Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   La parte por el todo   -   Sección:   Opinión

Elogio de la psique

Óscar Arce Ruiz
Óscar Arce
domingo, 15 de marzo de 2009, 10:05 h (CET)
El pensamiento positivista que ha caracterizado la etapa de la historia occidental que nos distingue por nuestro domino de la técnica, ha supuesto también el estancamiento e incluso el retroceso del interés por el desarrollo de otros aspectos esenciales al ser humano.

El avance de las disciplinas técnicas, de la absoluta medición de todo con fines explicativos de la realidad, ha tenido una aceptación tan demoledora que incluso las vertientes -digamos- humanistas del conocimiento (aquello que Dilthey llamara Ciencias del Espíritu por contraposición a las Ciencias de la Naturaleza) se han impregnado del rigor cuantificacional de las ciencias exactas.

En las vidas de la gente ajena a los grandes aparatos teóricos, las de la gran mayoría, también se ha implantado esta devoción a la tecnología entendida ésta como un dominio técnico del hombre sobre lo dado por la naturaleza y por la historia. De alguna manera, el avance desmesurado de la tecnología ha hipertrofiado esa rama de la humanidad impidiendo el avance de cualquier otra. Esta situación ha provocado que el ideal tecnológico sea deseable por encima de cualquier otro, y que sea el modelo por medio del cual todos los aspectos humanos asuman un nivel óptimo.

Tomemos los tres aspectos que conforman la definición tradicional del ser humano (ser bio-psico-social). Se ha introducido el dominio de la técnica absolutamente en la biología y en la medicina, con el resultado de un alargamiento cuantificable de la esperanza de vida en occidente.

También se a instalado con fuerza en la vertiente social, en gran parte gracias a la emergencia de Internet. Esto ha estrechado las distancias al precio de deshumanizar el contacto con el otro. No puede decirse que la red de redes sea la responsable de la intensa individualización, pero no cabe duda que la revolución comunicativa que ha supuesto es una de sus causas más poderosas. Aun así, se ha implantado sólidamente.

Pero ¿quién hace caso de lo psíquico? Lo mental es algo incuantificable y no despierta el mismo interés que un Iphone o un marcapasos.

Cualquier aplicación de lo técnico puede ser fácilmente analizada y prevista. Pero en el terreno del alma, o de lo que queda fuera de lo exacto, a duras penas pueden establecerse todas las causas y el futuro es muy frecuentemente incierto e imprevisible.

Sólo desde una perspectiva positivista y cientificista extrema se verá lo anterior como algo insalvablemente negativo. Desde mi punto de vista, lo único que hay que tener en cuenta es que el método para una y otra vertiente no puede ser el mismo. La socialización tecnológica se desmorona y su efecto en la salud mental nos traslada de nuevo al malestar en la cultura que Freud describió y del que parece que no sabemos escapar.

A causa de la potencia de la ciencia exacta, todo lo referente al equilibrio mental queda en gran medida por debajo de los cuerpos físicos, el nuestro y el de los objetos que tenemos alrededor.

Quizás por esto se explique por qué el gobierno concedió sin dudarlo indemnizaciones por las secuelas físicas a las personas que sufrieron el atentado del once de marzo en Madrid y no valore suficientes sus secuelas psicológicas como para considerarlas ‘víctimas del terrorismo’.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris