Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Violencia escolar en Ceuta, elevadas estadísticas y cruda realidad

Josep Esteve Rico
Josep Esteve Rico
lunes, 12 de febrero de 2007, 10:02 h (CET)
En general, coincido casi totalmente con las conclusiones que sobre la violencia escolar ha reflejado Santiago Ramirez en su tesis doctoral desde el Departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Facultad de Humanidades. Y digo casi, porque la perfección a la totalidad no existe. De tal estudio se deduce que la situación se ha agravado y continúa empeorando. Aunque no soy pesimista ni catastrofista, del recrudecimiento en el problema, ya alerté tiempo atrás en varios artículos en los que reflexionaba sobre la violencia en las aulas o fuera de ellas, bien dentro de los centros de estudio o incluso en las inmediaciones y sobre cualesquiera de las formas de violencia: verbal, física, psicológica...

Lo penoso es que, en Ceuta -al igual que en el resto del Estado Español y sobrepasando el índice estatal del 55% - actualmente, un 57'6 % de los escolares sufre algún tipo de violencia. La tesis de Ramírez considera que la mitad de los estudiantes ha sufrido al menos un hecho violento durante el reciente curso, ya sea corporal, oral o psíquico. Esto demuestra que algo está fallando en el sistema. Y no falla sólo la Educación y la Enseñanza sino también la familia, el entorno...la sociedad en si. Que un 7'4 % de escolares reconozca ser victimas de un severo maltrato, continuado y diario, calificado de intimidación y acoso; es realmente fustrante y desesperanzador como problema social. Para ellos será humillante admitirlo aunque algunos lo intenten esconder, ocultar u olvidar por temor a represalias o por considerarlo 'normal'. Que un 7'6 % asegure haber recibido agresiones varias veces aunque no diarias, no le quita hierro al asunto ni lo suaviza. Es tan grave como el anterior caso. Y si el restante 42' 6 % manifiesta que alguna vez esporádica y aislada sufrió un maltrato...no se salva nadie. No hay un solo escolar 'inmaculado', sin tocar. Doblemente grave. Los tipos de agresiones en violencia escolar son múltiples y variados pero la 'palma' se la lleva el maltrato verbal con los ofensivos insultos en primer lugar y después con los degradantes motes o apodos despectivos. La palabra, sobre la persona, tiene una fuerza impresionante. Según su naturaleza -insultante o gratificante- puede hundir o animar moralmente, puede hacer daño o mucho bien a quien la oye y recibe. Un insulto esporádico deja momentáneamente 'tocado' a su receptor aunque se supera, pero si resulta continuado y repetitivo, puede causar variados trastornos de personalidad y daños psicológicos que oscilarían entre la baja autoestima, temores, depresiones, etcétera. Todo ésto, son consecuencias del ataque con la palabra destructiva, pero cuando de la palabras se pasa a hechos tales como robos y palizas, exclusión social -de evidentes insolidaridad, discriminación, marginación y deshumanización- y amenazas; la situación es mucho más grave y seria a tenor de ese 17 '6% porcentual en la casuística. De tanto en tanto, alguien sobrepasa el limite de lo tolerado y suceden hechos físicos extremos y delictivos entre escolares o entre alumnos y profesores. Hechos que acaban en hospital, en comisaría y juzgado o en el tanatario. Y ya saben a que tipos de casos me refiero.

En Ceuta, como en el resto de España, la violencia escolar no se reproduce exactamente igual en todos los centros de enseñanza. La ubicación o zona, el entorno de los aledaños, la idiosincrasia de la barriada -nivel económico y cultural- donde estén el colegio o el instituto, el perfil socio-educativo-psicológico de alumnos, padres y profesores e incluso de los vecinos asi como la propia personalidad y el propio régimen de cada centro; son causas o matices que determinan y personalizan e influyen para que la violencia escolar varíe según cada dentro y cada barrio. En la zona céntrica, de mayores economía y nivel cultural pero también más vigiladas y controladas policialmente, los casos violentos son inferiores -37, 6%- que en las emprobrecidas, deficitarias y marginales barriadas periféricas del extrarradio -como la de 'Principe Alfonso'- donde se produce el 55 por ciento del maltrato escolar. Resulta paradójico y lamentable en Ceuta -no es positivo ni ayuda a reducir la violencia en la enseñanza- que el porcentaje de los estudiantes agresores -38'2%- que admite haber maltratado a un compañero sea tan mínimo descendiendo al 30'5% en aquellos que reconoce una agresión ocasional. Al parecer no se les remuerden las conciencias y tal vez no sean conscientes de la verdadera y total magnitud del problema por lo que tienden a minimizar su conducta maltratadora que un residual 4'1 % considera habitual y hasta 'normal' Pero claro, no todos los agredidos o víctimas, es decir, escolares que reciben algun tipo de violencia -sea ésta esporádica o repetitiva- y que suponen un 6'4 %; callan y aguantan sin responder a las agresiones de ese 3'1 % de atacantes. Los hay que responden, con lo cual la víctima que se convierte en agresor y también se dualiza su papel transformándose en 'victima-agresor' o en 'agresor victimizado' que recibe y al mismo tiempo agrede diariamente, suponiendo en este caso, un 10'5 % el porcentaje de escolares en acoso severo. La escalada paulatina de violencia por no dejar agresión sin respuesta, por responder a cada agresión y por no tolerar, no callar ni aguantar; nos debe hacer reflexionar sobre el problema y reconocer que la sociedad está 'enferma' y que falla desde lo más básico: la familia. Urge lograr la unificación y la acción conjunta de todos los implicados en el problema: profesores, padres, alumnos, profesionales, medios de comunicación y administraciones. Sin fisuras. Una sociedad violenta camina sin futuro hacia su autodestrucción. Pongamos remedio. Aún es posible.

____________________

Josep Esteve Rico Sogorb es escritor y periodista

Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris