Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Sobre el artículo de Isaac Bigio sobre el Tíbet

Lobsang Tubtor
Redacción
martes, 8 de abril de 2008, 13:51 h (CET)
Remito esta carta a los responsables del Diario siglo XXI como responsable de lo publicado y a la fundación Casa del Tíbet para que tengan constancia de las barbaridades que dice el Sr. Isaac Bigio.

Me llena de dolor y tristeza ver como personas muy lejos de estar bien informadas y desconocedoras de un tema tienen el valor de escribir en su medio de comunicación.

Le escribo en negrita insertando mis respuestas, que tenga a bien a considerar poder publicarla, si no ya lo publicaré yo en otros medios.

____________________

http://www.diariosigloxxi.com/texto-diario/mostrar/32831

Tíbet y las olimpiadas

Cinco meses antes del inicio de las olimpiadas en Agosto, Beijing viene siendo jaqueado por diversas minorías nacionales. Mientras Taiwán contempla un referendo para proclamar oficialmente su separación de China y entrar como tal a la ONU, en el Tíbet se han iniciado una serie de protestas.

Estas últimas vienen acaparando muchos titulares en la prensa mientras que en Occidente éstas son utilizadas para buscar presionar al gobernante Partido Comunista para que vaya liberalizando el sistema político y económico del principal régimen ‘socialista’ que hay.

Serían merecedores de una Olimpiada si respetaran los derechos humanos y el medio ambiente

El Dalai Lama, la autoridad política religiosa que tuvo Tibet hasta antes que él se exilie en India en 1959,acusa a China de haber asesinado a un centenar de sus compatriotas. Sin embargo, The Economist, el único medio occidental que ha estado presente en Lhasa, duda de la certeza de esas cifras o que se haya producido una masacre como la de Tien Nam Men en 1989.

Si lo desea, se puede conseguir documentación y fotografías de los Cadáveres Tibetanos. Más de 100. www.flickr.com/photos/7311664@N04/sets/72157604259898259

Mientras Beijing acusa al Dalai Lama de impulsar a sus fieles y monjes budistas a hacer violencia y saqueos contra los comerciantes chinos musulmanes del Tíbet, él replica que no quiere afectar a los juegos olímpicos ni que éstos sean boicoteados. El plantea que no quiere la independencia de su país sino que éste tenga mayor autonomía y se le permita a regresar allí para ocupar su anterior liderazgo.

El Dalai Lama se retira del cargo y se dedica a su lavor monástica.

El Dalai Lama no habla de un genocidio físico sino cultural contra su pueblo, aunque los maoístas retrucan que ellos no quieren eliminar a la lengua, alfabeto y nacionalidad tibetanas sino evitar que los sacerdotes budistas mantengan a una de las sociedades más teocráticas, medievales y atrasadas que había.

Claro, qué van a decir los Chinos.

Si el Dalai Lama ganó el premio Nobel de la Paz y en Occidente se le presenta como el líder de la religión más pacifista, los rojos chinos recuerdan que él se ligó a los nazis y que tuvo una tiranía oscurantista y feudal.

¿Que se ligó a los Nazis? vaya, hombre, ¿donde saca eso? y en España hubo INQUISICIÓN y Franco entraba bajo palio en Catedrales... pero no se lo reprocho.

El Dalai Lama llama a sus adeptos a contener la protesta pues afirma que un venado no está en capacidad de vencer a un tigre. Mientras muchos creen que el budismo es sinónimo de no violencia, lo cierto es que muchas fuerzas budistas usan muchas armas cuando tienen poder (como la dictadura de Birmania, el antiguo imperio militarista del Japón, los terroristas budistas anti-tamiles de Ceylán, etc.)

Pero bueno, hombre, esto es intolerable, que en un país en donde la tradición espiritual máxima sea la Budista no significa que sus gobernantes o unos incontrolados sean buenos practicantes.

Para el clero budista tibetano la mejor manera de volver al poder en su país consiste en combinar protestas no muy violentas con el apoyo de las grandes potencias.

El clero (como malamente le llama) no desea volver al poder... Otro error ¿Donde saca la información? es para flipar, oiga.

Mientras la Unión Europea y EEUU antes promovieron la desintegración de las ‘federaciones socialistas’ de la URSS, Yugoeslavia y Checoeslovaquia, hoy no quieren hacer lo mismo con China pues creen que lo mejor para la estabilidad mundial y para que el mercado siga retornando a este coloso es que la república popular china continúe unida y su gobernante partido comunista vaya gradualmente abriéndoles su economía.

Claro, ese es el tema, engordo mi bolsillo y me da igual si no cumplen las normas de los derechos humanos, no sea que se enfaden y no me dejen vender mi producto.

Al utilizar la carta del Tíbet y haber algunas personalidades que barajan llamar al boicot a las olimpiadas chinas, Occidente quiere presionar a China para que ésta no choque con Japón o Taiwán, les ayude a desarmar a Corea del Norte, no se una tanto a Sudán, Zimbabue y otros países africanos que ellos no ven bien y que ésta vaya moviéndose hacia un sistema multipartidario que pueda garantizar mejor la inversión privada.

China, por su parte, no quiere abrir la caja de pandora de las nacionalidades. Esta concede cierta autonomía a sus minorías, pero no quiere que su país recorra el ejemplo soviético de ir hacia una desintegración estatal y un declive económico.

Lo que sucede es que China tiene miedo de perder la oportunidad de dominar las fuentes de agua de Asia, En Tibet están las fuentes de los principales ríos, China sabe que en Tibet hay uranio, plutonio y muchas riquezas mas, también baraja la posibilidad de convertirlo en vertedero de desechos biológicos y nucleares, vaya que Tibet es el chollo para ellos.

____________________

MENSAJE DE SU SANTIDAD EL DALAI LAMA

UN LLAMAMIENTO AL PUEBLO CHINO

Hoy mando mis sinceros saludos a mis hermanos y hermanas chinos de todo el mundo, especialmente a los de la República Popular China. En vista de los recientes acontecimientos en el Tíbet, quisiera compartir con vosotros mi opinión sobre las relaciones entre el pueblo tibetano y el chino y haceros llegar un llamamiento personal a todos vosotros.

Estoy profundamente apenado por la pérdida de vidas en los trágicos sucesos ocurridos recientemente en el Tibet. Soy consciente de que también algunos chinos han muerto. Mi pesar y mis plegarias para las víctimas y sus familiares. Los recientes disturbios demuestran claramente la gravedad de la situación en el Tíbet y la urgente necesidad de buscar una solución pacífica que beneficie a ambas partes por medio del diálogo. Incluso en esta coyuntura, he expresado mi buena voluntad hacia las autoridades chinas para trabajar juntos para conseguir paz y estabilidad.

Hermanos y hermanas chinos, os aseguro que no tengo ninguna intención de buscar la separación del Tíbet. Ni tampoco tengo ningún deseo de romper los lazos que unen al pueblo tibetano y al chino. Todo lo contrario, mi compromiso ha sido siempre buscar una verdadera solución al problema del Tíbet que asegure los intereses a largo plazo tanto de los chinos como de los tibetanos. Mi principal preocupación, como he repetido una y otra vez, es asegurar la supervivencia de la cultura característica del pueblo Tibetano, su idioma y su identidad. Como un simple monje que se esfuerza por vivir su vida según los preceptos Budistas, os puedo garantizar la sinceridad de mi motivación personal.

He hecho un llamamiento al gobierno de la República Popular China para que comprendan claramente mi posición y para que trabajemos para resolver este problema "buscando la verdad a partir de los hechos". Insto al gobierno chino a poner en práctica su buen juicio e inicien un diálogo significativo con el pueblo tibetano. Hago también un llamamiento para que hagan sinceros esfuerzos para contribuir a la estabilidad y la armonía de la República Popular China y eviten crear rupturas entre las nacionalidades.

El retrato que han hecho los medios de comunicación estatales sobre los sucesos en el Tíbet, utilizando imágenes engañosas y distorsionadas podrían sembrar las semillas de tensiones raciales con consecuencias impredecibles a largo plazo.

Esto para mi es una grave preocupación. Igualmente, a pesar de mi repetido apoyo a los Juegos Olímpicos de Beijing, las autoridades chinas, con la intención de crear rupturas entre el pueblo chino y yo, las autoridades chinas afirman que estoy intentando sabotear los juegos. Sin embargo, me siento animado por el hecho que varios intelectuales y eruditos chinos han expresado también su gran preocupación por las acciones del gobierno chino y las posibles consecuencias adversas a largo plazo, especialmente con las relaciones entre diferentes nacionalidades.

Desde tiempos antiguos, los pueblos Tibetano y Chino han vivido como vecinos. En los dos mil años que se han registrado de la historia de nuestros pueblos, algunas veces hemos disfrutado de relaciones amistosas, entrando incluso en alianzas matrimoniales, mientras que en otras épocas hemos luchado unos contra otros. Sin embargo, desde que en Budismo floreció en China, antes de que llegara al Tíbet desde la India, nosotros los tibetanos históricamente hemos concedido al pueblo chino el respeto y afecto que se merecen como nuestros hermanos y hermanas mayores en el Dharma. Esto es algo bien conocido por los miembros de la comunidad china que viven fuera de China, algunos de ellos han asistido a mis conferencias sobre Budismo, así como también peregrinos de China continental, a quienes he tenido el placer de conocer. De estos encuentros me reconfortan y siento que pueden contribuir a un mejor entendimiento entre nuestros dos pueblos.

El siglo veinte ha sido testigo de enormes cambios en muchas partes del mundo y también al Tíbet le ha llegado esta turbulencia. Poco tiempo después de que se fundara la República Popular China en 1949, el Ejército de Liberación Popular entró en el Tíbet, y como consecuencia en Mayo de 1951 se firmó el Acuerdo de los 17 Puntos entre China y el Tibet. Cuando yo estuve en Beijing en 1954/55, asistiendo al Congreso Nacional Popular, tuve la oportunidad de conocer y entablar amistad personal con muchos dirigentes, incluyendo al mismo Presidente Mao. De hecho el Presidente Mao me aconsejó sobre diferentes asuntos, y asimismo me dio garantías personales sobre el futuro del Tíbet. Alentado por estas garantías e inspirado por la dedicación de muchos de los líderes revolucionarios de la China de entonces, regresé al Tíbet lleno de confianza y optimismo. Algunos miembros tibetanos del Partido Comunista Chino también albergaban esta esperanza.

Después de mi regreso a Lhasa, hice todos los esfuerzos posibles para conseguir una autonomía regional genuina para el Tibet dentro de la familia de la República Popular China. Creía que esto sería lo mejor para los intereses a largo plazo tanto del pueblo tibetano como del pueblo chino.

Lamentablemente, las tensiones, que se intensificaron en el Tibet desde 1956, finalmente derivaron en el levantamiento pacífico del 10 de Marzo de 1959 en Lhasa y posteriormente a mi huída hacia el exilio,. A pesar de que ha habido muchos cambios positivos en el Tibet bajo el dominio de la República Popular China, estos cambios, como señaló en Enero de 1989 el anterior Panchen Lama, se vieron ensombrecidos por el inmenso sufrimiento y la enorme destrucción. Los tibetanos se vieron obligados a vivir en un estado de miedo constante, mientras que el gobierno Chino seguía sospechando de ellos. Sin embargo, en lugar de cultivar enemistad hacia los líderes chinos responsables de la despiadada represión que sufría el pueblo tibetano, rogué por ellos para que se convirtieran en amigos, cosa que expresé en las frases siguientes de una plegaria que compuse en 1960, un año después de llegar a la India: "Puedan ellos alcanzar el ojo de la sabiduría, sabiendo discernir entro lo bueno y lo malo, y permanecer en la gloria de la amistad y el amor". Muchos tibetanos, entre ellos colegiales, recitan estas frases en sus oraciones diarias.

En 1974, siguiendo a serias discusiones con my Kashang (gabinete) y con el Portavoz y Vice Portavoz de la entonces Asamblea de Diputados del Pueblo Tibetano, decidimos encontrar un Camino Medio que no buscase la separación del Tibet y China, sino que facilitase el desarrollo pacífico del Tíbet. A pesar de que en aquellos momentos no teníamos ningún contacto con la RPC, que estaba entonces inmersa en la Revolución Cultural, admitimos entonces que tarde o temprano tendríamos que resolver la cuestión del Tibet a través de negociaciones. También reconocimos que, por lo menos por lo que respecta a la modernización y el desarrollo económico, el Tíbet se beneficiaría en gran manera si permanecía dentro de la PRC. A pesar de que el Tibet tiene un rico patrimonio cultural antiguo, está materialmente subdesarrollado.

Situado en el techo del mundo, Tibet es la fuente de la mayoría de los ríos más importantes de Asia; por lo tanto es sumamente importante la protección del medio ambiente en la meseta tibetana. Puesto que nuestra mayor preocupación es salvaguardar la cultura Budista tibetana - que tiene sus raíces en los valores de la compasión universal- así como el idioma y la identidad única tibetana, hemos trabajado sinceramente en favor de conseguir un auto-gobierno para todos los tibetanos. La constitución de la RPC tiene estipulado este derecho a las nacionalidades tales como los tibetanos.

En 1979, el entonces supremo líder chino, Deng Xiaoping garantizó a mi emisario personal que "excepto la independencia del Tíbet, cualquier otra cuestión puede ser negociada". Puesto que nosotros ya habíamos formulado nuestra intención de buscar una solución a la cuestión tibetana dentro de la constitución de la RPC, nos encontramos en una buena situación para reaccionar ante aquella nueva oportunidad. Mis representantes se reunieron en repetidas ocasiones con funcionarios de la RPC. Desde que reanudamos nuestros contactos en 2002, hemos tenido seis rondas de negociaciones. Sin embargo, en la cuestión fundamental, no ha habido ningún resultado concreto. Sin embargo, como ya he expresado muchas veces, estoy firmemente comprometido al planteamiento del Camino Medio y reitero aquí mi buena voluntad en continuar con el proceso de diálogo.

Este año el pueblo Chino esta esperando con orgullo e impaciencia la inauguración del los Juegos Olímpicos. Desde el principio yo he apoyado la idea de que a China se le permitiera albergar los Juegos. Mi posición no ha cambiado. China es el país con mayor número de habitantes en el mundo, una larga historia y una civilización muy rica. Hoy, debido a su impresionante progreso económico, está emergiendo como una gran potencia. Esto es realmente muy grato. Pero China también necesita ganarse el respeto y la estima de la comunidad global a través del establecimiento de una sociedad abierta y armoniosa, basada en los principios de la transparencia, libertad, y el predominio de la ley. Por ejemplo, hasta hoy las víctimas de la tragedia de la Plaza Tiananmen, que afectó adversamente la vidas de tantos ciudadanos chinos, no han recibido ni un desagravio ni tampoco ninguna respuesta oficial. Del mismo modo, cuando miles de chinos en las zonas rurales sufren injusticias de manos de funcionarios locales, corruptos y explotadores, sus legítimas quejas son ignoradas o contestadas con agresiones. Expreso mi preocupación tanto como ser humano como alguien que está dispuesto a considerarse como un miembro de esta gran familia que es la RPC. A este respecto, aprecio y apoyo la política del Presidente Hu Jintao de crear una "sociedad armoniosa", pero esto solo puede conseguirse sobre la base de una confianza mutua y una atmósfera de libertad, incluyendo la libertad de palabra y el predominio de la ley. Creo firmemente que si se adoptan estos principios, se pueden resolver muchos problemas importantes relacionados con las minorías nacionales, como es el caso del Tibet, así como el Turkestan y Mongolia Interior, en donde los nativos ahora constituyen solo un 20% de la población total de 24 millones.

Yo esperaba que la reciente declaración del Presidente Hu Jintao diciendo que la estabilidad y seguridad del Tibet afecta a la estabilidad y seguridad del país, pudiera anunciar el nacimiento de una nueva era para la resolución del problema del Tibet. Desafortunadamente, y a pesar de mis sinceros esfuerzos para no separar el Tibet de China, los líderes de la RPC siguen acusándome de ser una "separatista". Igualmente, cuando los tibetanos en Lhasa y en muchas otras áreas protestaron espontáneamente para expresar su profundo rencor, las autoridades chinas inmediatamente me acusaron de haber orquestado estas manifestaciones. He pedido que se realice una investigación a fondo para examinar esta alegación.

Hermanos y hermanas chinos -donde quiera que estéis- con profunda preocupación hago este llamamiento para que ayudéis a disipar los malentendidos entre nuestras dos comunidades. Además apelo a vosotros para que ayudéis a encontrar un solución pacífica y duradera al problema del Tibet a través del dialogo con ánimo de entendimiento y reconciliación.

Con mis oraciones, El Dalai Lama. 28 de Marzo de 2008.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris