Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Consejos para la vida laboral (II)

Helena Trujillo (Málaga)
Redacción
viernes, 26 de junio de 2009, 03:35 h (CET)
Podría decirse que el cotilleo es casi un deporte nacional. Cuánto nos gusta cuchichear de nuestros compañeros de trabajo, criticarlos a sus espaldas, hablar mal de ellos, opinar esto y lo otro, pero nunca a la cara. Estos comportamientos, como digo, tan extendidos, hacen un gran mal en el entorno de trabajo. Acaban generando camarillas, desconfianza, inseguridad y, a la larga, pueden acabar con los buenos resultados laborales.

Imagínense varios socios que en lugar de reunirse y poner en común sus ideas sobre la empresa, sus dudas, sus puntos de vista, van hablando de forma informal con uno y con otro, poniendo a caldo a los demás a sus espaldas. La desconfianza está servida. Ningún crecimiento grupal y empresarial es posible de esta forma. Todo crecimiento tiene que ver con alguna ley. Un grupo, una empresa, implica obligaciones, trae aparejado una ética. No puedo pensar sólo en mí. No puedo pensar sólo en mi bienestar, si no en el bienestar de muchos.
Estas conductas individualistas, esta ausencia de leyes que regulen el funcionamiento grupal, son el caldo de cultivo de rencillas personales y traiciones económicas. En lugar de unir fuerzas a favor del correcto funcionamiento de la empresa, cada socio desarrolla sus propias tendencias personales y caprichosas y refleja en los otros los errores que no puede asumir en sí mismo.

Para corregir estos comportamientos es preciso asumir pactos, regular la comunicación, asumir el respeto como regla a favor de un bien común.

Habitualmente muchos practican la callada por respuesta con el objeto de evitar disputas, esa no es la solución. En el entorno laboral es preciso comunicarse adecuadamente, saber escuchar y comunicar oportunamente las ideas propias.

Las reuniones frecuentes son muy positivas para fomentar la puesta en común de ideas y la toma de decisiones. Hay que reconocer que no será tarea fácil, pues hemos de legislar nuestras tendencias egoístas y nuestro afán de tener siempre la razón. A veces, para que las cosas funcionen, hay que aceptar otras ideas porque sólo se puede avanzar con el acuerdo de todos. El error no debe ser desterrado, sino considerado como una oportunidad para estudiar qué es preciso mejorar. En lugar de criticarse, ofrecer nuestros conocimientos para que sean tenidos en consideración. Juntos es posible.

_____________________

Helena Trujillo Luque. Psicoanalista-Profesora del Departamento de Formación Empresarial Grupo Cero. Málaga.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris