Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El misterio del mal y su remedio

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
miércoles, 29 de octubre de 2008, 15:48 h (CET)
INTRODUCIÓN
No hace falta ser un lince para darse perfecta cuenta que este mundo, en que vivimos, no marcha bien, casi en ningún sentido. Es decir, el invento, se mire por donde se mire, no funciona nada bien. Ni en el aspecto físico, ni en el moral, ni en el social, ni en el religioso, ni en el económico etc. Ahorro aquí innecesarias explicaciones, que están al alcance de cualquier avispado lector.

PREGUNTAS INSÓLITAS
Unas preguntas que no he visto ni oído formuladas en parte alguna y que quizás sean las prioritarias, o tal vez, deberían serlo, al menos para los actuales inquilinos de nuestro mundo, son éstas: ¿Tiene este mundo remedio?.¿Hacia dónde se encamina?. ¿Quién o quienes son los principales responsables?.¿Qué se podría hacer al respecto?

EXCLUSIÓN DE ATEOS
Dada la complejidad del tema, para no hacerlo excesivamente largo y pesado y dada mi condición de sacerdote católico, prefiero buscar respuestas a estas cuestiones desde el ámbito de mi propia fe, de la cual se excluyen los que carecen de ella, es decir: los que viven sin fe, los ateos, los agnósticos, los apóstatas, los materialistas etc..; sin que esto suponga-Dios me libre- ninguna clase de desprecio o discriminación hacia ellos.

VISIÓN DE FE
El punto de referencia para todo creyente, en razón de su fe, siempre será la Palabra de Dios, bien, escrita en la Biblia, o bien, encarnada en Jesús, el Hijo de Dios.Todos sabemos que nuestro Dios, no es un dios mudo; sino que desde siempre ha interpelado y sigue interpelando a los hombres y a todo hombre, creado a su imagen y semejanza, es decir, dotado de libertad, voluntad e inteligencia. Con la fe puesta en El, abordamos el misterio del mal, presente en nosotros y en el mundo.

CONSTATACIÓN
Que el mal está arraigado en el mundo es una evidencia. Tanto el mal físico (catástrofes naturales, terremotos, maremotos, volcanes, inundaciones etc que tienen lugar sin la intervención activa del hombre);como el mal moral (guerras, epidemias, violaciones, muertes, asesinatos, corrupción etc) que tienen como protagonista al mismo hombre. Y esto así ha sido desde siempre u en todas partes, ha sucedido.

RESPONSABILIDAD
El único ser que se cuestiona por su devenir en el mundo y su desaparición del mismo es el hombre, animal racional. Es también, por esto mismo, responsable del mal que hace o de su cooperación a hacer. No así los animales irracionales, aunque hagan el mal.

Un principio irrefutable en filosofía es que todo efecto procede o ha tenido una causa. También hay un dicho muy expresivo, que es el siguiente. “Cuando alguien señala con la mano al cielo, el necio sólo se fija en el dedo”.

He aquí una pregunta trascendental en nuestra existencia: ¿Tiene el hombre y la mujer, esto es, el ser humano libre e inteligente, algo que ver con el mal que hay en el mundo?.

Hay dos respuestas. La de la gente sin fe es ésta:

El mal está en la misma naturaleza, cuyos efectos se perciben en todos los fenómenos incontrolables por el hombre, como las leyes naturales, atmosféricas, el cambio climático, la contaminación del planeta, etc.

La segunda respuesta es la de la gente con fe:

El mundo fue creado bueno por Dios.Adán y Eva, nuestros primeros padres, fueron creados ya adultos, en estado de dicha privilegiada y gozaban de estos dones preternaturales: ciencia infusa, integridad o inmunidad de la concupiscencia, inmortalidad y estado de gracia con Dios.

Por el mal uso de la libertad del hombre ,es decir, por el pecado, entró el mal y la muerte en el mundo, es decir, la desobediencia, y la rebelión del hombre, criatura de Dios contra su Creador, fueron la causa de todo el mal acaecido personalmente a Adán y a Eva y a todos sus sucesores, los hombres y mujeres de todos los tiempos. Y no sólo a los hombres, sino que la naturaleza material e inanimada, cuyo dominio primigenio estaba en manos de nuestros primeros padres, sufrió también las consecuencias del mal y del pecado.

El pecado de Adán y Eva se llama”pecado original”, para indicar que no lo cometimos personalmente, sino que lo heredamos de Adán, origen del género humano. Adán y Eva perdieron para sí y sus descendientes la gracia santificante y todos los dones recibidos, quedando sujetos al trabajo penal, al dolor y a la muerte.Su pecado fue de desobediencia con raíz de soberbia y no fue sexual, ya que les era lícito el acto sexual. Por el pecado original el mundo quedó convertido en un valle de lágrimas. Por el bautismo se nos quita el pecado original, mas no sus consecuencias, las que Dios quiere que soportemos con resignación cristiana y luchando con su gracia, merezcamos la vida eterna que Cristo nos mereció con toda su vida, pero especialmente con su muerte y resurrección.

REMEDIO GENERAL
El maravilloso proyecto de Dios no ha quedado frustrado por el pecado de soberbia y desobediencia de Adán, sino que ha sido restaurado por la obediencia de Cristo, el segundo Adán, de un modo más maravilloso aún. Por eso S. Agustín, llegó a escribir unas palabras que a muchos les parecieron mal como una herejía, pero que encierran una gran verdad. Tales palabras son recordadas cada año en la noche de la Vigilia Pascual y rezan así:”Necesario fue el pecado de Adán, que ha sido borrado por la muerte de Cristo.¡Feliz la culpa que nos mereció tal Redentor¡.

REMEDIO PERSONAL
Toda la humanidad, ya objetivamente ha sido salvada, redimida y liberada por la muerte y resurrección de Cristo, Ahora bien se precisa que esa misma salvación y redención llegue, sea aceptada y fructifique en cada persona particularmente.

Todos somos pecadores por el pecado personal, Si cometemos el mal en materia grave, libre y voluntariamente, contra alguno de los mandamientos de la Ley de Dios, decálogo Dios(decálogo), perdemos por este pecado mortal la gracia santificante y solo la podemos recobrar mediante la conversión y la penitencia en el sacramento del perdón, de la reconciliación o de la confesión.

Muy mal está el buscar falsas justificaciones cuando alguien ha cometido el pecado mortal (es que …otros me incitaron a …)sino que debe arrepentirse cuanto antes mediante el dolor de sus pecados y propósito de no volver a pecar y confesarse, para no vivir separado de Cristo que es la fuente de toda paz, felicidad y salvación.

CONCLUSIÓN
Hay salida para el mundo y para todas las personas que en él vivimos; para todo pecado y pecador, por muchos que sean sus pecados. La salida no es otra que la fe en Cristo misericordioso, que pagó por nosotros el precio de nuestros pecados con su muerte en cruz y que desea ardientemente nuestra paz, vida, justificación y resurrección, para todo aquel que le busca con sincero corazón.

Cristo pues, es el camino, la verdad y la vida para todos pues nadie va al Padre, sino por el Hijo y quien rechaza libre y conscientemente a Cristo se cierra a su propia salvación. Resumiendo lo dicho: Hay que restaurar todas las cosas en Cristo Jesús. Esto es todo.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris