Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Cesta de Dulcinea  

Agua, arroz, y patatas (y III)

Nieves Fernández
Nieves Fernández
domingo, 1 de junio de 2008, 05:24 h (CET)
Nunca acabé de entender lo de regalar o tirar alimentos como si de una especie de huelga a la japonesa se tratara. Ayer, viendo cómo los pescadores regalaban en Madrid las pescadillas, al público mayor que hasta las camionetas, venidas de los puertos pesqueros, se acercaban, comprendí por qué prefieren venir a Madrid a hacer huelga y pescar la noticia de que el pescado se regala como símbolo de desagravio, para que entendamos que el regalo lo hacen en su puesto de pesca todos los días. Bien saben que no sólo es el precio del gasoil el que sube sus gastos, también es comprobar que el pescado está demasiado caro en los supermercados y que, de ese precio, ellos apenas sacan beneficio para sus barcos.

Pero no era de pescado de lo que quería hablarles en esta terna de alimentos que siempre se han de tener a buen recaudo en las despensas, ya sabemos de su pronta caducidad fuera del frío o del hielo, sino de la patata, de ese alimento tan socorrido que aguanta todo el año en la despensa sin necesidades especiales.

No es casualidad que este año de 2008 se celebre a nivel internacional el AIP o Año Internacional de la Patata o como dicen en la tierra de origen, el Año de la Papa. Al aumentar el precio y bajar la producción de otros alimentos como el arroz o el trigo, los ojos del mundo se vuelven hacia la patata y en zonas donde este tubérculo es menos conocido se está intentando introducir la patata como salvadora, no ya de unas cuantas familias, sino de millones de habitantes de países pobres amenazados por la hambruna ante la inminente crisis que se avecina.

En Perú ya se invita a consumir pan hecho con harina de patata que no sabemos cómo ha de ser eso, y en China va camino de convertirse como el principal cultivo del país. En la India piensan doblar su producción para asegurar el cultivo patatero.

Un alimento tan humilde como la patata puede convertirse así en el alimento del futuro. La patata cultivada en Los Andes desde hace miles de años y traída por los españoles a Europa se ha generalizado ya en todo el mundo y el mundo sigue apostando por su cultivo ahora que ve que los víveres peligran.

La patata puede convertirse en el alimento universal por excelencia, gusta al niño, al mayor y a la persona de todas las edades, además se presta a ser cocinada de variadas formas. De ella se aprovecha casi todo su fruto y da mucha energía, se acompañe o no de otros alimentos más nutritivos. Aporta vitamina C, calcio, proteínas y potasio, vamos la solución a los problemas alimentarios del mundo. Junto con la leche, la patata es el alimento amigo de la infancia, recuerdo que siempre me produjo sorpresa la siembra de la patata, ver cómo enterrando un trozo de patata bajo tierra y pisándola con fuerza haría que en unos meses naciera la planta que también bajo tierra iba a guardar el tesoro de la buena patata.

Me cuentan que para la Eurocopa a celebrar en Suiza están importando una buena cantidad de patatas, ideal para dietas deportivas y pensar que hasta el siglo XVIII pensaban de ella que era un producto tóxico. También la patata ha sido regalada y tirada en plazas y carreteras como esta semana le ha ocurrido al pescado fresco. Nunca el agricultor ha estado bien pagado por regar y recoger el tubérculo, antes se ha escandalizado del precio que tomaba en los supermercados.

Pero no sólo la rica patata nos llega en este 2008 como alimento sustitutivo de otros cereales para erradicar la pobreza del mundo, también será motivo de fiesta, en los países andinos ya lo están festejando con collares hechos de patata y otros muchos eventos. Por aquí, por nuestras tierras, no se pierdan los festejos que se celebrarán en poblaciones típicas patateras, hablo de uno de los pocos sitios donde tienen un monumento al patatero o cosechador de patatas. La cita es septiembre y el lugar tradicionalmente patatero, Torralba de Calatrava.

Con agua, arroz y patatas es posible andar el camino. Tres productos básicos. Y que no falten.

Noticias relacionadas

¿Será Sánchez capaz de pensar en España?

“Es evidente que el espíritu de consenso que inspiró la transición democrática está definitivamente enterrado”

Los candidatos a primer ministro se reducen como huevo

Si Johnson sale electo primer ministro él no ha de tener para nada fácil el nuevo terreno

¿Nueva evangelización?

¿Cuesta mucho decir: Sólo Jesús salva?

¿Quién elegirá al nuevo gobernante de UK?

​Al final va a ser la militancia conservadora la que elija al nuevo primer ministro

​El valor y la noble vocación de la política municipal

La política en general, hoy puesta en dudas con el telescopio de los hooligans de la verdad absoluta, es un mal negocio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris