Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

El derecho de los padres

Josefa Romo
Redacción
sábado, 16 de junio de 2007, 10:57 h (CET)
Estoy de acuerdo con José Antonio Marina cuando dice, por ejemplo, que "la ternura es incompatible con la prisa"; pero me dejan estupefacta estas palabras de su pluma, citadas en una carta al director publicada en Forum Libertas( 13-6-07): "El derecho de los padres a educar a sus hijos no es absoluto". Entonces, ¿quién tiene el derecho a educar a los hijos? Si me dice que el Estado, se desprende un pensamiento totalitario, como el marxista y el del nazismo.

Si responde la sociedad, le preguntaría que concretara en personas, pues las instituciones son abstractas, como el Estado. Mire usted: el derecho y el deber de educar es un derecho inalienable de los padres, y también su deber. La labor del Estado es subsidiaria, es decir, de apoyo. Cuando el Estado no se respeta los derechos de las personas, caemos en el abuso de poder, justo lo que son todos los totalitarismos que en el mundo son y han sido, demasiado crueles estos dos del siglo XX: comunismo y nazismo. El Estado debe poner al servicio de los padres los mejores medios; pero no imponer ideas morales contrarias a las convicciones de éstos ni a las buenas costumbres.

Educación para la Ciudadanía es adoctrinamiento libertario. Por el riesgo que para una correcta educación afectiva-sexual de los niños y los adolescentes tienen sus contenidos y por su carga ideológica, ya son cuatro mil los padres que se han hecho objetores de conciencia. Las medidas de presión del Ministerio, ¿no son prueba de un totalitarismo encubierto bajo capa de democracia? Ahora más que nunca, los padres necesitan estar muy unidos y
muy atentos a la educación que se imparte a los hijos pequeños y adolescentes. Ellos son nuestro tesoro más preciado, y un tesoro no se coloca en cualquier sitio ni en manos de cualquiera. En el terreno de la educación, como en el de la salud, mañana puede ser tarde.

Noticias relacionadas

Dignidad y valores

La dignidad es el respeto y estima que toda persona por el hecho de estar viva se merece

Rivera apela al transfuguismo político. Quien no corre vuela

Quizá esta ha sido la más rocambolesca época de distrofia política, donde el futuro de España se está jugando al “estraperlo”

En el último minuto

​Si no fueran politicos adolescentes sino hombres de Estado, con visión del bien común del país y no de partido o personal, se agarrarían 'in extremis' a un gobierno de gran coalición con pactos de mínimos ante los grandes eventos que nos anuncia el futuro

Ver, juzgar y actuar

​Voy colgando mis modestos artículo en un blog al que he titulado “ver, juzgar y actuar”, los tres pasos que aprendimos en el libro de Maréchal, La Revisión de Vida, en mis años juveniles en la Acción Católica y seguramente el paso más difícil es el de juzgar, pues si cada hecho sobre el que me fijo a la hora de escribir no lleva a un juicio sobre mi mismo queda reducido, en el mejor de los casos, a un simple comentario bastante inútil.

Párrafos que no irán a ninguna parte. Parte II

No a los malos tratos, a la maldad. No al dolor inaugurado ni la terquedad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris