, el gobierno de López ya ha realizado algunos cambios.

Propia de la política de frentes que ha inaugurado López con su llegada a Lehendakaritza, ha recortado el presupuesto dedicado a la euskaldunización de la Ertzaintza, reduciendo en un 60% la plantilla profesional que se encargaba al proceso de euskaldunización de los ertzainas, las pruebas de acreditación de los perfiles lingüísticos 1 y 2, o el diseño curricular de los mismos.

Otra de las medidas que ha presentado el nuevo Gobierno Vasco ha sido la anulación de la partida económica destinada por el anterior gobierno a los familiares de los presos y presas vascas. Una decisión controvertida que, sin embargo, se ha convertido en uno de los estandartes del gobierno de López en su llamada lucha “por la deslegitimación social de ETA”.

Por otra parte, el ejecutivo socialista, con Rodolfo Ares a la cabeza, Consejero de Interior, ha seguido la línea de su gobierno y su política de gestos. Se ha propuesto borrar y limpiar todas las calles de todos los municipios vascos con el objetivo de acabar con la presencia de pintadas o fotografías de presos. Lo curioso de esto es que ha destinado la misma cantidad de dinero que dedicaron los anteriores gobiernos para la realización de esta tarea. Quizás es que antes se hacia en silencio, y ahora se anuncia a bombo y platillo, o quizás antes no se buscaba un enfrentamiento directo con un sentir ampliamente calado en la sociedad vasca, como son los derechos de los presos y presas vascas y su repatriación. Sea cual sea el caso, no podemos obviar que es una decisión controvertida más de este gobierno.

Con la llegada del verano, y de acuerdo con esta política de gestos emprendida por el Sr. López, acordada con sus “compañeros de navio”, los populares, hemos estrenado un nuevo mapa del tiempo en la televisión pública vasca (EiTB). Con la idea de borrar toda idea posible de nuestras cabezas de la existencia de un país llamado Euskal Herria donde subyacen la actual Comunidad Autónoma Vasca, Navarra y el País Vasco francés. Ahora con fronteras entre estos territorios y con un color armonizado con el resto del Estado, uno puede observar el tiempo de Cantabria, La Rioja, parte de Aragón, como si de un conjunto uniforme se tratase.

El ejecutivo de López ha tenido que lidiar desde sus comienzos con problemas que a diario se acrecentaban. Un López “escondido” tras las puertas de Ajuria Enea, pocas han sido sus intervenciones, intentando alargar más su agonizante situación basada en un pacto con el PP que le mantiene maniatado sabiendo que tanto la opinión publica como la ciudadanía vasca no confía en su gobierno (Véase el ultimo sondeo del Euskobarometro). No sólo esta circunstancia es la que le mantiene alejado de los medios y las ruedas de prensa multitudinarias a las que nos tenia acostumbrados cuando era candidato. Su inexperiencia y la de su gobierno es su mayor problema. “Jugando a no cometer errores”, embelesado por las cotas de poder de las que goza, le lleva sin darse cuenta a la improvisación sin contenido en sus comparecencias. ¿Improvisación o miedo?. Miedo a resbalar una vez más, y con ello jugarse el futuro de su gobierno. En resumen, inexperiencia.

Inexperiencia a la hora de abordar temas tan importantes como el dialogo social (tema estrella de su campaña), que cuenta con la ausencia de ELA y LAB, es decir, la mayoría sindical vasca. O la crisis económica, donde después de 60 días de gobierno no ha promulgado ninguna ley o acuerdo para el reflote de la economía. Y es que en materia económica, su “compañero de viaje”, el PP, aboga por medidas completamente diferentes, como bien se visualiza en Madrid. El “progresismo socialista” Vs “continuismo capitalista”. De esta manera, se percibe realmente difícil llegar a un acuerdo en materia económica que no ahonde más la delicada situación económica del país y de la ciudadanía.

Al hilo de la crisis, recordamos la huelga general convocada por la mayoría sindical vasca, y apoyada por numerosos partidos abertzales. ¿Dónde estaba López ese día? López se reunió con Chaves, el Presidente de la Junta de Andalucía, con un claro objetivo: desviar la atención. Esta política de gestos y “distracciones”, emprendida por el ejecutivo socialista es un mal calco de la realizada por Zapatero en Madrid, buscando desviar la atención de los medios de comunicación cuando las campanas suenan.

60 días dan para mucho, y como era de esperar el nuevo gobierno vasco tenia que sufrir un patinazo; dicho sea de paso, silenciado en todo momento por la plana de medios de comunicación estatales. En su afán por colocar el famoso “cambio” en boca de todos y todas, crearon una pagina web en representación de Euskadi, que más bien parecía un slogan político del PSOE. El dominio fue registrado por una empresa ubicada en las Islas Caimán y su soporte informático está alojado en un servidor de Dinamarca, vulnerando el acuerdo llegado con Euskaltel en 2005 para la “prestación de servicios de telecomunicaciones”, y vulnerando al menos tres decretos y leyes del Gobierno Vasco en esta materia, entre ellos el relativo a la presencia en Euskadi en Internet, de 2004. La pagina tuvo que ser desactivada con inmediatez.

Sin actividad parlamentaria, ni “acuerdos entre diferentes”, tan mencionados y repetidos hasta la saciedad en su campaña, así como en su programa electoral, nos encontramos con un gobierno que en 60 días ha practicado la política del silencio. Si no fuese por la política de gestos, claramente politizada en una dirección, la restitución del sentimiento español dentro de Euskadi, bien podríamos decir que aún seguimos sin elegir al Presidente del Gobierno Vasco, ya que sus apariciones se cuentan con los dedos de una mano.

SITUACIÓN DEL GOBIERNO VASCO Y FUTURO
La situación del gobierno de López se establece sobre el vértice de una pirámide, pivotando o jugando a no caerse y destrozar toda la pirámide. La mano que le sustenta ahí arriba, hoy por hoy, es el Partido Popular, que de la mano de “su amigo” Basagoiti, representa a mis ojos un “arma de doble filo”.

Resucitados los populares a raíz de su victoria en Galicia, así como el alzamiento en Euskadi como llave para gobernar y la victoria en las recientes elecciones europeas, han situado estos acontecimientos a los populares en su mejor momento. Y a la vez, los socialistas han hipotecado su futuro a los resultados del PP. Los populares saben muy bien que nunca han estado más cerca de ganar las próximas elecciones generales, con municipales y forales de por medio, y el simple hecho de darse cuenta, les otorga la llave para manejar a su antojo el presente Gobierno Vasco.

Un caso que exhibe a la perfección esta dependencia de los socialistas sobre los populares es la Diputación Foral de Álava, donde el PP reclama el apoyo del PSOE para desbancar al PNV, EA y Aralar de la Diputación y “regalar” a los populares el gobierno de la misma. Los socialistas, conocedores de que no pueden cometer más fallos ni dar pasos en falso, por la creciente opinión publica en contra que reciben por el simple pacto con el PP para alcanzar la Lehendakaritza, de momento silencian y como nos tienen acostumbrados, optan por desviar la atención.

Si hablamos de diputaciones forales, visualizamos un escenario adverso para el nuevo ejecutivo socialista, ya que en las tres, gobierna el PNV (con otros partidos). Enraizados en un sistema basado en la LTH (Ley de los Territorios Históricos), casi tiene más poder aquel que gobierne las diputaciones que el que ostente el Gobierno Vasco. No podemos olvidar que en representación parlamentaria el PNV posee el 40%, y tampoco, el largo entramado económico y social que desprende municipio por municipio la hegemonía del PNV, afincada en estos 30 años.

Sin duda, los 60 primeros días de López asentado sobre las dependencias de Ajuria Enea, han sido dulces, ya que de momento puede seguir disfrutando del “poder”, sin temer por su futuro. Sin embargo, no quiero pensar que sucederá cuando la actividad parlamentaria comience y se de cuenta de la dificultad de consensuar una directriz teniendo a la oposición en contra y como decíamos antes (Véase ultimo sondeo Euskobarometro), la mayoría de la ciudadanía vasca también. ¿Qué va a suceder si la crisis se agudiza, y el bienestar de la ciudadanía empeora?. Las culpas, aunque no las tenga, irán a parar al ejecutivo de López. ¿Qué va a pasar con el superávit y la situación impecable (con respecto a otras diputaciones y comunidades del Estado) de las cuentas vascas, una vez desaparecidas?.

En un futuro no muy lejano, con la vista en las elecciones municipales y forales, veo un recrudecimiento de la situación para el ejecutivo socialista. Una mayoría de su electorado no ha entendido el pacto con el PP. Esta decisión arriesgada y controvertida, pasará factura en dichas elecciones, y contando con la gran subida que se prevé que tenga el PNV, hará de la gobernabilidad en Euskadi, una situación insostenible.

Si a este análisis cortoplazista, le sumamos la maniobra electoral que esta desplegando, en silencio, pero desplegando, el PP de cara a alzarse con la victoria en las próximas elecciones generales, previstas para 2012, si es que no se adelantan, debido a la dificultad del gobierno de Zapatero para encontrar apoyos en el Congreso, vemos que el camino que tiene por delante el Sr. López es un camino repleto de piedras, zancadillas y quebraderos de cabeza.

60 días dulces y un futuro lleno de días grises.

Noticias relacionadas

Los hoteles ibis de Valencia ofrecen a sus clientes la posibilidad de decidir el precio a pagar por su estancia

Del 2 al 6 de marzo lanzan la promoción “Nosotros ponemos la calidad, el precio lo pones tú”

La hostelería, como el vino, mejora con el tiempo

Después de la mejor temporada turística de la historia el sector sigue mejorando su competitividad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris