Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Los zotes que salimos del franquismo

Miguel Massanet
Miguel Massanet
sábado, 8 de diciembre de 2007, 08:18 h (CET)
¡Lo que nos faltaba escuchar! Por si no nos bastaran las boutades del partido socialista; por si fueran pocas las meteduras de pata de este ramillete de ministros que tantos sustos nos proporcionan y que nos lleva a tan mal traer; ahora, señores, resulta que los analfabetos, los poco preparados y los que deberíamos regresar a la escuela, somos nosotros, los padres. Si, parece ser que Rodríguez Zapatero, después de leerse el informe PISA (Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos) por el que se pone de chupa de domine el nivel de educación en España, ha llegado a la conclusión de que los ciudadanos hacemos mal en criticar al sistema de enseñanza pública que ha implantado su propio partido, desarbolando, como ya es costumbre, el que, en su día, había puesto en marcha el PP. Es decir, que si nuestros hijos o nietos no rinden en sus estudios no es por un fallo del sistema educacional, sino que se debe a que sus antecesores, nosotros, somos un desastre en cuanto a conocimientos. Veamos si nos aclaramos, porque el señor ZP es tan inteligente, tiene una mente tan preclara que, a veces, los simples ciudadanos de a pie no somos capaces de comprenderle, a la primera, y debemos meditar profundamente antes de desentrañar el sentido de sus frases lapidarias; acaso, ¿quiere darnos a entender nuestro Presidente?, que la indisciplina en las clases; la falta de respeto a los maestros; asignaturas del cariz de la Educación para la Ciudadanía; el que una maestra les diga a sus alumnos que deben experimentar todas las opciones sexuales antes de decidirse por la que se acomode mejor con su propia sexualidad; que en la puerta de los colegios se esnifen cocaína y se fumen porros, sin que pase nada; que unos alumnos martiricen a los otros sin que se les pueda expulsar ipso facto y que algunos padres ( estos si que, seguramente, se adaptarán al modelo de Zapatero) amenacen a los maestros si catean a sus hijos; no tiene nada que ver con la deficiente preparación de nuestros jóvenes. Al parecer, pretende insinuar que los padres tenemos la culpa de que cada partido político que sube al poder ponga patas arriba la enseñanza y cambie todo lo que de bueno hizo el anterior; creando una confusión babélica entre los educandos y perjudicándoles en su concentración para el estudio y en sus perspectivas de futuro.

¿No será que nuestro Presidente también necesita un reciclaje? Cuando vemos la clase de presidentes que ha proporcionado el Partido Socialista a diversas repúblicas de allende los mares, también nos podríamos preguntar si, antes de ser elegidos, no deberían haber tomado algunas clases de decencia política; unos estudios de repaso intensivos respecto a cómo se deben respetar los derechos individuales de los ciudadanos; una nociones de consideración para con la oposición y un curso lectivo de historia de la política en el que se les enseñara a diferenciar entre los poderes judicial, legislativo y ejecutivo, enseñándoles a golpe de puntero quien era Montesquieu, instruyéndoles en lo malos que eran los jacobinos y que está muy feo que a uno le corten la cabeza en la guillotina. Puestos a mejorar a los políticos, tampoco estaría mal que enviase a Pepiño Blanco a aprender un poco de urbanismo o al lenguaraz Fernández Bermejo a que repitiera Derecho y comprendiera que las leyes son para cumplirlas y no para cuestionarlas o decidir cuando es conveniente aplicarlas y cuando no, arte en el que es un verdadero experto. A Magdalena Álvares debería enviarla a un parvulario y a la Cabrera a un colegio de monjas para que le enseñaran que a los niños no se les debe hablar de cosas feas. A la Vice de la Vogue la podría enviar a Egipto para formar parte de un desfile de modelos para momias.

En definitiva, que para ZP se ha iniciado lo que verdaderamente es una buena educación en el mismo instante que accedieron al poder. Lo que aprendimos los ciudadanos antes de que llegaran las huestes de la “cultura” ´sólo era bazofia, porquería y desinformación. Tuvieron que ser ellos, los progres, los de la farándula, los travestidos y los de las películas porno quienes vinieran a enseñarnos lo que vale un peine en esto del saber. Por ello, ahora nosotros, los incultos, somos quienes tenemos sobre nuestras conciencias el que nuestros descendientes tengan bajas calificaciones en matemáticas no entiendan lo que leen y no sepan hacer una “O”, con el culo de un vaso. ¡Mira por donde!; y nosotros, torpes, que pensábamos que habían sido los socialistas los que habían traído a nuestro país la gran debacle en el sistema educativo. Somos culpables y entonamos el “mea culpa”, de que se haya devaluado la enseñanza pública, de que los profesores estén poco preparados; de que el retraso en nuestras aulas respecto al extranjero sea conocido por todos y nos lo frieguen por las narices; de que la ética y la moral se hayan derrumbado para dar paso al relativismo y también, como no, de no saber enseñar a nuestros hijos creyéndonos, ilusos de nosotros, que esta función les correspondía a los centros de enseñanza que pagamos con nuestros impuestos y que a nosotros, sufridos pater familias, nos correspondía ganarnos las lentejas para alimentar a nuestras familias. Estábamos equivocados y Zapatero nos lo recuerda. Deberíamos haber estudiado más y ser todos catedráticos de matemáticas, lengua, filosofía, ciencias, física y química, historia y, en Catalunya, profesores de filología catalana; así, sin duda alguna podríamos dar clases a nuestros hijos. Pero entonces ¿para qué mantener a los maestros, los profesores, los catedráticos, las escuelas de formación profesional y las universidades? Fíjense ustedes los impuestos que nos ahorraríamos.

Lo que le ocurre al señor ZP, es que no se ha dado cuenta de que él también está incluido entre los que se educaron bajo el régimen de Franco; como tantos otros que ahora son gente importante y que, gracias a aquella dictadura, pudieron muchos trabajadores estudiar, hacer el bachillerato, asistir a la Universidad y acceder a trabajos que, nunca en su vida sus padres pudieron pensar que lograrían alcanzar. A todos ellos nos llama Zapatero iletrados y analfabetos; sin embargo, vea por donde, él se puede incluir dentro de este grupo porque, es de aquella camada. Lo que ignora, es que los licenciados que salieron del franquismo eran buscados en toda Europa y en EEUU y, si las cosas continúan como hasta ahora, bajo el régimen socialista (con la ayuda de las autonomías, donde no sabrán ni hablar castellano), lo único a lo que podrán aspirar nuestros nuevos universitarios será a ocupar un puesto de barrendero, con todos mis respetos para tan dignos y abnegados trabajadores.

Noticias relacionadas

Noticias que impactan...

O ya no

Marta Rovira, feminista, lenguaraz, embustera y manipuladora

"Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud” B. Burke

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris