Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Festival del vino 2016 - D. O. Somontano
Paco Milla
A pie de calle
Francisco Milla nació en un pueblo de La Mancha, "de roja tierra, bella plaza y escenario de comediantes". A los diecisiete, la vida le regaló dos cosas: un buen trabajo y un sueño por cumplir. Eligió el sueño. Se prometió asentarse allá donde le enviaran a hacer el servicio militar. Ya son 25 los inviernos pasados en tierras regadas por el mar cantábrico, cumpliendo –como dice Coelho- su "leyenda personal". No sabe si me equivocó al dedicarse al deporte -"excluyo por tanto el fútbol", afirma- pero colaborar a hacer fuerte al débil le pareció una buena ocupación. Cada día se hace una pregunta: "¿Será mejor ir y volver o nunca haber ido?" Ahora se dedica a juntar letras en tiempos muertos, y elije siempre los caminos más “fáciles”. Firma con pseudónimo o con segundo apellido porque "¿qué culpa tienen mis descendientes de mis vómitos sobre blanco papel?" Rudo y poseedor de una basta cultura (con “b” de escasa), le preocupa más que el lector entienda lo que dice, que si lo dice de bella forma. “Cuando quieras algo, levántate, ve y lucha por ello”, es una frase que le suena bien.

Blog/Web: http://www.miciudadreal.com/blog/pabormi/
Email: pabormi@hotmail.com
Paco Milla
Últimos textos publicados
Teresa Forcades y las campanas por la Gripe A
Paco Milla
Recibo en mi buzón, un correo que contiene un enlace. Una vez “clikado” aparece una monja de sobrio aspecto.

Pensé (somos muy dados a ello) que en el video, me hablaría de los rezos mañaneros, de la abnegación con la que cuidan de ancianos y enfermos o de la receta de las magdalenas, o quizás de los bordados que confeccionan pacientes manos de pacientes mujeres, que una vez conseguida la paz interior, incluso la demuestran. Pero no, esta religiosa nos habla de la gripe A y de la conveniencia o no de la vacunación.

La grabación es larga, pero no tiene desperdicio. En los primeros 2 minutos nos damos cuenta que una doctor/a en medicina (de lo/as competentes, me refiero) puede hacer un video, dar su opinión sobre vacunaciones, e incluso hacerse desear como una gran ministra de Sanidad vestida con un habito, un traje de paracaidista o traje regional cualquiera si este es su deseo.

Porque lo importante es lo que dice y como lo dice. Incluso si me apuran... busquen en lo que NO dice.

Les doy un dato, para que no parezca que esta mujer se está metiendo en camisas de once varas, en vez de dedicarse a cantos gregorianos: en la región donde habito, el gobierno regional “aconsejó-autorizó” a los médicos que se vacunaran contra la gripe A, ya que nadie mas que ellos estará mas expuesto al riesgo de contagio y ¿saben ustedes que contestaron los interesados?: ¡Tururu!.-también llamado trompetilla- gesto y sonido que suele ser equivalente a contestar: ¡pontela, pónsela... tu!.

Si pasados unos meses, la tormenta es tan bestial como anuncian, me tendré que comer estas “palabricas”, pero si los que de esto entienden, son reticentes a la vacunación... por algo será.

En fin , lo dicho: quiero una Ministra de Sanidad como esta mujer y ¿saben el motivo?... me creo lo que dice, porque ella misma se lo cree y lo transmite de dentro a afuera. O es muy buena actriz o muy buena doctora o simplemente una cabeza engrasada que basándose en sus conocimientos, decide, opina y toma decisiones.

El enlace es este, disfrútenla: http://www.vimeo.com/6790193

lunes, 19 de octubre de 2009.
 
El Doctor Mateo Vs. San Martín del Sella
Paco Milla
Para Leonardo Nardo Darocha, al que todos llamaban Leo Nardo, fue una difícil madrugada, ya que un sueño insistente le estropeó el suyo propio. Dado que era domingo, no le importó en exceso y una vez desayunado se sentó ante el teclado, apartando el periódico del día con el dorso de su mano.

Decidió plasmar la pesadilla recientemente vivida en unos folios, e impaciente escribió:

San Martín del Sella y un tal doctor Mateo...

¡Ambos son ficticios, oigan, no existen y sin embargo... hablamos de ellos!

El doctor Mateo continua “ascendiendo”. Efectivamente, créanme que es así. Esta misma mañana a poco de amanecer y disfrutando de cómo nace un nuevo día en San Martín del Sella, en la misma puerta del hotel, aparece el Doctor Mateo, resoplando y a mi pregunta directa:

-Buenos días...¿cuesta... la cuesta? ... me responde contundente: ¡su... “fruta”... madre!... o algo parecido a esto, que no entendí bien.

(Lo que añadió a continuación no lo diré, porque... nunca se debe contar todo.

Si así fuera, ustedes sabrían tanto como los que nos levantamos a las 6.30 cuando la amiga Alex o el amigo Ivan tienen a bien convocarnos como figurantes, que ya con esta son dos temporadas y unos cuantos días. Gracias a ellos, he interiorizado las ilusiones de mis descendientes, en vez de ser al revés).

Por este motivo digo que Mateo continua “ascendiendo” y es que en este pueblo es imposible hacer lo contrario. Dicen que hay muchas cuestas, muchas pendientes de no se que tantos por cientos. Mentira. No lo crean. Cuesta, lo que se dice cuesta... solo hay una, pero es tan larga que rodeas, serpenteas, fintas o disimulas y siempre vas hacia arriba.

Los lumbares te avisan intermitentemente de que has de parar a descansar. Fíjense que una vez vi algo parecido a una bajada y aquella carretera me llevó hasta el “Mirador” y Capilla de San Roque que reina lógicamente en la parte mas alta de la villa. Y no olvido aquel día que dejé el coche en punto muerto y aparecí en el espigón, que menos mal que los frenos funcionaron.

Una locura, oigan. Cuando vengan por aquí, lo entenderán.

Fíjense que Lastres me recuerda a la academia de Policía de Ávila. Hace años estuve 22 días allí “encerrado” en un cursillo y alguien me explicó que dicha escuela, había sido “plantada” en mitad del bosque con una única función.

Estudiado con premeditación, nocturnidad y alevosía, el diseñador había distribuido el edificio de aulas, las compañías, piscina, comedor y resto de instalaciones, pensando que los futuros agentes, al cabo del día, se vieran obligados a cumplir un numero elevado de kilómetros para llevar a cabo todas las obligaciones y/o actividades que habrían de desarrollar durante una jornada lectiva.

He llegado a pensar que hacer un relato de personajes ficticios y sitios imaginarios era cosa de locos, pero hoy he descubierto la simbiosis perfecta.

Desde la pescadería, al lado del “barrigón”, he sido testigo de cómo los turistas acceden sin necesidad de permiso alguno al rodaje de la serie y digo los turistas porque fue lo único que me llamo la atención. Eso es lo bueno... ¿y saben porque?.

Porque los vecinos siguen a lo suyo, a su vida diaria, habiendo asumido, arropado, abrazado, interiorizado y normalizado, que una de las variadas actividades que se desarrollan allí cada día, es el rodaje de una serie para la tele.

Es mas, los habitantes mismos han diseñado carteles para que los turistas no tengan necesidad de preguntar continuamente por los lugares mas emblemáticos que ven a través de sus pantallas.

“Casa del Doctor Mateo, escuela, consulta, comisaría, etc, etc”.

Hoy me decía una compañera figurante, nativa de San Martín, que este era un “pueblo fantasma” antes de la serie y que el azar había venido a visitarles en forma de medico barbado.

Los amaneceres en un pueblo fantasma, forzosamente han de ser especiales y mas aun cuando las nubes tapan el sol, pero dejan un hueco por donde este se filtra y se refleja en el mar, cosa que hemos presenciado y fotografiado.

Lo del faro es cosa aparte (como el faro mismo ) que reina sobre los acantilados de afilados perfiles en uno de los parajes mas bellos contemplados por humanos ojos.

¿A que nunca asistieron a un concierto a las 8 de la mañana en la playa, pariéndose a la vez un soleado día? Pues eso les ocurre porque no visitan ustedes San Martín, que si, que si, se lo juro. ¿No me creen?.

Pregúntenle al Tom, el de la taberna, aquel de la grave y whiskera voz, que dibuja la arteria en su cuello, casi recitando el guión con marcado acento porteño: “solo somoh cuatro amigoh músicos, que tocamoh con la mihma ilusión que hase 20 añoh”... le faltó “desir”... ¡boludos!.

Ya auguro que la próxima canción del verano será: “te quise mas que a mi... birra” compuesta lógicamente por Tom e interpretada por su grupo de “jóvenes promesas”.

No hace mucho, me decía Tom muy temprano: “musho madrugah para repartir la leche (de la Sentral Leshera Ahturiana, claro) y yo le contestaba: “pues ya es la tercera entrega del día, mi mujer me dice que me apunte a un gimnasio... pero no se para que, con lo que me muevo cada jornada” ya lo verán ya, que yo se que lo verán.

Ustedes no tienen porque entender todo lo que aquí les pongo, pero si siguen la serie lo acabaran comprendiendo. Pero sigamos con el sueño:

Cuando estando en plena “acción” suena el reloj de la torre , antes se escuchaba “corten”, pero ahora los directores dejan que los talan, talan se filtren en lo grabado, permitiéndoseles la presencia por derecho propio. Son las campanadas del pueblo, ellas deben estar, como las gaviotas, las pendientes y las banderas a la salida del hotel (primer paisaje que contemplan los participantes en la serie cada mañana, sean conscientes de ello o no).

Los turistas buscan frenéticamente las camisetas que regalarán a sus seres queridos para demostrar que si, que San Martín existe y el Mateo también, aunque todos sepamos que solo es un invento de unos guionistas que fabricaron un sueño, un sueño, ni mejor ni peor que cualquier otro, al que algunos hemos tenido acceso y podremos contar a los nietos. Si quieren que les diga la verdad, cuando acudo a San Martín, se me olvida la crisis. Ya comprenderán que todos tenemos sueños diferentes, estos son los míos, los de Leo Nardo, que soy yo y con ellos he de vivir. . Es una terapia. ¿Por qué no lo intentan???

¿Qué como lo encontraran me dicen?... es fácil, solo deben seguir la luz del faro de... ¡San Martín de... Lastres, cerca del Sella, muy cerca!.

El resto es cosa del Google. Hasta otra. Sean felices.

P:D: “Te quise mas que a mi vida” no lo olviden... cuando la escuchen no podrán creer que es la canción que cantarán con sus nietos dentro de... años. ¿Se apuestan algo?

jueves, 8 de octubre de 2009.
 
A mi madre, sin que ella sea consciente (a mi pesar)
Paco Milla
Ustedes ya me perdonarán, ya se que los asuntos familiares se lavan en casa, (como los trapos sucios), pero es que tengo un hermano al que no aguanto y tengo que contarlo. Dicen que es mi gemelo, pero eso solo sería cierto si yo fuera un asqueroso humano al que los sentimientos le pueden. El XXI, no será, no puede ser un siglo sentimental.

Hace poco le dio por escribir y sin que él se entere, les añado lo que se propone decir ante el publico asistente, en un certamen en el que (equivocadamente sin duda), le han concedido algo parecido a un premio.

No se lo pierdan. Ja, ja,ja, menudo soplagaitas. Lean la desfachatez del semi-anormal y juzguen ustedes mismos:

“Señoras y señores: buenas noches y ya me perdonarán si les digo que han sido engañados.

Ustedes han venido a escuchar preciosos textos de cultos autores que esta noche han sido galardonados, pero yo les traigo un vomito, otro mas.

Ya que me han brindado la oportunidad de unos minutos “a pie de micro”, les pediré que sonrían en este principio y se esfuercen es ser capaces de seguir haciéndolo hasta llegado el final. Esto es lo mas importante, sonrían durante solo 4 minutos.

Ese es el reto que me he planteado, les ruego que lo asuman ustedes también como tal y confió en que juntos lo conseguiremos. Ya se que estoy frente a este atril para leerles un relato premiado y que he de ceñirme a un tiempo máximo, para que los organizadores no se vuelvan locos o me corten el sonido, pero antes déjenme contarles una paradoja muy breve.-

Siendo yo un mero feto fácilmente abortable y por tanto por vía genética, heredé facilidad para la dinámica. Por ese motivo, durante la infancia y juventud , esa fue mi mayor virtud y quizás la única.

Mis padres lo aplaudían, pero un día noté en la mirada de mi madre que si alguna vez yo era capaz de recibir un premio cultural, ella estaría realmente satisfecha. Lo del deporte, estaba bien, pero…

A los diecinueve volé de casa, pensando que era el momento de probar mis alas. Mi madre se convirtió en una voz, que yo semanalmente escuchaba por vía telefónica, a través de un cable enrollado que acabé identificando como un cordón umbilical imaginario, que me animaba, que se preocupaba, que lloraba, que de la distancia se lamentaba y que decía que me añoraba.

Una vez al año la he visitado, sin faltar uno. La distancia y las obligaciones nos separaban y la similitud de carácter y por tanto desencuentros en mi edad difícil producían silencios que ella llenaba con lagrimas y yo con reproches por escucharla llorar con tanta facilidad.

¿Continúan ustedes sonriendo? Háganlo por favor, recuerden que es un reto. Mantengan la bendita sonrisa unos segundos mas.

A los cuarenta, me dio por escribir, aun no se el motivo…¡para vomitar, supongo! Sé que nunca seré un escritor brillante, pero ¿saben lo que me llena de orgullo?… el primer premio literario que me concedieron lo celebró como si fuera el Nobel, llamó a todas las vecinas, superó con creces la media de gasto telefónico mensual y visitó la tumba de mi padre para contárselo. Entenderán la importancia de esto último, si les digo que ella es de las que opinan que “hay que honrar y apreciar a la gente en vida, porque las visitas al cementerio solo son monólogos que lleva el viento”.

Es muy difícil ser querida por casi todos en un pequeño pueblo, pero lo consiguió. Cuando emigró lo volvió a conseguir el sobresaliente en relaciones publicas y ayuda al que lo necesitaba y al que no. Mi madre se levanta cada mañana para ayudar. Un vicio como otro cualquiera. Ese ERA el arte que ella DOMINABA, el mas valioso y el mas silencioso.

Ustedes pensarán que ella ya no está, por insistir en el tiempo pretérito, pero no es así.

Ella está, solo que en este mes de julio del año en curso, es la primera vez que cuando le abrazo la cara entre mis manos, su mirada está perdida. No sabe si mirar a los míos o a un señor que se interpone entre nosotros al que yo llamo Alzheimer de apellido y maldito cabrón de nombre. Demencia senil, micro-infartos cerebrales… ¿que mas da el nombre?

¡Madre, que me han dado un premio!, - le digo- y ella me mira como si me pidiera un caramelo y tuerce la cabeza, posando su mejilla en mi diestra y cerrando los ojos agradeciendo el apoyo, de la misma forma que yo haría de pequeño cuando ella me regalaba sus caricias y me atraía hacia su pecho del que yo mamaba vida ¿qué si no es el cariño de una madre sino vida y protección?
Ochenta y cinco son muchos, pero mis alas me separaron treinta de ella., habiendome parido a los cuarenta. ¿Para que quiero una madre si ya soy mayor? - me dije- y me fui.

Fíjense ustedes en la paradoja que les decía al principio. Ahora que puedo ofrecerle lo que ella deseaba, ni me oye, ni me escucha, ni comprende.
Ella solo apoya su mejilla en mi diestra y parece sonreír, mientras unos finísimos hilillos de agua resbalan desde sus ojos, hasta mis manos. Tengo pañuelos guardados con sus lagrimas y hoy me he preguntado ¿desde cuando un cerebro ya fallecido es capaz de llorar?

Ella… “se fue” meses atrás y me siento huérfano, pero… ya van dos días que ella apoya su cara en mi diestra… y sonríe.

¿Y ustedes…? ¿Continúan sonriendo?

Oigan, el texto que hoy debería leerles es lo que menos importa, lo que quiero pedirles es que si tienen madre aun, vayan a su casa y la besen, la besen como nunca lo han hecho.

Si ella ya no está, dedíquenle cinco minutos antes de dormirse hoy, recuerden su sonrisa, sus mimos, sus caricias, sus noches en vela, esperando por sus adolescentes despertares al mundo discotequero, cuando ustedes llegaban a casa y ella haciéndose la dormida preguntaba: ¿qué hora es? y usted contestaba: “las dos y cinco” y ella pensaba: “efectivamente, las seis y veinticinco”. Mi chico viene bien, porque tampoco se ha equivocado en tanto.

Y a los cinco minutos usted creía notar, como unas imaginarias manos le arropaban y remetían las sabana bajo el colchón y desde algún sitio, con eco incluido se escuchaba “para que mi niño no se constipe, asístenos San Felipe”.
Cuando nos fuimos de su casa para acudir a nuestro domicilio habitual, le dije: madre, que te quiero mucho y ella o en su mundo o en el nuestro me contestó: ¡yo te quiero mucho mas, porque soy tu madre!

Si ustedes han notado a lo largo de estas líneas que llovía, quizás estén en lo cierto, porque algo de agua se interpone entre ustedes y yo.

¿Siguen ustedes sonriendo? Pues he de decirles que ustedes han vencido, No se crean blandos o merengones si en algún momento dejaron de hacerlo.

La vida les demostrará que el merengue tiene el poder de abrir el tórax, de armadura protegido y enseñar el corazón. Por una madre eso y mucho mas… ¿oigan, les he dicho que la mía apoya su mejilla en mi diestra y sonríe mientras cierra los ojos? Ahhhh ¿cuántos minutos cree usted que ha dedicado la suya a observarle cuando era bebé, para comprobar si respiraba? “SE LO DEBO.” TE LO DEBO MADRE. Apreciados asistentes a este acto, ya pueden dejar de sonreír si lo desean. A partir de ahora hagan lo que estimen oportuno. Gracias”.

¿Qué les dije? ¿A que parece que vomita cuando escribe? Lo dicho, un asqueroso sentimental. Un hombre del pasado. Saludos. Sean felices.

martes, 22 de septiembre de 2009.
 
 
Endurecimiento de penas para depredadores
Paco Milla
martes, 8 de septiembre de 2009.
 
El Cebrián. La Rosa de los Vientos. Fuerza y valor
Paco Milla
miércoles, 2 de septiembre de 2009.
 
Asturias pequeñina, Gijón grandón
Paco Milla
lunes, 27 de julio de 2009.
 
Bateo de oro en Navelgas
Paco Milla
domingo, 26 de julio de 2009.
 
El temible poder de un incompetente
Paco Milla
jueves, 16 de julio de 2009.
 
Celebrar la vida
Paco Milla
miércoles, 24 de junio de 2009.
 
Guardiola, su problema y la ecuación astur
Paco Milla
lunes, 8 de junio de 2009.
 
El fin de la crisis... por fin (remedio infalible)
Paco Milla
viernes, 29 de mayo de 2009.
 
Cosas que no se entienden (a fecha de hoy, claro)
Paco Milla
viernes, 15 de mayo de 2009.
 
El rugido del Molinón
Paco Milla
lunes, 4 de mayo de 2009.
 
Mansin, Paca, Tola, Furacu y el alto precio de la fama
Paco Milla
lunes, 20 de abril de 2009.
 
Corín, una escritora con carácter, den... tellado
Paco Milla
miércoles, 15 de abril de 2009.
 
Teatro... ¡Puro teatro!
Paco Milla
viernes, 27 de marzo de 2009.
 
La cruz de Penélope... Cruz
Paco Milla
sábado, 7 de marzo de 2009.
 
El Doctor Mateo, el Alquimista y el Guionista
Paco Milla
sábado, 28 de febrero de 2009.
 
La prohibición sobre el tabaco y la "mala pata"
Paco Milla
lunes, 16 de febrero de 2009.
 
Amor de sólidos troncos, en tineo
Paco Milla
miércoles, 11 de febrero de 2009.
 
La niña que silenció al mundo con 12 años
Paco Milla
sábado, 7 de febrero de 2009.
 
La plaza del pueblo y Wall Street (Semejanzas)
Paco Milla
jueves, 5 de febrero de 2009.
 
La educación infantil y la rama del sauce (padres, profesores, entrenadores)
Paco Milla
sábado, 24 de enero de 2009.
 
Abuelos drogados, nietos esnifados
Paco Milla
jueves, 22 de enero de 2009.
 
Hubo un tiempo de códigos. El bushido ha muerto
Paco Milla
miércoles, 14 de enero de 2009.
 
Hoy por hoy, entiendo la crisis
Paco Milla
martes, 13 de enero de 2009.
 
La competición (in) y la autovía del Huerna
Paco Milla
miércoles, 24 de diciembre de 2008.
 
Archivo
16/12/2008 24 días de invier... (perdón) de infierno
03/12/2008 Vivir en el valle, acorta la vida... (Inconformismo)
22/11/2008 A los cuarenta y cambiando gormitis (normales, anormales y post-modernos)
15/11/2008 ¿Salud (humana-planetaria) o progreso? (Cenizas del cielo y efecto llamada a esnifadores varios)
11/11/2008 Niños sin infancia... en el pueblo (memoria histórica)
08/11/2008 La paridad... ¿un insulto a la mujer?
27/10/2008 De "mosquitos" de octubre a "la insoportable levedad de la lluvia norteña"
22/10/2008 El comprador, con el pijama de rayas
07/10/2008 "Picoleto" por ocho horas, o Guardia Civil por lo civil
30/09/2008 Padres e hijos, posts, kbeñes, blogs, fruteras, gladiators, vida...
25/09/2008 Con la crisis... ¡También podemos!
17/09/2008 A estos ciclistas que los fusilen al amanecer
06/09/2008 Editoriales, librerías o colegios... ¿robo, expoliación o hurto?
23/08/2008 Sé lo que hicisteis el último... invierno
20/08/2008 Phelps, Nadal, Bolt y Usted. Máquinas contra humanos
04/08/2008 Peseteros y mercenarios
26/07/2008 Si buscan oro, vengan a Tineo
19/07/2008 Bruce Springsteen y violencia "aprobada"
09/07/2008 Nadal: La bestia golpea de nuevo
30/06/2008 España, la bandera y el abuelo Aragonés
27/06/2008 Deporte en vena: cree y vencerás
21/06/2008 A-preciado, lágrimas de primera y navajazos del Molinón
14/06/2008 Nunca le mencione a un árbitro su país de origen
07/06/2008 Y pobre del que quiera robarnos la ilusión
31/05/2008 Si no se queja... ¿de qué se queja?
24/05/2008 ¿Compañerismo, corporativismo o delincuencia?
17/05/2008 Autoestima infantil y Alonso... ("fre-nando")
11/05/2008 Manual de instrucciones para tratar con funcionarios
10/05/2008 Pasillo sí, pasillo no
02/05/2008 Filosofía popular (el arte de ganarse el respeto)
26/04/2008 Al poder, ahora, que tienes mujer
19/04/2008 A los que...
05/04/2008 Cuando te encierres con un gato...
29/03/2008 Crónica de una muerte anunciada
14/03/2008 Lucifer... ¡también vota!
08/03/2008 Colores urbano-políticos y las posibles mezclas
01/03/2008 Reverencia a los nuevos dioses
23/02/2008 Fuenteovejuna dijo... ¡No!
16/02/2008 Hoy... ¡No fui al Corte Inglés! (mea culpa)
09/02/2008 Los "cajones" de Ángel González y los "cojones" de Quini
02/02/2008 Aire fresco, se filtra bajo la puerta
28/01/2008 Vender al mejor... ¿impostor?
26/01/2008 Humanos a extinguir
19/01/2008 Un partidillo en el pasillo
12/01/2008 El fuego “amigo” y daños colaterales
06/01/2008 El llanto sonriente y los Reyes Magos
28/12/2007 La educación y... los cachetes que no dimos
22/12/2007 Los telecentros y las mini-transferencias
15/12/2007 La lecha y la... mala leche
08/12/2007 El Pere... y el resto de los mortales
01/12/2007 Fernán Gómez... se nos murió el abuelito Alfit
24/11/2007 La venganza que eriza el vello
17/11/2007 Los microsomos... 'nos ponen'
10/11/2007 A las puertas del crudo invierno
03/11/2007 Alonso padre, Alonso hijo y el Espíritu Santo
27/10/2007 A veces oigo voces. A veces veo sombras
20/10/2007 Fernando Alonso, la psique perfecta y el fallecido Puerta
13/10/2007 El eco de tu voz
07/10/2007 Olor a polvo de tiza
29/09/2007 Unificación de criterios... el kit de la cuestión
 
Quiénes somos  |   Qué somos  |   Contacto  |   Aviso Legal  |   Creative Commons  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris