Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Momento de reflexión   -   Sección:   Opinión

¿Son inocuos los videos?

Octavi Pereña
Octavi Pereña
jueves, 30 de octubre de 2008, 03:35 h (CET)
Tsunomu Miyazaki, un japonés que había asesinado a cuatro niñas y bebido la sangre de dos de ellas y que horrorizó Japón a finales de 1980, murió ahorcado al amanecer del martes 17 de junio de 2008. El día 8 del mismo mes Japón se sumergió en un estado de consternación: Siete viandantes escogidos al azar fueron matados por un «desequilibrado» en las calles de Akiabara, celebre «barrio electrónico» de Tokio. Ambos casos escabrosos han hecho que los japoneses se pregunten sobre “la influencia nefasta de ciertos «culebrones» televisivos y cintas muy violentas”. Y, también los motivos por los que Japón que se caracteriza por su disciplina y la baja tasa de criminalidad, engendra de vez en cuando unos asesinos que espantan a todo el mundo por su violencia y sadismo. Miyazaki, de 25 años en el momento de los hechos, los medios de comunicación lo han apodado «el asesino otaku». Los japoneses denominan «otaku» a los jóvenes antisociales fanáticos de la electrónica y de los mangas, que pasan la mayor parte del tiempo encerrados en sus habitaciones.

El abogado de Miyazaki había apelado a la clemencia alegando alineación mental, afirmando que su cliente “tenía el espíritu perturbado por un exceso de cintas malsanas”. La policía encontró en su habitación unos 5700 casetes de terror o muy violentos, entre los cuales se encontraban algunos con escenas filmadas por el mismo Miyazaki en los escenarios de sus crímenes. Durante su proceso había afirmado su deseo de ser célebre y comparó el tribunal con una «gala teatral».

Entre nosotros también está abierta la cuestión de la influencia que las imágenes ejercen en quienes las visualizan. Los dibujos animados tienen poder de afectar negativamente a las mentes infantiles porque no saben diferenciar la realidad de la ficción. Dada esta confusión, algún niño se ha lanzado al vacío desde la ventana creyéndose ser Superman.

Inmediatamente después de tener conocimiento de los terroríficos acontecimientos de Japón se me acudió leer algunas carátulas de videos infantiles que se presentan bajo un aspecto inofensivo y que únicamente tienen la finalidad de distraer a los niños. Me sorprendió leer su contenido: brujería, maneras de convertirse en brujas, como adquirir el poder de las brujas…

Brujería y ocultismo van de la mano. Enseñan que el hombre puede vivir sin leyes, sin frenos, sin controles, que el practicante se siente amo absoluto y señor de las leyes naturales, de los poderes cósmicos, fuera del espacio y del tiempo. La pregunta que debemos hacernos es: ¿qué ofrece el ocultismo y todo lo que se relaciona con él? ¿Qué es que hace que impacte tanto a niños y adolescentes y en las personas inmaduras o desilusionadas? A grandes rasgos ofrece satisfacer las tres grandes pasiones: poder, riqueza y placer, a un coste muy bajo según sus falsas promesas.

Es interesante descubrir que los dibujos animados, sea cual sea su origen, que ven nuestros niños, extasiados por el dinamismo de sus personajes. En realidad son reproducciones de dioses de las culturas grecorromana, céltica y orientales. De esta manera, pasándoselo bien y no molestando a sus padres, los niños se introducen en los senderos de la magia blanca, la brujería y el misticismo satánico. Personajes omnipresentes en los cuentos infantiles que han sido transportados a los videos y películas infantiles son las hadas, seres invisibles que tienen la facultad de presentarse en forma humana, que gozan de poderes mágicos para cambiar las condiciones traumáticas en que viven las personas a las que ayudan.

Erróneamente creemos que el redescubrimiento de las mitologías de civilizaciones desaparecidas no tiene ninguna importancia. Lo cierto es que lleva a nuestros niños y adolescentes a ponerse desprotegidos al alcance del diablo: “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (Efesios,6:12).

No todos los niños y adolescentes que miran videos y películas de contenido ocultista terminarán convirtiéndose en asesinos por “tener el espíritu perturbado por un exceso de cintas malsanas”. Dada la tendencia juvenil de jugar con el ocultismo, a la vista del incremento que padece este sector de la población de diversos tipos de trastornos síquicos que se dan en edades cada vez más jóvenes, no sería dañino para la salud infantil investigar si la razón se debe en el inicio prematuro en el ocultismo que despiertan los DVDs infantiles que promueven la práctica de la brujería y similares.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris