Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Hoy sí la construyo

Marino Iglesias Pidal
Redacción
viernes, 26 de junio de 2009, 03:19 h (CET)
La ciudad que tuve intención de construir en mi anterior, digo. Ya comenté que las líneas que limitaran superficies y volúmenes habrían de ser, fundamentalmente, rectas, horizontales y verticales. Esto no significa la, ocasional, utilización de, por ejemplo, arcos como elementos de sostén en algunas superficies verticales, trazados curvos necesarios para suavizar el discurrir del tránsito, etc.

Es decir, la lógica sería la guía del diseño. Una lógica que estaría fundamentada en las fuerzas que rigen nuestro planeta, la de gravedad, evidentemente, es decisiva. No tiene sentido inventar para salvar una contradicción creada por el propio diseñador.

Dicho lo cual. Racionalidad aplicada a la salubridad, la seguridad y la comodidad.

Primer paso, elección del lugar. Hoy en día no ha de ser difícil, conocemos las condiciones geológicas, ambientales, climatológicas… de cualquier punto y hasta podemos predecir las posibles variaciones. Considero una memez – justificada por la estúpida parcelización geopolítica del planeta - la descomunal lucha que, por citar un ejemplo, sostienen los japoneses para mantenerse sobre unas crestas encabritadas a perpetuidad, ¡joder! Que se muden a algún punto de África geológicamente estable, a ver si de paso sacan de la miseria a esa gente que se está muriendo de hambre, de sed y de todo lo que pede matar a uno.

Ya he dicho en anteriores ocasiones que la única vía que la humanidad tiene para defenderse de sí misma sería hacer de la Tierra una sola nación.

Sigo. La ciudad constará de dos plantas. La planta baja dedicada al tránsito vehicular; transporte, tanto de mercancías como de pasajeros. Los bajos de los edificios, todos, evidentemente, en esta planta, serían destinados a almacenes, depósitos, fábricas no contaminantes, etc. La primera planta exclusivamente peatonal. Las aceras, naturalmente en esta planta, serían, las orientadas al mediodía, así como las fachadas con esa misma orientación y los tejados, de una sola agua, serían, digo, de placas solares; las peatonales, con superficie antideslizante y neutralizante térmico, y los espacios que, en la ciudad convencional que habitamos ahora mismo están dedicados al tráfico rodado, aquí serían espacios abiertos, con el fin de mantener convenientemente aireada e iluminada la planta baja y que los servicios, tales como el de bomberos, o el de elevación y descenso de diferentes elementos cuyo manejo sea más fácil por el exterior de las edificaciones, no tengan dificultad alguna para desplegar hacia lo alto sus medios. Los parques y jardines serían lo que podríamos llamar “ojos verdes abiertos al cielo”…

Ni que decir tiene: Energía contaminante, CERO. La red de transporte público – eléctrica, por supuesto – haría prácticamente innecesario el uso de vehículos particulares, pero, en caso de su utilización, también deberían ser impulsados por energía limpia.

Bien, creo que este bosquejo es suficiente. Sólo me resta decir que considero ésta una forma, más que importante, trascendental, para mejorar la calidad de vida, patentizar un desarrollo inteligente y, desde luego, la ejecución de un proyecto de esta índole ¡sí que dispararía la creación de puestos de trabajo! Por algo.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris