Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Cruel humanidad: Abortar es asesinar

José Luis Palomera
Redacción
jueves, 17 de julio de 2008, 04:28 h (CET)
El cruel asesinato de seres inocentes = alborto, resulta para la "sabia humanidad" del goce y el derroche, un mero tramite jurídico moral. Se trata de preservar su bienestar personal a la vez que dar "sabia legalidad" a sus viles asesinatos.

Legalidad que otorgan determinados derechos a la madre que se puso debajo del padre por los cuales un ser humano en sus primeras facetas, un recién ser carnal, un Ser Vivo, puede evacuarse a gusto modo y capricho al vertedero inmundo de la ídem humanidad...

"El Aborto es el más cobarde y vil de todos los asesinato".

Desgraciadamente no se podía esperar otra cosa en una sociedad, la actual donde abunda las bazofias humanas -mezcla de viciosas heces y otros desechos cerebrales-.

Estos memos irresponsables una vez copulan, al parecer se enteran de que copular sin responsabilidad acarrea engendrar vida humana. Luego, cuando no ven otra salida, cuando saben de las responsabilidades que supone tener un hijo se desprenden del mismo con la más cruel de todas las cobardías universales cual es " asesinar a sus engendros, repito, asesinan a sus engendros.

La responsabilidad que todos los seres vivos tenemos para los que han de venir paso a mejor vida, la cuestión lo que mola lo que se lleva es cohabitar sin más interés que obtener placer "que se lleve el diablo al mundo entero, total, para dos días que vivimos...”

El Aborto como tal es un engendro legal de la sabia e interesada humanidad. Un cruel invento de arte y parte, un veredicto de vivos, una resolución legal donde sin contar, lógicamente, con las Vidas a las cuales dicha ley permitirá asesinar con la mayor de las agravantes conocidas y por conocer, se toma para si la Absoluta Potestad de decidir quien debe nacer o no quien debe vivir y quien no...
Demencial, inmensamente demencial la actitud mental de esta raza llamada humana.

Raza cuyos seres son los menos humanos de todo los seres vivos. Raza que un buen día descubrió “ como abortar la vida de otros sin pender la suya, sabio ingenio además de un espléndido negocio.

Poco importó el hecho de saber que en el preciso momento en que las partes imprescindibles para engendrar alcanzan forma de cigoto, es vida, repito, clara y llanamente sin más expresiones de pulcras letras: Una vez los fragmentos precisos para crear vida se adhieren y laten al universo de los vivos, es VIDA.

Vida tan importante como el ser más importante nacido o por nacer en toda la humanidad, es vida con tanto o más honor que majestad o cristo alguno nacido entre los humanos con tanto y más derecho que cualquier otra vida, con la mayor de la dignidad, aunque sólo sea un efímero renacuajo. Un renacuajo idéntico a lo que fuimos los hoy vivos, una mente intacta en la más absoluta nimiedad carnal con tantas o más ansias de nacer al mundo- una vez fue engendrado- como todas las ansias juntas por vivir de los que hoy vivimos.

La Vida no se halla en el mundo de los espermatozoides ni en las entrañas del óvulo femenino, en todo caso se hallan los componentes precisos para el engendro de vida, estos ni son perentorios ni mucho menos urgentes. Se puede engendrar o no pero si se engendran la responsabilidad es absoluta e ineludible, puesto que los individuales orígenes han sido mezclados de modo, uso, y forma precisa para tal fin.

La práctica de la copulación entre humanos no lleva implícita engendrar vidas.

Por otro lado es preciso saber o hacer saber a los que se amanceban que el ser que fecunda, si así sucediese, no les solicitó, no les exigió, ni les imploró ser fecundado.

Únicamente cuatro cosas son imprescindibles para subsistir como carne humana: beber, comer, dormir y defecar, copular siendo necesidad no es vital mientras que engendrar, sin ningún género de duda, es evitable. Aquello que es posible eludir,actualmente de forma fácil, y no se evita, cual es crear vida, la mayor virtud de todo ser terrenal, supone para los individuos que así lo hicieran ineludible responsabilidad ante el Universo, la Tierra y los seres vivos entre ellos los humanos.
Si se engendra vida es porque no se quiso evitar, no se evitó, o no se tomó precaución. Luego entonces no es lícito asesinar a la vida que creamos porque no se deseaba engendrar, si así se hiciera una vez formado el cigoto se está asesinando a un ser humano vivo y quienes asesinan son unos asesinos ya sea muy madre, muy padre o santo espíritu erinas.

Por otro lado el patético trailer actual de que las “niñas y no tan niñas” no estaban informadas, estaban drogadas, borrachas, o son memas del bote, no cuela en inteligencia alguna ya que quien sabe copular, también sabe que los niños no los traen las cigüeñas...

No es lícito ni humano que las irresponsables actitudes de muchas y muchos, producto en cientos de casos de eructos y drogas y otras calenturas de braguetas, las tenga que pagar una recién vida con la muerte.

Piénselo bien humanidad ,si es que en verdad son ustedes humanos, no es inteligente, ni legal, ni lógico, ni tan siquiera permisible a pensamiento alguno, dar legalidad, por mucha democracia y otras libertades producto de su interesada sabiduría, al hecho por el cual un ser que habitaba entre los ciclos del tiempo allí donde antes de nacer habitábamos todos, sea obligado a formar carnal vida y una vez dentro de la espiral que otorga vida se le de muerte sin la más mínima oportunidad de poder defender su inalienable, una vez se le forzó a vivir, derecho a la vida.

Yo no tengo duda alguna y digo que quienes frustran, quienes malogran una vida con la más brutal y sanguinaria de las agravantes conocidas cual es gratuitamente engendrada para posteriormente destriparla, son unos viles asesinos, repito, viles asesinos y sin duda el Universo se lo tendrá en cuenta.

La vida, cualquier rastro de vida, y más cuando es producida por nosotros mismos, ya sea “ porque sí” o “porque no”, “porque vino, o no vino”, “por un rato tonto o un tonto rato” no debe, ni puede, ni tiene porque pagar con su muerte las funestas actuaciones de otros vivos...Quien así lo haga, quien lo esté haciendo, que sepa que está asesinando a conciencia de que asesina.

Como ya he dicho para crear vida humana es preciso macho y hembra, que los mismos decidan copular, además de una actitud despreocupada a la hora del coito, es decir, al menos tres imprescindibles cuestiones que no son ni obligadas ni precisas para salvaguarda la vida propia. Luego no vale disculpa alguna, repito, no vale disculpa alguna que pueda dar legalidad humana a un hecho absolutamente falto de humanidad.

En todo caso, el alborto tendrá defensa moral, nunca legal, cuando existan violaciones comprobadas, peligro patente y latente para la madre y deformación exagerada del feto. O lo que es lo mismo, cuando la hembra no participe voluntariamente, cuando el peligro de muerte de la madre y el feto sean potenciales y por último cuando el feto padezca deformaciones incurables e insoportables para el mismo.

A quien por humano desee saber qué significa humanidad diré que
la humanidad se nutre de humanos, la historia de la humanidad de inhumanos, los recién nacidos de sus Padres, los recién muertos de nuestras maldades y los difuntos de nuestras facultades.

La vida no nos rogó, aduló o inquirió para que la forjáramos en carne terrenal, luego una vez engendrada, una vez llamada voluntariamente no poseemos potestad alguna de eliminarla, si lo hacemos, cometemos el mayor asesinato universal, cual es crear vidas como si fueran churros, producto de irresponsables, estúpidos y majaderos comportamientos para seguidamente calcinarlas en el terrenal y cruel infierno de provecho bienestar propio.

Asesinos, sí, crueles asesinos, son aquellos que participan de una u otra manera en eliminar a un ser humano tan digno como el más puro ser Universal nacido o por nacer.

Importante; no soy periodista ni mucho menos escritor, tampoco tengo licencia alguna en letras o ciencias, estrictamente soy Licenciado en Filosofía del Pensamiento Inteligente.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris