Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Ideología de género y neomarxismo

Jesús Domingo Martínez
Redacción
miércoles, 21 de marzo de 2007, 19:04 h (CET)
Llevamos unos años en los que los autodenominados progresistas utilizan la palabra género para muchos más de los que se utiliza en biología y en lengua, el género se ha convertido en término básico de la organización de la vida humana. Sin duda este concepto tiene una base marxista, siendo precisamente los fundadores del marxismo quienes lo utilizaron primero para deducir su lucha de clases.

La ideología de género persigue liquidar a la familia que llama “tradicional”, que no es otra que la familia, punto. Pretende liquidar la condición natural del ser hombre y del ser mujer, que ve en la maternidad un práctica de supeditación de la hembra al macho.

La ideología de género es, en definitiva, una ideología que inspirándose malamente en el marxismo proclama la superación del actual modelo de sociedad mediante la transformación de la diferenciación sexual en puras categorías culturales y, por consiguiente, opcionales y elegibles donde tanto da ser hombre, mujer, homosexual, bisexual o transexual, monógamo o polígamo. Todo es lo mismo y mudable.

La propuesta de los expertos de la Fundación CIVES y la Universidad Carlos III sobre la asignatura obligatoria denominada Educación para la Ciudadanía, que se impartirá en Primaria, ESO y Bachillerato, que pretende educar en una mora de Estado y olvidar la asignatura de Religión, parece que contiene mucho de neomarxismo trufado de ideología de género a fin de convertir a nuestros hijos en ciudadanos modernos y progresistas, aunque no necesariamente felices. El caso es que mientras que en el marxismo clásico, centrado en la esfera productiva de bienes, sabíamos que había unas fronteras ideológicas y físicas (el famoso muro de Berlín), en el neomarxismo, centrado en la esfera reproductiva, todavía no sabemos dónde y cómo se van a construir esas fronteras y si también habrá un muro de hormigón o de otro material menos convencional.

Noticias relacionadas

Un PSOE con síntomas de totalitarismo. Primarias en el PP

Sánchez ha decidido gobernar a decretazos, dispuesto a copar, en favor suyo, los medios de información españoles. El PP debe renovarse y prescindir de aquellos que lo han llevado al desastre

Hijos

Sigo manteniendo mi reflexión de siempre: “los hijos no los educamos… nos imitan”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVIII)

(...)el Opus Dei no reunía las cualidades que el Derecho canónico atribuye a las Prelaturas Personales

Cuatro palabras que cambiaron el curso de la historia

¿También bebés?

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVII)

¿Dónde está la responsabilidad personal de quienes controlan empresas, fundaciones y sociedades mediante testaferros?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris