Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   A pie de calle   -   Sección:   Opinión

Sé lo que hicisteis el último... invierno

Paco Milla
Paco Milla
sábado, 23 de agosto de 2008, 14:23 h (CET)
(HOY ME APETECE LLEVAR CRESPÓN)


¿Cuál será el motivo por el que a la gente le cuesta tanto dejar comentarios en los blog a favor o en contra?. Los periódicos no ofrecen esta posibilidad. Si te gusta bien y si no , carta al director, para si este se la quiere pasar al autor del artículo, o “pasar de pasársela al pasota”.

Parece increíble que de 1312 visitas al blog y 3811 paginas vistas en los últimos 30 días, tan pocos de ustedes, se decidan a dejar un comentario. Quizás tendré que cambiar el sistema de marketing y venderles la lectura por solo un euro. De esta forma, los post seguirán siendo igual de malos, pero no me negarán que el precio es barato. Como en el "todo a cien". Y apetece colgar comentarios, oiga. Así al menos el contador de visitas, deja de ser un mero monstruo, que convierte en números a personas (como en algunos aviones).

Hago esta entradilla y el resto del artículo, para ocupar con comentarios sin importancia y superficiales, el espacio que no quiero rellenar con el zumo de los acontecimientos que ocurrieron hace 24 horas y que ha agrietado algún pecho y agriado muchas sonrisas en esta nuestra España.

Que el Comite Olimpico no permita los crespones y que los atletas, aun así, se los pongan en el podium, a la hora de recoger la medalla, es algo que veo con muy buenos ojos.

Déjenme hacer un único comentario sobre este tema: cuando un piloto, antes de despegar observa un problema y decide volver al hangar para su reparación, DEBERIA ESCUCHAR Y OBEDECER a aquellos pasajeros que deciden abandonar ese vuelo, le traiga esta decisión problemas con su empresa o no. Por lo que vamos oyendo en los medios, a quien quiso apearse y “volver a tierra”, no se le permitió. Eso es malo, trabajar bajo presión siendo piloto de aviación, es malo, fundamentalmente por las consecuencias que trae.

Y ahora, con poco animo, (incluso con ánimos de no añadir nada mas) les dejo un post, sin sustancia alguna, ante el negro manto que nos cubrió ayer, por la única razón de que haya algo nuevo para los visitantes al blog.

"Viendo a los olímpicos mostrar sus destrezas, me venía a la mente un título muy peliculero, (salvo algún ligero cambio), porque efectivamente podemos saber con bastante exactitud, como se han pasado este último invierno, los que hoy hacen podium. Debió ser algo parecido a esto:

Entrenar, trabajar, fintar, sablear (en el buen sentido), voltear, esquivar, sudar ,intentar, reintentar, planear, soñar, elucubrar, inspirar, expirar, concentrar, tensar, destensar, recuperar, elongar, saltar, nadar, remar, pedalear, correr, beber, sostener, mantener, retroceder, repetir, insistir, sufrir, subir, enfadarse, motivarse, orientarse, vengarse, resarcirse, enseñarse, retarse, reirse, sufrirse, lanzarse, centrarse, zafarse.
Creo que todas estas acciones tienen que ver con el deporte, salvo doparse, (aunque algunos sigan pensando que si).

"MATARSE" junto a la familia, no tiene nada que ver con deporte, sino con vivir, pero cuando son 153 los que aterrizan sobre un descampado, regándolo de cadáveres de todas las edades, oiga, algo nos cruje por dentro y nos hace preguntarnos, si hoy hemos dado un beso a nuestra familia. Si no es así, hágalo, hágalo porque solo existe el HOY, aunque nos cueste creerlo. ¿O no?

Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris