Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Disyuntivas   -   Sección:   Opinión

Utilidades genéticas

Rafael Pérez Ortolá
Rafael Pérez Ortolá
lunes, 27 de octubre de 2008, 07:45 h (CET)
La genética es una de las ramas científicas en plena fase de expansión, debido sobre todo a los sucesivos y recientes DESCUBRIMIENTOS. Como de los diversos achaques estamos bien servidos, sean procesos congénitos, enfermedades comunes o padecimientos degenerativos; perseguimos con ahínco los remedios eficaces. Las investigaciones profundizan por esos caminos, entre los cuales, la genética avanza a gran ritmo. Como es notorio, y cada día se publican noticias sobre ello, estos estudios se desarrollan también en el campo de los alimentos transgénicos o referidos a diversas mejoras en las cualidades de los animales, más resistencia, más productores de leche, u otras condiciones.

En otras áreas de la ciencia, se manejan los conocimientos con mayor frialdad; un descubrimiento o sus aplicaciones, suele afectarnos de forma menos directa. El POTENCIAL de la genética se centra en su influencia sobre las funciones orgánicas y se proyecta en los comportamientos. Modifica múltiples funcionamientos de los sujetos afectados. Ventajas y riesgos al alimón, según las circunstancias presentes en cada situación. Por lo novedoso de sus adelantos, la calibración de pros y contras, suele ser imprecisa; mucho peor, si la información o las críticas se vuelven tendenciosas o muy calenturientas. ¿Quién se aclara? ¿Repercusiones? A raíz de uno de estos eslabones nuevos, días atrás se produjo el feliz nacimiento de un niño, especialmente pergeñado en sus características genéticas, para su posterior participación en la curación de un hermano, condenado a la muerte por un proceso hematológico grave. Este hecho me hace recapacitar sobre alguno de los condicionamientos del caso y su repercusión social.

1. PADRES e HIJO ENFERMO. Con el fatal pronóstico de esa enfermedad, condenado a numerosas transfusiones de por vida y a un final funesto a corto plazo. La sensación de impotencia y la desesperación consiguiente, no precisan de una descripción minuciosa, el agobio destaca por sí mismo. Las penalidades de ese niño y el sufrimiento de toda la familia no cejan, es un día y otro, no se ve la luz en ese túnel tenebroso. ¡De pronto! Entre su peregrinaje por las consultas, les llega la información; una noticia esperanzadora, existe una posibilidad para la curación del niño. ¡No queda lugar para otro pensamiento! Se convierte en la ansiosa obsesión de los padres. La decisión de la respuesta no se hace esperar. Se completan las informaciones, se valoran los pasos inmediatos, agrandándose por momentos la ilusión de superar la grave situación. ¿Quién tomará la decisión de detener ese razonamiento? ¿Con qué argumentos? Se requeriría una seguridad en contra, que supera las habituales fuerzas de los seres humanos. ¿O no?

2. HIJO ÚTIL. La decisión de tener un hijo comporta una serie de incógnitas; el recién nacido arrastrará consigo una carga, sus antecedentes inmediatos y otros más ancestrales. Según las necesidades del grupo familiar, ambiente social, taras o cualidades de unos u otros, será recibido de diferentes maneras, se dificultará o se facilitará su aterrizaje en este mundo. Sin embargo, los adelantos técnicos han permitido mayor grado de elección, fecundación artificial, sexo y otras peculiaridades; en una progresión continuada. Esa carga previa es consustancial para cada persona, la biología nos lleva por esos mecanismos complejos. Desde el punto de vista de este hijo peculiar que hoy comentamos, se introduce un elemento nuevo, la elección por sus padres de un retoque genético. ¿Qué consecuencias tendrá esto para él mismo? ¿Cómo lo valorará más adelante? Otra cosa es el procedimiento técnico utilizado, sus perversidades o bondades. Como en cualquier aspecto novedoso, se abren unas perspectivas cuyas derivaciones no tenemos al alcance de la mano.

3. CIENCIA sin RETORNO. Es una especie de huida hacia delante. Las investigaciones y descubrimientos establecen un encadenamiento sucesivo. Sus diferentes logros han mejorado notablemente las condiciones de vida sobre la Tierra. Esa búsqueda permanente forma parte de lo más hondo del carácter humano, de su adaptación progresiva a las circunstancias del mundo. Por eso mismo, es un proceso imparable; ante él, no es posible la “opción cero”. Hasta en la vida de cada persona en particular, se realizan progresiones en ese sentido. Se mejora todo lo posible. Ahora bien, su mismo agrandamiento progresivo, nos impide la apreciación del proceso en su totalidad; la segmentación es un hecho, sólo se comprenden trozos, sectores. Se va enajenando ese núcleo científico de lo que es una persona, se transforma en un ente inalcanzable y autónomo. ¿Está bien así? ¿Es lo recomendable? Se agrandó la bola que puede convertirse en un monstruo. ¿Dónde estaremos situados?

4. RAZÓN ESCINDIDA. En fases muy incipientes, los primeros humanos, la escasa reflexión y técnica conseguida constituían la misma cosa. Cada vez se han ido separando más. Aunque nos hartamos de mencionar el carácter reflexivo del hombre, su pensamiento abstracto, cualidades inmateriales y demás; quizá por lo impreciso, no negamos esos términos, pero no los ponemos sobre el tapete, están aparcados en la azotea. Son constitutivos de la persona, pero no los ejercitamos. Mientras tanto, la enorme acumulación de datos científicos se enseñoreó del plano discursivo. Se desplazó el péndulo hacia la técnica. Aún más, el grueso de la sociedad y, sobre todo, el ciudadano concreto, queda un tanto inerme subyugado por la gran entidad. ¿Sólo hay que pensar en las circunstancias técnicas y sus condiciones? Dónde deban ubicarse otros enfoques de la vida, consecuencias, características de la persona; o si, por el contrario, el único sino personal es convertirse en un instrumento al servicio de la técnica, exigirán una pregunta sobre sus limitaciones.

5. CUESTIONES Y CRITERIOS. Para una respuesta contundente y absoluta, habremos de recurrir a los oráculos, pero yo aún no conozco ninguno. Sin embargo, estas ausencias no justifican una incongruencia manifiesta en los comportamientos. ¿Cuál puede ser la trama aceptable para llevar decorosamente estos empeños? Serán básicos: a) Claridad en los planteamientos, transparencia. b) No aprecio ningún problema para los tratamientos reparadores en el óvulo fecundado o en el feto. c) ¿Defendemos la eugenesia libre, se estime pertinente en animales, humanos, deporte, resistencias u otros procedimientos? d) Se desconocen los efectos contraproducentes de los cambios actuales, ¿Cuáles serán? e) Mayor controversia entraña la destrucción de óvulos fecundados. ¿Quién se erige en dueño de la vida? ¿Quién pone los plazos? Óvulo, fecundación, semanas, meses, jóvenes, enfermos, viejos. ¿Valor absoluto de la vida? ¿Sólo en algunos casos? ¿Decisión democrática? ¿Con qué grado de conocimiento? ¿Criterio de mayorías? ¿Componendas?

Se impone el deseo de un proyecto estructurado, soñado, reflexivo, transparente y consecuente. Las trazas actuales no abundan en esa línea, vamos más bien por las sorpresas y hechos consumados; no parece ese el mejor camino.

Noticias relacionadas

¿Profecías de Sánchez para el 2040? Antes habrá arruinado España

“No pierda la cabeza, nada ocurre como está previsto, es lo único que nos enseña el futuro al convertirse en pasado.” Daniel Pennac

Menosprecio hacia la vida de algunos

Todos nos merecemos vivir para poder obrar y dejar constancia de lo que uno hace

Lastres y estercolero en la Sesión de Control al Gobierno

​Para el PP, la Sesión de Pleno del Congreso de los Diputados número 156 empezaba lastrada

Rajoy, Sánchez y el mito de Ícaro

“En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de él” John Fitzgerald Kennedy. 35º presidente de los Estados Unidos

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris