Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La España de los tercios

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
lunes, 26 de febrero de 2007, 12:01 h (CET)
Los famosos tercios de Flandes que en el Imperio de Carlos I su hijo Felipe eran un ejercito de hacer política de Estado, en la actual los tercios estadísticos arrojan conclusiones desalentadores. Cercanos al tercio de la población apoyaron el Tratado de Constitución Europea y el Estatuto catalán. Un tercio apoyó y coincidió en su apoyo al Estatuto andaluz. Publica la EPA que en Extremadura uno de cada tres asalariados trabaja en el sector público (le siguen Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cantabria, Asturias, Galicia y Andalucía), siendo la que mayor proporción de trabajadores públicos tiene sobre el total nacional del 17,7% . Casi un tercio de la población activa extremeña que mantiene a las familias depende económicamente de las administraciones locales, autonómicas o nacional, constituyendo los tercios de esta comunidad autónoma. Evidentemente en el extremo opuesto por debajo de la media nacional se sitúan Cataluña (12,6%), Valencia (12,9%), Murcia (15,5%) y Madrid (17,3%).

Cierta relación de proporcionalidad que existe en que mientras mayor proporción de asalariados públicos tienen la Autonomía menor es su P.I.B. De hecho Extremadura por debajo del 70% P.I.B. europeo medio (Madrid es superior al 125%) tiene 2,2 asalariados del sector privado por cada funcionario, frente a la media española del 4,6. Es indudable que estos tercios en sus distintas variantes deciden el alta proporción como se rigen los destinos de las comunidades y del conjunto de España. Los tercios de Flandes se manejaban con picas; los tercios funcionariales se mantienen únicamente con dinero público.

Noticias relacionadas

Un tejido de hábitos transformadores

No menos trascendentales han de ser nuestras propias transformaciones interiores

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XV)

Hay que liberar a los miembros del Opus Dei de la funesta manía de pensar

Un salabre oxidado

Un relato estival de Francisco Castro Guerra

Te invito a un Cat Café en A Coruña

Ya podía nuestra sociedad darse más cuenta de que son seres vivos

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris