Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Juerga sindical

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
sábado, 2 de mayo de 2009, 08:13 h (CET)
Cada vez cuesta más creer que haya trabajadores afiliados a los sindicatos de clase de esta España nuestra. Ya pueden caer chuzos de punta o llover a cántaros que los sindicatos del Gobierno dirán que sale el sol y no hace falta paraguas. Tanto UGT, como CC.OO. — sobre todo la primera – adoran las medidas del Gobierno; aunque no las tome, como es el caso de nuestra crisis.

Será difícil que se les caiga la cara de vergüenza, después de lo que hemos escuchado hoy: Día del Trabajo. Con la que está cayendo, alaban al Gobierno, reclaman más impuestos, más deuda y más endeudamiento de las Administraciones. Eso sí, ellos no tienen culpa de esta crisis. La culpa es de los demás; es decir, de Bush, Aznar, Esperanza Aguirre, la CEOE, los Ayuntamientos, las comunidades autónomas, el lucero del alba…. Ya saben lo del dicho: ver la paja en el otro y ser incapaz de apreciar la viga en el propio.

El sindicalismo español que, dicho sea de paso, es de tres gramos menos cuarto, no parece haber aprendido la lección de la gran crisis que tenemos encima. Tal vez sea porque ellos no la sufren y tampoco sus liberados. De lo que se trata es de que, aunque la sufra el afiliado, que siga contribuyendo a la causa. Una causa que cada vez es menos digna, más injusta y más trapacera.

Los sindicatos de clase han perdido la memoria, la vergüenza, el saber estar y la dignidad. De ahí que cada vez sea más baja la afiliación. Los trabajadores han dejado de creer en esos clanes de desmemoriados. Recuerden lo que decía John Osborne: “El que tiene mala memoria se ahorra muchos remordimientos”.

Da igual el tiempo que transcurra. Esos clanes que viven de los presupuestos generales del Estado — sin ser funcionarios — siempre están en la misma canción y con el disco hecho cenizas. Llevan decenios reclamando lo mismo, fruto de su inoperancia y de su incapacidad para generar y mantener empleo. Deberían salir de España un poco más, y con más frecuencia, para comprobar que no entienden el concepto de abaratar el despido, ni saben de las ventajas sociales que acarrea a medio y corto plazo; desconocen que existe infinidad de normativa social alrededor de esas medidas para crear empleo, así como para proteger y recolocar a los trabajadores.

Los sindicatos están logrando un claro enfrentamiento con la sociedad y eso se va a trasladar a la calle sin tardar. Un enfrentamiento que llega tarde. La sociedad debe decir a estas falsas ONGs que hasta aquí hemos llegado. ¡Ni un euro más procedente de los presupuestos generales! Se olvidan de los trabajadores, dañan a las empresas y destruyen empleo. Posiblemente, uno de los males de nuestra sociedad sea el sindicalismo barato que representan los sindicatos de clase en ésta nuestra deslavazada España.

Con el dinero y las prebendas que reciben anualmente muchos sindicatos de clase, se mantendrían miles de empleos, millones de salarios, millones de pensiones y, no lo duden, la protección social del trabajador sería más digna. Y no hablemos del Patrimonio sindical que, por cierto, ya se han comido en varias ocasiones. En pocas palabras: las recomendaciones que ha dado Méndez para salir de la crisis son una vejación al sentido común y un desprecio a la lógica; pero comprobamos que tampoco se le cae la cara de vergüenza.

Los sindicatos y sus líderes han demostrado que ven con el ojo del ciego. Y por si no era suficiente, la culpa es de todos, menos de ellos. ¡Cómo se nota que desconocen lo que es dar seriedad al empleo y no saben conjugar el verbo “trabajar“. ¡Callados están muy guapos! Total…. para decir tonterías… la mejor es la que queda por decir.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris