Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:  

El lado oscuro de Jesucristo

Jesús Campos
@ConjuraTarquino
viernes, 27 de marzo de 2015, 10:44 h (CET)
En este articulo expondré algunos hechos de la vida de Jesús, los cuales son prácticamente desconocidos a todos, son los recogidos en los llamados; evangelios apócrifos, considerados el quinto evangelio.

Fueron hallados en 1945 en un pueblo conocido como Nag Hammadi, en Egipto. Son considerados como un autentico tesoro de la arqueología, sin embargo hasta hace muy poco no han salido a la luz. Son conocidos como “apócrifos”, del griego apokryphos que significa oculto, estos nos revelan un material totalmente nuevo y prohibido al mismo tiempo, e incluso aniquilado ya que, los que escribieron estos textos en cercanía a Jesús, fueron borrados de la faz de la tierra. A causa de ello solo conocemos pequeños detalles del nacimiento de cristo y relatos de su vida pública, ese intervalo intermedio de 30 años nos es desconocido, se puede dar semejanza a la época oscura griega, un periodo de tiempo sin documentos ni referencias acerca de este Jesús niño, a sus años perdidos.

¿Por qué escondieron estos documentos? ¿Contaban cosas que realmente no debían ser sabidas? Hay dos teorías, aunque ninguno de los manuscritos nos indican el porque de sus desaparición, la primera teoría explica que se trataba de una comunidad de monjes que estaban en el desierto, cerca del Nilo, y que tenían una parte de su biblioteca que era heterodoxa, y en algún momento el obispo local o el de Alejandría, ordeno que esos evangelios o escritos fueran apartados de la circulación. Entonces ellos, los metieron en una vasija y los escondieron. Otra teoría dice que había un editor o un librero que había hecho 13 o 14 libros con estas doctrinas secretas de Jesús y otras parecidas, y entonces temiendo una cierta persecución, este librero lo metió dentro de la vasija para poder recogerlos cuando todo se hubiera calmado.

Estos textos nos descubren una nueva interpretación y acercamiento al cristianismo, por un lado cerca de Jesús, y por otro cerca del cristianismo de finales del siglo I y los siglos II-III D.c.

A continuación algunos ejemplos de estos hechos, los cuales son recogidos por Tomas el filosofo en su evangelio, donde se narran hechos vinculados a un Jesús niño y aproximación a poderes incontrolables y generadores de milagros.

En uno de estos relatos a Jesús se le acusa de asesinato, aunque al final se soluciona con un nuevo milagro, según esto ya no es Lázaro el primero en ser resucitado por Jesús: Subiendo un día Jesús con unos niños a la azotea de una casa, se puso a jugar con ellos.

Y uno cayó al patio y murió. Y todos los niños huyeron, mas Jesús se quedó.
Y, habiendo llegado los padres del niño muerto, decían a Jesús: Tú eres quien lo has tirado. Y lo amenazaban.
Y Jesús, saliendo de la casa. Se puso en pie ante el niño muerto, y le dijo en voz alta:
Simón, Simón, levántate y di si yo te he hecho caer.
Y el niño se levantó, y dijo: No, Señor. Y viendo sus padres el gran milagro que
había hecho Jesús, lo adoraron y glorificaron a Dios.

Otro capitulo de la infancia de Jesús tiene que ver con la manipulación de la naturaleza, en este caso el de dos maderos desiguales:

Y Jesús cumplió la edad de ocho años.
Y José era carpintero, y hacía carretas y yugos para los bueyes.
Y un rico dijo a José: Maestro, hazme un lecho grande y hermoso.
Y José estaba afligido, porque uno de los maderos que iba a emplear era más corto que el otro.
Mas le dijo Jesús: No te aflijas. Toma el madero de un lado, yo lo tomaré del otro, y tiremos.
Y, haciéndolo así, el madero adquirió la longitud precisa. Y Jesús dijo a José:
Trabaja. He ahí el madero que necesitabas.
Y, al ver José lo que había hecho Jesús, lo abrazó, diciendo: Bendito sea Dios, que me ha dado tal hijo.

Otro ejemplo es cuando Jesús es llevado a un maestro para que le enseñara:

Y viendo José el poder de Jesús, y que crecía, pensó enviarlo a un maestro que le enseñase las letras, y lo llevó a un doctor.
Y este doctor dijo a José: ¿Qué letras quieres que aprenda tu hijo?
Y José le contestó: Enséñale primero las letras extranjeras y luego las hebreas.
Porque estaba informado de que aquel doctor era muy sabio.
Y cuando el doctor escribió el primer versículo, que es A y B, se lo explicó a Jesús varias horas.
Mas Jesús callaba y nada respondía.
Y dijo luego al doctor: Si eres verdaderamente un maestro, y sabes las letras, dime la
potencia de la letra A, y yo te diré la potencia de la letra B.
Mas el maestro, colérico, le pegó en la cabeza. Y Jesús, irritado, lo maldijo, y el
maestro cayó al suelo, y murió.
Y Jesús volvió a su casa, mas José prohibió a María que lo dejase pasar el umbral.

Para finalizar expondré otro ejemplo de resurrección durante la infancia de Jesús:

Y habiendo muerto el hijo de un vecino, su madre se entregó a un gran dolor
Y sabiéndolo Jesús, llegose al cadáver del niño, y se inclinó sobre él, y sopló sobre su pecho.
Y le dijo: Niño, yo te ordeno no morir, sino vivir.
Y el niño resucitó. Y Jesús dijo a la madre: Toma a tu hijo, y dale de mamar, y acuérdate de mí.
Y viendo este milagro, decía la gente: En verdad, este niño es del cielo.
Porque ha librado varias vidas de la muerte, y cura a todos los que esperan en él.
Y los escribas y los fariseos se llegaron a María, y le preguntaron: ¿Eres tú la madre
de este niño? Y ella dijo: En verdad que lo soy.
Y ellos le dijeron: Dichosa eres tú entre todas las mujeres.
Porque Dios ha bendecido el fruto de tu vientre, pues que te ha dado un hijo tan
glorioso y dotado de una sabiduría como nunca hemos visto ni oído.
Y Jesús se levantó, y seguía a su madre. Y María conservaba en su corazón todos
los milagros que había hecho entre el pueblo, curando a muchos que habían
enfermado.
Y Jesús crecía en talla y en sapiencia, y todos los que lo veían, glorificaban a Dios,
el Padre Todopoderoso, que bendito sea por los siglos de los siglos. Amén.

Me gustaría concluir opinando sobre estos evangelios, decir que en ellos se nos muestran dos caras opuestas de Jesús, en una se le observa en actitud conocida por todos y en otra es totalmente desconocido, como si ese Jesús fuera otra persona, y por eso no digo que estos relatos sean reales pero tampoco digo tajantemente que sean falsos.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​Todavía es posible un Gobierno constitucional

Valentín Abelenda Carrillo, Barcelona

​Para sentirnos orgullosos

Juan García, Madrid

​Acude como misionero de Cristo

Pedro García, Girona

​¿Por el bien del país?

Eduardo Meseguer, Alicante

​El éxito de la Transición

Jesús Domingo Martínez, Girona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris