Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Opiniones de un paisano  

El derecho a hablar de uno mismo

Mario López
Mario López
domingo, 1 de febrero de 2009, 12:06 h (CET)
En verano de 1997 fui a Los Ángeles a publicar un libro que en España hubiera resultado peregrina labor. Se trataba de un ensayo al que llamé “El fonema musical y la voz percutida”. Es un estudio que pertenece a un tratado de mayor envergadura sobre la Ópera moderna –fundamentalmente, sobre la obra de Hans Werner Henze-. El objeto del mismo es abordar los diferentes aspectos del instrumento natural que es la voz humana y los variados recursos de los que puede hacer uso el cantante dentro del contexto dramático. Sería algo así como una reflexión acerca de la dramatización de la voz. El texto no sólo va dirigido a los cantantes profesionales, a los artistas, sino también a los famosos personajes que se afanan con injustificable denuedo en torturarnos los oídos y causarnos profunda desazón, haciendo de sus voces auténticas armas de destrucción masiva. Me refiero a los llamados cantantes populares, cantautores o tonadilleras. No voy a decir ningún nombre porque no es pertinente. Lo razonable es señalar el pecado y mantener en el anonimato al pecador, aunque sólo sea por no hacerle el favor de afamarlo. El caso es que desde la fecha de su publicación se han vendido cerca de cien mil ejemplares; únicamente en Estados Unidos.

Bueno, y usted me dirá, con toda la razón del mundo, que a cuento de qué me pongo a hablar de esta historia ¿A quién narices le puede interesar? Efectivamente, tengo la impresión de que a nadie. Pero lo he hecho en un acto de rebeldía. Estoy hasta el pico del pelo de tener que estar continuamente hablando de las muchas tropelías que cometen nuestros políticos. No solamente se dedican a hacer mal su trabajo sino que nos quitan el tiempo y la ocasión de abordar asuntos de nuestra verdadera incumbencia. Eso era todo. Un saludo.

Noticias relacionadas

La palabra sabia y agradable del escritor. Parte I

Recopilación de pensamientos sin retorno, de la escritora para los animalitos

A Rosario Murillo

“El error es un arma que acaba siempre por dispararse contra el que la emplea”. Concepción Arenal. (1820-1893)

Un Estado que regule

“Pero sí hay una paradoja: los ricos de las sociedades se han vuelto más ricos, y los pobres son más, pero más pobre que antes”

¡No más nudos entre nosotros!

“El mundo será lo que nosotros queramos que sea”

Podemos (2015) si, VOX (2019) no, ¿la JEC también discrimina?

En ocasiones, la fe en nuestras instituciones se tambalea al comprobar que, también en ellas, se producen decisiones que, a cualquier ciudadano, le hacen chirriar sus convicciones democráticas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris