Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Te tuteo porque yo soy tú

Marino Iglesias Pidal
Redacción
domingo, 4 de noviembre de 2007, 08:07 h (CET)
No sabría dirigirme a mí tratándome de usted, y, considerándome parte de ti, no creo pecar de atrevimiento al tutearte, al tutearme. Así lo haré.

Tomándome, hasta cierto punto, como referencia, doy por hecho que tú, pueblo, eres incapaz de calarte un periódico completo, pero que sí le echas un vistazo a los titulares. Y que, además de culebrones, salsas, tomates – yo ni loco – y toda esa basura de televisión que te está amierdatando el cerebro, sigues uno que otro noticiario, quizá algún programa de opinión... También, es posible que, ya encamado, rellenes el presueño con algo de radio. Todo esto debería hacerte tener una idea, más o menos aproximada, de la realidad que vives. Desgraciadamente, la idea que tienes, creo yo, es más menos que más.

Debieras esforzarte por pensar: Reflexionar, examinar con cuidado algo para formar dictamen. Entender que cultura no es nada más el cúmulo de conocimientos, eso es simplemente memoria, y recuerda lo que se dice del elefante, un animal irracional cuya memoria quisiera tener para sí el ser humano que, con signo de admiración, ante alguien que da muestras de poseer un memorión exclama: ¡tiene memoria de elefante!

Puesto que la inteligencia te hace superior al elefante, para ti, aún más importante que saber es saber saber.

Por si no me expliqué: Me asombró en cierta ocasión la notable incongruencia que se manifestaba entre los estudios realizados por una persona y la capacidad de respuesta que demostraba. Desde luego, ante tal desajuste no pude sustraerme al deseo de comprobar la veracidad de su currículo. No es esta la primera vez que cuento la anécdota. Pido disculpas si ya lo he hecho aquí.

- Tú has estudiado bachiller, tienes el título – le pregunté afirmando.

- Si – contestó.
- Siendo así, has estudiado álgebra.

- Sí.
- ¿Recuerdas la fórmala para resolver las ecuaciones de segundo grado?

- Equis igual a menos be más menos la raíz cuadrada...

¡Lo sabe! Me asombré antes de plantearle.- También has estudiado trigonometría...

¡Se lo sabía todo! Respondía “como un libro abierto” Lo cual no hacía sino aumentar mi extrañeza. Eché por otro camino.

- Esta habitación en que estamos es cuadrada y mide seis metros de lado, ¿cuánto mide su diagonal?

Sudó tinta china antes de rendirse y admitir su incapacidad para resolver el elemental problema. Y le asombró el que la respuesta se la pudiera dar un simple cálculo mental.

Digo yo que el ejemplo habrá sido suficientemente didáctico.

No te quedes al nivel del elefante, ni al del ser humano cuya sapiencia no le sirve para mucho, en todo caso para presumir y poco más. No sólo recepciones, analiza, relaciona ideas y arma estructuras diferentes con piezas iguales. No seas la ola que direcciona a su conveniencia esta llaga que tú mismo te has echado encima para que te “gobierne”. Tú no eres la ola, TÚ ERES EL MAR, tú no eres el subordinado, TÚ ERES EL PATRÓN, actúa como tal.

¿Qué ocurriría en una empresa cuyo empresariado consiente que sus empleados decidan por sí mismos cuántos van a ser, quiénes van a ser, qué es lo que se va a hacer, cual va a ser el coste, qué función va a desempeñar cada uno, qué sueldo va a devengar cada cual, cuántos familiares y amigos van a colgar de la misma teta...? Lo sabes, ¿verdad? La respuesta es más fácil que calcular el valor de la hipotenusa en un triángulo rectángulo isósceles conociendo el valor de los catetos.

Eso es lo que ocurre en España.

Bueno, pues piensa que la corriente sólo tiene dificultad para seguir el curso del río cuando el desacuerdo de sus aguas crea remolinos que la hacen perder el rumbo luchando consigo misma, pero ¡ TÚ ERES EL RÍO! ¡NO SEAS MENTECATO! ¡NO CREES REMOLINOS!

Si en vez de una docena de gepeeses fabricados en un manicomio, tu cerebro albergara sentido común – común no por simple, sino porque cada una de tus neuronas compartiera el mismo -, dejarías de echar una pierna para un camino y la otra para el opuesto haciéndote la picha un lío y corregirías el despropósito del sistema y de quienes bajo la bandera de la “libertad” - ¡de España ni hablar! – dicen gobernar.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris