Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   -   Sección:   Opinión

Julio Lancho y el no competente

Nieves Fernández
Nieves Fernández
domingo, 30 de noviembre de 2008, 23:36 h (CET)
Cuando adjetivos como competente o no competente parecen estar de moda por temas muy controvertidos de justicia y derecho, llega Julio Lancho Prudenciano, experto en Educación de Personas Adultas, y en una de sus conferencias nos habla, por cierto dejándonos maravillados, de personas competentes y no competentes, no para juzgar o ser juzgado, que eso se lo dejamos a los jueces y a otros, sino para entender al ser humano, para que sea educado a lo largo y también a lo ancho de la vida.

Una persona, nos dirá, va a ser siempre un incompetente, va a tener acceso a unas determinadas competencias pero para otras disciplinas va a ser un incompetente. “El vertiginoso desarrollo social nos hace a todos incompetentes en algo”. Nos pongamos como nos pongamos siempre seremos incompetentes en alguna disciplina. Y lleva toda la razón, no se puede ser competente en todo o en nada, la edad de los genios y de los grandes estudiosos como él mismo demuestra se ha terminado, también la de la persona no formada, siempre va a adquirir una formación por pequeña que sea gracias a la democratización de la cultura y de la información. Ahora es imposible tener toda la formación necesaria como para salir airoso de cualquier situación que se nos plantea en la vida.
Julio Lancho define, basándose en teorías de la Unión Europea a las competencias como las que todas las personas precisan para su realización y desarrollo personal así como para la ciudadanía activa, la inclusión social y el empleo. Y hace una división de esas competencias clave para el aprendizaje permanente de andar por la vida en ocho grandes bloques, competencias que vamos a necesitar. Son Comunicación en lengua materna, comunicación en lenguas extranjeras, competencias matemáticas y competencias básicas en ciencia y tecnología, competencia digital, competencia para aprender a aprender, competencias sociales y cívicas, competencia del sentido de la iniciativa y espíritu de empresa y competencia de la conciencia y de la expresión cultural.

Julio Lancho Prudenciano, profesor de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED de Madrid), afirma que antes la educación tenía un proceso más limitado, para una casi mayoría la escuela, para unos pocos más la educación secundaria y para unos cuantos privilegiados la Universidad. Esa era la formación académica, la formal y la educación que se recibía a lo largo de la vida. Sin embargo, ocurre que ahora la persona que acaba sus estudios en la actualidad se queda desfasada en cinco años, o incluso en menos, y pasa a convertirse, a pesar de poseer una óptima formación, en un analfabeto funcional, por lo que no puede ni debe dejar de estudiar ni de formarse a lo largo de toda su vida. Esta es la razón por la que la persona va a necesitar de la educación permanente de forma permanente a lo largo y ancho de su vida. Y se atreve a decir más, esa persona, estudie lo que estudie siempre será una persona inacabada.

Actualmente, nos dice, se están dando unos cambios referidos a la educación que van desde lo tecnológico a lo ético. Hay una educación formal que se muestra imprescindible para la educación permanente, es una educación que da títulos y está más valorada. Tal como la escuela está planteada, entiende que está llegando a su desaparición, que está en vías de extinción, que morirá en este siglo. Y esa fue una aseveración muy grave, pero realista, que a todos nos dejó muy sorprendidos.

Otras afirmaciones que nos sorprendieron bastante fueron que el aprendizaje tiende a desarrollarse en cuatro grandes pilares: Aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir juntos y aprender a ser. Pilares que no debemos olvidar en nuestra dimensión profesional y humana. Un sabio muy competente.

Noticias relacionadas

En busca del bien común

D. Martínez, Burgos

La Diagonal, inutilizable

M. Llopis, Barcelona

Su misión somos todos

P. Piqueras, Girona

Problemática implantación del Artículo 155

J. Cruz, Málaga

El cuidado de la casa común

J. Domingo, Girona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris