Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Conflictos y dilemas   -   Sección:   Opinión

La política y los politicos

Francisco Montesano
Francisco Montesano
domingo, 15 de abril de 2007, 09:01 h (CET)
Quien se encargo de definir La Política, fue el gran filosofo Aristóteles en el siglo V antes de cristo, quien conceptualmente la considero como “el proceso y actividad, orientada ideológicamente, a la toma de decisiones de un grupo para la consecución de unos objetivos”. Aristóteles sostenía que en la política de un país intervienen dos actores fundamentales, los dirigentes y los dirigidos.

Preferentemente se encargo de clasificar y detallar uno de ellos, el tipo de gobierno de acuerdo a los dirigentes que detentaban el poder de decisión sobre los ciudadanos, fijando las metas y objetivos de la comunidad.
De este modo consideró según quién gobierna y distinguió si en la conformación del gobierno participa una persona, pocas personas y muchas personas, dando a la primera el nombre de Monarquía, a la segunda el de Aristocracia y nombrando a la tercera Democracia.

El ciudadano ateniense era respetuoso de las reglas de la polis (ciudad), y cuidadoso de sus obligaciones frente a la sociedad, no concebía otro modo de relación social.

Por lo cual no era preocupación de Aristóteles estudiar el comportamiento del habitante griego, la extraordinaria aventura conquistadora y la apertura cultural de Alejandro Magno trajo la incorporación de conceptos nuevos a este sistema de vida.

La Política, como tal no encuentra oposición teórica, ya que todos los dirigentes enuncian en sus plataformas, los mismos conceptos aristotélicos.
Los pensadores y autores posteriores han agregado ciertas variantes a los conceptos fundamentales, pero básicamente el pensamiento originario se ha conservado a lo largo de los tiempos.

La diferencia entre las propuestas, radica en el medio utilizado para conseguir los objetivo y las deformaciones propias del hombre, son las que se han interpuesto en la vida social de cada Nación para su evolución, y no siempre para bien.

Es debido a esto que comúnmente se confunde “la política” con “los políticos”, y de esta forma ambos conceptos quedan erróneamente vinculados y “la política” se transforma en un tema de disputa y discusión, cuando en realidad el “hombre” resulta el único responsable y causante del deterioro de las instituciones, pensadas para el funcionamiento de la sociedad.

Los viejos caudillos de los partidos tradicionales impusieron un sistema de acumulación de poder que aun hoy esta vigente, y en cada elección debemos atender las promesas de los candidato de turno en pos de la reforma y el compromiso de representar una nueva generación de dirigentes, como si la anterior fuese la única responsable de todos los males de la comunidad.

El poder significa, no solo el manejo discrecional de los fondos públicos, es también rodearse de personal propio e incondicionales en cada uno de los tres poderes del Estado.

Este mecanismo también necesita de un poder insoslayable en este armado perverso, los medios de comunicación, con lo cual se cierra el circulo perfecto de la corrupción.

La opinión pública en la generalidad de los países difiere de la opinión publicada. Esta sutil diferencia se convierte en palpable y compleja, cuando se analiza la incidencia que tiene en la población lo que se transcribe en los medios.

Tomar conciencia de la importancia de nuestro rol en las elecciones es vital para nuestro futuro como sociedad, el sociólogo R.E. Park sentenciaba que “cuando el publico deja de ser critico, se disuelve y se transforma en multitud”, la cual resulta totalmente maleable.

También dividió a la opinión publica en cuatro sectores, A) El Publico en General: en este universo solo un porcentaje menor esta interesado e informado de las cuestiones publicas, B) El Publico que vota : en una democracia representativa, son aquellos que realizan el acto de votar sin información, C) El Publico Atento: es aquel sector de la ciudadanía que esta informado e interesado en los asuntos públicos, es generalmente un publico pasivo y D) El Publico Activo: es el grupo mas pequeño, que sale del grupo C, e incluye aspectos formales de participación.

Nuestra obligación, mas que un deber es formar parte de ese público atento, y en la medida de nuestras posibilidades participar de movimientos sociales, que en ambos casos nos aproximen al entorno socioeconomico de nuestro país, para que nuestro voto tenga la cognición necesaria.

Debemos dejar de ser el público que vota, después de las nefastas experiencias de estos casi 24 años de democracia, los argentinos nos corresponde tomar conciencia del valor de nuestro compromiso cívico.

Noticias relacionadas

La prueba de las banderas, ya innecesaria

J. LLano, Madrid

Nosotros estamos en lo cierto y ellos equivocados

G. Seisdedos, Valladolid

El nacionalcatolicismo, la póliza especializada

A. Alonso, Madrid

Democracia es mucho más que poner urnas

M. Palacios, Lleida

La tribu como autodefensa

V. Rodríguez, Zaragona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris