Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El Parlamento se convierte, en un 'parlamento urbano'

Elena Baeza (Málaga)
Redacción
miércoles, 28 de febrero de 2007, 14:25 h (CET)
En julio de 2005 se hacía entrega al Congreso de los Diputados de la última remesa de firmas en apoyo de la Iniciativa Legislativa Popular en defensa del matrimonio y la familia. Fueron en total más de un millón y medio las personas que, tal como establece la normativa, estamparon su firma en los pliegos numerados y visados por la junta electoral central, en defensa de un proyecto de Ley que propone que el matrimonio se configure como la unión entre un hombre y una mujer entre sí y que proteja el derecho de los menores en situación de adopción a tener un padre y una madre. Fueron miles los fedatarios de toda España los que colaboraron en esta iniciativa, y una multitudinaria manifestación en Madrid, que propone la salvaguarda de los derechos del matrimonio, la familia y los niños, en relación con otro tipo de uniones. La propuesta lejos de suponer ninguna discriminación para nadie, pretende reforzar el mandato legal que tiene el matrimonio; que es la unión entre un hombre y una mujer, realidad jurídica que como tal, ha desaparecido de nuestro Código Civil.

Lamentablemente, la fiesta democrática no podrá ser completa, al negársele al Foro de la Familia la posibilidad de defender la propuesta en el seno del Congreso. Para paliarlo, el Parlamento se convertirá, en esta ocasión, en un “parlamento urbano” en el que un representante del Foro realizará esa defensa en las inmediaciones de la Cámara Baja a la misma hora en la que estará siendo presentada en el interior del hemiciclo.

El hecho en sí de que la iniciativa, por fin, se debata en el Congreso de los Diputados es ya una buena noticia, porque las iniciativas legislativas populares son uno de los mecanismos que permiten fortalecer y sanear el sistema democrático, al dar voz a la sociedad civil. Lástima que la disposición de la mayoría de los grupos sea hacer oídos sordos, ante una propuesta que pretende proteger un bien de primera magnitud para el presente y para el futuro, como lo es el verdadero matrimonio. La familia pilar básico de la sociedad cuya realidad y necesidades son cada vez más ignoradas por nuestros representantes políticos, y la infancia que tiene el derecho a educarse bajo el amparo de un padre y una madre, se juegan mucho con esta iniciativa.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris