Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Un cristiano no necesita yoga

María Victoria Camino
Redacción
martes, 17 de febrero de 2009, 11:12 h (CET)
El yoga, disciplina espiritual arraigada en la religión del hinduismo, no es compatible con el cristianismo, ni en la idea de Dios, ni en la idea del hombre ni en su finalidad. Por eso, un cristiano debe preguntarse si de verdad es prudente involucrarse en la práctica del yoga. A Dios, al que los hindúes y yoghis llaman Brahmán, lo conciben como un ser impersonal que abarca todo el Universo; es panteísmo. El Dios de la Biblia, en el que creemos los cristianos, es el Creador del Universo y distinto de éste. "La principal enseñanza del yoga es que la verdadera naturaleza del hombre es divina" (Swami Ajaya). La finalidad del yoga es la unión con Brahmán.

Para los cristianos, el hombre es criatura de Dios, no un dios, y su finalidad es amarle y ser feliz con Él por toda la eternidad. Pero ese amor a Dios incluye el amor al prójimo. En el cristianismo no hay ni individualismo ni egoísmo ni narcisismo, sino apertura a los demás como requisito indispensable para que el amor a Dios sea verdadero.

Algunos cristianos que practican yoga, dicen que lo hacen sólo como ejercicio físico: pero eso sólo puede ser válido al principio, ya que la finalidad del hatha yoga, o yoga físico, es considerado como una forma de ayudar al yogui a lograr la iluminación o unión con Brahman, o conciencia universal (nada tiene que ver esto con el cristianismo sino que se opone a él).

Hay programas de ejercicios físicos muy beneficiosos y sin los añadidos de religiones orientales que no son para el cristiano auténtico; por ejemplo, el estiramiento, el aerobic, el ballet acuático, etc.

Pese a la propaganda de beneficios para la salud, no siempre resulta y pueden desencadenarse problemas físicos y para la mente. Dice Swami Prabhavananda: "A menos que se hagan correctamente, hay una buena posibilidad de dañar el cerebro. Y las personas que practican este tipo de respiración sin una supervisión adecuada pueden sufrir una enfermedad que ninguna ciencia o médico conocidos pueden curar". Gopi Krishna, al describir el despertar del "kundalini" o el poder de la serpiente enroscada, cuenta así su experiencia: "Fue variable durante muchos años, dolorosa, obsesiva... He pasado por casi todas las etapas de ... tipos de mente: mediúmica, psicótica y otros; durante un tiempo estuve alternando entre la cordura y la locura".

¿El yoga para prepararse a la oración? Un cristiano no necesita, para aprender a orar, recurrir al yoga ni a práctica esotérica alguna. La oración cristiana y la mística Nueva Era, son diferentes en el fin y en los métodos. La oración contemplativa busca la unión con Dios por el amor, sabiendo que la esencia del hombre ni es divina ni puede llegar a serlo.

La Iglesia afirma en el Documento "Cristo portador del Agua de la vida": "Para los cristianos, la vida espiritual consiste en una relación con Dios que se va haciendo cada vez más profunda con la ayuda de la gracia, en un proceso que ilumina también la relación con nuestros hermanos. La espiritualidad, para la Nueva Era, significa experimentar estados de conciencia dominados por un sentido de armonía y fusión con el Todo. Así, « mística » no se refiere a un encuentro con el Dios trascendente en la plenitud del amor, sino a la experiencia provocada por un volverse sobre sí mismo, un sentimiento exaltante de estar en comunión con el universo, de dejar que la propia individualidad se hunda en el gran océano del Ser", el Cosmos.

Vayamos a lo nuestro: Para hacer oración mental, tenemos a nuestra disposición las enseñanzas de San Ignacio de Loyola (el método ignaciano), tan fielmente seguido por el Siervo de Dios Padre Tomás Morales, jesuita, en Retiros y Ejercicios Espirituales de su Fundación "La Milicia de Santa María"; la corriente mística de Santa Teresa de Jesús; también, la oración carismática que enseña, por ejemplo, el Padre James Manjackal.

Escribió el Padre Manjackal en su artículo sobre el yoga: "La apostasía e infidelidad, la frialdad religiosa y la indiferencia han llegado a Europa a partir de que fueron introducidas en Occidente la mística y las meditaciones orientales, las prácticas esotéricas y las de la Nueva Era", y habla de la necesidad de "la proclamación enérgica del mensaje de Cristo que viene de la Biblia y que es interpretado por la Iglesia para evitar dudas y confusiones que se difunden en Occidente entre muchos cristianos, y llevarles al Camino, la Verdad y la Vida: Jesucristo", pues "sólo la verdad puede hacernos libres".

Noticias relacionadas

La Querulante

Cree que el mundo entero está contra él y por lo tanto se defiende atacando con contenciosos de todo tipo

Tras una elección histórica, comienza el trabajo de verdad

El Partido Republicano aumenta su mayoría en el Senado mientras que los demócratas logran obtener el control de la Cámara de Representantes

Extraños movimientos políticos que alertan de un invierno caliente

“El verdadero valor consiste en saber sufrir” Voltaire

Uno ha de empezar por combatirse a sí mismo

Obligación de vencer ese mal autodestructivo que a veces, queriendo o sin querer, fermentamos en nuestro propio mundo interno

Ataque al museo

Hay colectivos que van a terminar comiéndose las patas, como los pulpos.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris