Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Comunicación positiva  

Soylent green

Alcanzados por el destino
Francisco J. Caparrós
martes, 14 de julio de 2015, 06:27 h (CET)
Tan próxima a la edad de jubilación como la propia Christine Lagarde se encuentra, reconozco que hay que tener arrestos para expresarse en los términos en que lo hizo el verano pasado la titular del Fondo Monetario Internacional, al referirse al riesgo que representa para la economía global la esperanza de vida de los ancianos. Hace unos años, la longevidad era considerada una bendición divina de la que no todo el mundo sino sólo unos pocos acababan siendo dignos merecedores, pero ahora que los adelantos médicos, la buena alimentación y la calidad de vida lo han hecho posible resulta que ya no es ninguna bicoca para nadie que no pueda costearse un seguro privado que amortigüe, al menos en parte, las carencias de una seguridad social incapaz de sufragar por sí sola los últimos años de vida de los sujetos que tengan la presunta suerte de llegar a viejos.

El futuro más o menos incierto que al parecer nos aguarda, preconizado por esos gurús de la economía mundial, que mientras por una parte nos dicen que hay que apretarse el cinturón por la otra no se privan de nada, no me preocupa demasiado. Me daría por satisfecho si me aseguran que no voy a terminar mis días en un envase de cartón, como en la distopía fílmica de Richard Fleischer basada en parte en la obra homónima de Harry Harrison, convertido en alimento para mis semejantes.

No voy a negar, que con algo de razón sí que cuenta la buena señora para poner el grito en el cielo, pero son las formas las que la pierden. Es más, con sesenta años que tiene ya la francesa, mes arriba mes abajo, tampoco es que esté para muchos trotes. Y, francamente, muy apetitosa no parece que esté. Si me dan a elegir, prefiero la harina de salvado antes que llevarme a la boca nada que esté elaborado con los restos de esa señora. Y es que, sólo de pensarlo, ya se me revuelve el estómago.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La solidaridad internacional cobijó a la activista Elda Ruiz y el gobernador Barbosa también

“El activismo nunca deja solo a uno de los suyos”

​Marruecos triunfa y expande su avance con energía solar

Apenas dos países europeos superan al Reino de Marruecos en sus esfuerzos por el medio ambiente

​La señora I. Celáa, su particular Constitución y su dogmatismo totalitario

“Las Arpías atroces/ graznan desde sus ramas, tal como hacen/ los buitres y sienten los que yacen inmóviles.” Dante Alighieri

Desalientos y desengaños

“Las vicisitudes, aunque amedrentan, nos sirven para abolir un período e iniciar otro”

Favor del PNV al PSOE, o granujada

​Grietas en el Gobierno de Coalición
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris