Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La primera reconciliación

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
jueves, 26 de abril de 2007, 15:01 h (CET)
La imagen que reflejamos en el exterior es la de buscarnos los problemas cuando no los tenemos. Los treinta años de democracia han dado como fruto la mayor prosperidad para los españoles distribuida, con mayor homogeneidad e igualdad, a partir de la llamada transición. Transición política que desde la política se quiere ver tambien como transición social.

Aparte de banderías que no afectan nuestro futuro en libertad, denostar la llamada transición a través de proyectos como la Memoria Histórica o regresos reivindicativos al pasado, responden a claves políticas sobre una base y ejes de coordenadas que los ubican en el infinito indeterminado. La primera reconciliación social se ha ido fraguando desde la voluntad moral de la mayoría de españoles, que firmaron su certificado en democracia. La primera reconciliación política parece ser desdicha por nuevos actores herederos de esos grupos que representaron la transición. Sus argumentos carecen de peso cuando los ciudadanos -sin lavados de cerebro previos- de cada una de las Autonomías, se consideran hermanos para relacionarse con todos sus grados en libertad. La reinterpretación por parte de los políticos herederos del pasado imaginario, no tiene proyección real en la sociedad actual si esta no es manipulada. La primera reconciliación del pueblo sucedió hace muchos años. La primera reconciliación política debe ser pedida por los ciudadanos que ya se reconciliaron, mediante los mecanismos democráticos a su alcance. En las democracias occidentales se acabaron le empolvadas fórmulas históricas del fracaso.

Noticias relacionadas

No es lo mismo predicar que dar trigo

La demagogia es la hipocresía del progreso

Los pronósticos se cumplieron. España sumida en el desconcierto

“Acepta. No es resignación pero nada de hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar” Dalai Lama

A vueltas con la justicia

Desde el Código de las Siete Partidas a nuestro sistema punitivo actual han pasado siglos pero, a mi entender, sigue siendo bastante deficiente

Pedro Sánchez no aprende

Su irresponsabilidad es un hecho hasta el punto de estar organizándose el partido para celebrar un cónclave y hacerle ver las desventajas y la insensatez de presentar ahora una moción

Verdad y política, dos caminos enfrentados

No existe razón alguna válida donde la política pueda hacer excepción de su exigencia de verdad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris