Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El otro deporte nacional

José Manuel Contreras Naranjo
Redacción
lunes, 10 de marzo de 2008, 07:38 h (CET)
A menudo hemos oído decir que la envidia era nuestro deporte nacional, sin embargo me voy a permitir proponer una nueva visión sobre el asunto. En efecto, con frecuencia se observa cómo la argumentación lógica, ponderada, sensata y elocuente es incapaz de sobreponerse a los discursos empobrecidos, demagógicos, tergiversadores y partidistas. En más ocasiones de las deseables, la verdad queda ensombrecida por las verdades a medias o, lo que es peor, directamente por la mentira.

Todo ello, mostrado con una imagen imperturbable de extraordinaria dignidad y virtuosismo. Parece que una campaña electoral entre candidatos a la presidencia del gobierno se presta a ello. Como si se admitiera una cierta tolerancia hacia “el todo vale” entre quienes pretenden conseguir el máximo poder. Sin embargo, esta práctica habitual, que podríamos catalogar de cinismo, no sólo la podemos observar entre adversarios políticos. A poco que estemos prevenidos, podremos ser espectadores de cómo se practica con total destreza, por ejemplo, en una asamblea de vecinos. Con una visión más amplia, en cualquier tipo de asociación podrían vislumbrarse las estrategias más cínicas con los objetivos más variopintos. Y desde una visión más próxima, fijémonos en nuestro ámbito laboral o incluso familiar. ¿O es que las rupturas familiares no están precedidas y mantenidas por el cinismo más absoluto?, venga de la parte que venga.

A diferencia de la envidia, que aflige tanto al emisor como al receptor, el cinismo es bien admitido. Al espectador, en todo caso, le sorprende; aunque termina por asumirlo. No obstante, es primordial que el planteamiento ofrecido mantenga unas apariencias correctas y, a ser posible, que convenga a la mayoría. Teniendo claro el fin a conseguir, el cinismo es el mejor instrumento para lograrlo. Existen casos paradigmáticos de cinismo social ilimitado como, por ejemplo, el de la llamada “interrupción voluntaria del embarazo” o el del terrorismo etarra. Hay otros mucho más arraigados, como el perjuicio social. Es decir, el que se practica hacia el que consideramos que no merece el estatus que posee o hacia el que juzgamos con menos oportunidades de conseguir el poder. Se ejerce por igual desde todas las ideologías, pero el cinismo con el que se plantea hace que sea muy difícil superar los estereotipos. Me permito proponer una educación basada en la promoción de actitudes verdaderas, honestas y de consideración hacia los demás. Estoy convencido de que, quienes lo asuman, serán más felices y civilizados.

Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris