Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Momento de reflexión  

Adoración espiritual

Octavi Pereña
Octavi Pereña
jueves, 12 de marzo de 2009, 06:57 h (CET)
Una docena de autobuses repletos de peregrinos judíos escoltados por el ejército circulan silenciosamente a altas horas de la noche por las calles de Nablus. El destino del convoy es el lugar sagrado que judíos y palestinos se disputan y que se conoce como la Tumba de José, el hijo del patriarca Jacob que llegó a ser visir de Egipto, un pequeño recinto de piedra bastante maltrecho.

El lugar «sagrado» de la discordia,actualmente está en muy malas condiciones porque poco después de ser traspasado a los judíos, una multitud enfurecida saqueó el túmulo, rompió la cúpula y le prendió fuego. Desde entonces, según dicen los colonos judíos, los palestinos han seguido profanando el lugar utilizándolo como estercolero y quemando neumáticos en su interior.

Entre los judíos, el personaje más importante de su historia es Moisés porque los sacó de la esclavitud de Egipto y por cuya mediación Dios les dio la Ley. A diferencia de José que cuando murió “lo embalsamaron y fue puesto en un ataúd en Egipto” (Génesis,50:26), Moisés falleció en solitario, en la cumbre del Pisga, siendo enterrado por el mismo Dios, “y nadie conoce el lugar de su sepultura hasta hoy” (Deuteronomio, 34.6). Los judíos sólo pudieron llorar la pérdida de su líder treinta días “y así se cumplieron los días del lloro y del luto de Moisés” (v.8). Si para peregrinar hasta en lugar en donde se supone se encuentran los restos de José, que no deja de ser un personaje secundario, se necesita la ayuda del ejército para acercarse hasta él, ¿Qué pasaría si quedase un vestigio del lugar en donde reposan los huesos de Moisés, el gran caudillo de Israel?

La pérdida de su relación con Dios se convierte en una desaforada veneración al hombre, que jamás puede ser una fuente de bendición, porque “así ha dicho el Señor: maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta del Señor” (Jeremías, 17:5).

En tiempos de Jesús, samaritanos y judíos estaban enemistados por cuestiones religiosas. Los samaritanos creían que el lugar apropiado para adorar a Dios era el templo que tenían en Samaria. Los judíos que era en el templo de Jerusalén. En la conversación que Jesús mantiene con la samaritana junto al pozo, sale a relucir esta competencia. El Señor le dice: “Mujer, créeme, que la hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre… Mas la hora viene y ahora es cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad” (Juan,4:21-24).

Con la muerte y resurrección de Jesús se produce un cambio radical en la manera de adorar. La adoración es espiritual y no necesita muletas de piedras superpuestas que se convierten en lujosos edificios, porque Dios está en todas partes y no se le puede ubicar en un lugar determinado, para orgullo local o nacional. Si los hombres adoran al Dios vivo y verdadero que se da a conocer en su Hijo encarnado, la presencia del Espíritu Santo hará que la adoración que se le rinda sea en “espíritu y en verdad”. Si la cosa fuese así , situaciones como la que se da en Nablus que para adorar se necesita la colaboración del ejército, no se repetirían, ni se producirían litigios entre obispados por la propiedad de unos ídolos. En vez de enfrentamientos florecería la verdadera hermandad.

Noticias relacionadas

Abandonados y denostados aquellos que se sacrificaron por la democracia

La muerte no es la mayor pérdida en la vida. La mayor pérdida es lo que muere dentro de nosotros mientras vivimos.” Norman Cousins

Jacinda Ardern le demuestra a Trump qué es el liderazgo

El presidente Trump llamó a la primera ministra de Nueva Zelanda para expresarle sus condolencias

El Día del Padre Gitano

La familia es la piedra angular de nuestra existencia

Mucho después del ultimátum

Caminando sobre el alambre más largo de la historia

Donde se habla de un poeta, dispuesto cambiar el mundo

“El camino del Infierno está empedrado de buenas intenciones” Refrán español.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris