Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Revista-zonajoven

Etiquetas:   Literatura   -   Sección:   Revista-zonajoven

Los prejuicios al Islam, al descubierto

David Laguía
Redacción
viernes, 29 de junio de 2007, 13:20 h (CET)
Si hay alguien a quien se le podía considerar como conocedor de la situación de Próximo Oriente, ese era Edward W. Said. Nacido en el seno de una familia árabe cristiana en Jerusalén, cuando aun estaba bajo Mandato Británico, se tuvo que trasladar en 1948 a El Cairo ante la presión de las fuerzas israelíes, que poco después la ocuparon. Esta tesitura le llevó hasta los Estados Unidos, donde se licenció en Princeton y se doctoró en la prestigiosa Harvard. Sus vastos conocimientos literarios y su dominio del árabe, amén de otras muchas lenguas, le valieron para que la Universidad de Columbia de Nueva York lo definiera como “uno de los académicos más influyentes del mundo y una de las mentes más brillantes del siglo XX”.

El ya fallecido escritor dejó tras de sí un gran número de libros y textos para demostrar que los medios de comunicación, y muchos de los denominados “expertos”, han creado una imagen simple y falsa sobre el mundo musulmán basada en numeroros prejuicios. Como cumbre de estas tesis, que inició con Orientalismo y The Question of Palestine, aparece Cubriendo el islam, cuya versión en castellano salió a disposición del público 24 años después de que fuera escrito allá por 1981. Durante este tiempo, los acontecimientos no han hecho más que corroborrar los aspectos que describió Said. Así, el gobierno de Washington sigue tratando de imponer su dominio en Oriente Medio con guerras como la de Irak, y en los medios se sigue formando una imagen al público de que todo el mundo musulman vive bajo la ley del islam, y que es un peligro para el “mundo occidental”.

A partir de la caída del régimen del sha y la posterior Crisis de los rehenes en Irán proliferaron una serie de noticias y artículos en los medios de comunicación de Estados Unidos. Su tendencia común siempre ha sido difamar y demonizar al nuevo régimen revolucionario iraní, y por extensiv al islam. Así, bajo los prejuicios ya existentes en las sociedades norteamericana y europea, que menosprecian la historia y la complejidad de las sociedades de cada uno de los países en los que se profesa el islam, los medios englobaron a todos estos estados bajo un denominador común: la religión islámica. Sin embargo, muchos de ellos tienen características totalmente distintas que reflejan grandes diferencias, como las que pueden tener la sociedad española y la inglesa por ejemplo. De este modo, Said muestra a través de sesudos análisis los enormes errores que se han producido en la definición del mundo musulman.

En este mismo sentido, Said refleja el etnocentrismo de las sociedades occidentales, que les ha llevado a intentar imponer sus formas de pensar y modelos de vida en países a cientos de kilómetros. Además, explica aspectos propios de los medios occidentales como la justificación y beatificación de sus actos, y la demonización de los de los países musulmanes. Así, recuerda que lo que ocurre en Irán también tiene su explicación coyuntural, y no se basa en los banales motivos que se dan en Estados Unidos, basados en “la predilección por el martirio de los chiíes iraníes” o “el antiamericanismo del islam”. Argumentos demagógicos que han calado en la sociedad norteamericana. A su vez, recuerda un rasgo común de la mayoría de análisis de la sociedad musulmana que se realizan en Estados Unidos: ¡hacen referencia a sus modelos de vida de la Edad Media! Algo incoherente teniendo en cuenta que las sociedades y los regímenes políticos de los países occidentales de aquel tiempo eran completamente distintos a los actuales, tal y como realmente ocurre también en los países de religión islámica.

Todas estas condiciones han creado un clima de crispación contra una comunidad, la musulmana, que está compuesta por más de mil millones de personas. Y todo ello por unos prejuicios que nunca se hubieran aceptado contra cualquier otra etnia o comunidad religiosa y que, sin embargo, sí se han utilizado para difamar la imagen de un bloque de personas que quieren determinar su propio futuro al margen de cualquier tutela de otro país.

Said traza sus ideas sobre estos principios, y disecciona minuciosamente numerosos artículos de opinión para dar a conocer el fondo de sus oscuras intenciones. Además, en su afán por hacer algo más comprensible un mundo tan complejo, esquematiza las distintas fuerzas y los debates que se producen en el seno de los estados musulmanes. Asimismo recuerda la importancia de aspectos tan importantes como la lengua árabe, que se presta a numerosas interpretaciones, igual que el libro sagrado del islam, el Corán. Sin duda, Descubriendo el islam supone un paso importante para conocer el porqué de los conflictos de Oriente Próximo, y podría servir para que los principales dirigentes pusieran la primera piedra para una futura paz.

Título: Cubriendo el islam, cómo los medios de comunicación y los expertos determinan nuestra visión del resto del mundo.
Autor: Edward W. Said
Editorial: Debate, Barcelona Colección: Arena Abierta
Año: 1981; segunda edición revisada en 1997; prefacio, traducción y prólogo en 2005.
Número de páginas: 297
Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris