Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Un “chorizo” en prime time

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
viernes, 31 de octubre de 2008, 05:34 h (CET)
Señoras y señores una de estas noches vamos a tener en la pequeña pantalla y en horario de máxima audiencia a un verdadero “chorizo” y aunque éste no es, como los buenos, genuino de Cantimpalo sino que proviene del pueblo abulense de El Arenal el cual dejó con una mano delante y otra detrás para hacer fortuna en Marbella es un verdadero “chori”, un autentico delincuente que ya ha pisado los pasillos carcelarios de un par de “trenas” con condena firme y todavía le quedan en la mochila más de sesenta casos pendientes por sus tejemanejes urbanísticos marbellíes, eso sin contar su imputación, junto con su “legitima” y con su “otra”, en un supuesto caso de blanqueo de capitales y sus posibles responsabilidades penales, que espero sean largas, en esa “Operación Malaya” que tantos y tantos folios de sumario ocupa.

Hace algún tiempo, cuando todavía se distinguía entre personas honradas y maleantes, Julián Muñoz Palomo hubiera salido de la cárcel sólo, acongojado y triste, con la cabeza gacha y se hubiera escondido debajo de la última piedra. Hoy, cuando gracias a algunos medios de comunicación, especialmente las televisiones tanto privadas como públicas, se tiende a ensalzar la parte más oscura de las personas, el que según parece todavía es el novio de la que fue “viuda de España” ve premiadas sus malas artes y todos sus tejemanejes con una buena cantidad de euros por acudir a un plató televisivo para contar, seguramente, toda una sarta de mentiras y tratar de excusarse ante la opinión pública que aletargada ante las pantallas de plasma es capaz de creer que un burro vuela si se los cuentan desde semejantes y modernos artilugios.

Tanto Antena 3 como Tele 5, al fin y al cabo las dos cadenas que rivalizan en diseccionar las vísceras del personal, han acudido a una subasta pública en la que se han disputado el derecho a sentar en su plató a un delincuente, a un prevaricador y a un personaje que dejó Marbella sin tan siquiera gasoil para los camiones de la recogida de la basura ya que, supuestamente, todo desapareció en aquellas misteriosas bolsas de basura que, según declaración televisiva de la entonces “legítima” del delincuente, Julián llevaba a casa un día si y otro también. Ahora, sin presuntas bolsas negras, Muñoz Palomo se lo va a llevar “crudo” con un talón cruzado firmado por algún dirigente televisivo. Ana Rosa Quintana, presentadora y dueña de la productora “Cuarzo”, se ha llevado el gato al agua para Tele 5, esa cadena dominada por los italianos, en detrimento de Antena 3 donde su productora vierte cada viernes noche “Donde estás corazón” uno de los programas que más share produce para los dueños del holding donde, junto a Antena 3, también están Planeta, Vueling, Avui o La Razón entre otros. Ella misma se hizo la competencia y con ello quien ganó finalmente fue el delincuente recién salido de la cárcel que cuando vuelva a presidio, que espero volverá, ya no tendrá necesidad de tener que pedir dinero para tabaco a Maite Zaldivar.

Las niñas antes querían ser princesas pero ahora cuando ven que el puesto ya está ocupado tan sólo aspiran a becarias o a hacer edredoning en Gran Hermano o cualquier otro programa similar mientras que los niños que querían ser arquitectos o abogados muestran sus ansias de ser concejal de urbanismo o alcalde en cualquier localidad turística para ir haciendo caja sin demasiados esfuerzos. Esto es lo que han conseguido muchos programas televisivos cuando en el momento en que se encienden los pilotos rojos de las cámaras en lugar de esparcir entretenimiento y cultura tan sólo se dedican a enchufar el ventilador de la mierda, esa mierda que miles de moscas-espectadores nos dedicamos a consumir cada día, esa mierda que, bajo la excusa del entretenimiento, embota las mentes haciendo que dejemos de pensar en los problemas importantes. Así que no lancemos todas las culpas sobre los delincuentes que cobran por contar sus mentiras ante las cámaras, ni tampoco sobre las cadenas y productoras que les pagan, somos nosotros, los espectadores los que estamos auspiciando este tipo de programas, los que cada noche nos revolcamos en la escoria que se asoma a nuestra casa desde la pequeña pantalla, los que nos regodeamos en los males ajenos y los que no tenemos la fuerza de voluntad de apagar el televisor o cambiar de cadena cuando en la misma aparece un delincuente al que le pagan una sustanciosa cantidad- a Muñoz Palomo se habla de que le abonarán 400.000 euros- gracias a lo que por emitir publicidad pagan algunas empresas. Quizás si fuéramos inteligentes dejaríamos de comprar aquellos productos que se anuncian en este tipo de programas al tiempo que aprovecharíamos el tiempo apagando el televisor y dedicándonos a leer un buen libro o a hacer el amor con nuestra pareja, que tampoco es mala ocupación.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris