Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Carta abierta al etarra De Juana

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
lunes, 12 de febrero de 2007, 11:21 h (CET)
Desde mi condición de sacerdote católico, me dirijo a ti, llamándote –si estás bautizado- “hermano” y si no, o has apostatado de tu fe, como simple persona , para decirte una palabra distinta a la que estás acostumbrado a oír en el ambiente que ha transcurrido tu vida. Tu nombre, tu persona, y tu foto en situación de deterioro físico, sujeto a la cama del hospital, por decisión tuya de acceder a la huelga de hambre hasta el final o hasta que te pongan en libertad, ha dado ya la vuelta al mundo.

Eres sujeto de controversia entre grupos, facciones e ideologías contrapuestas. Alguien espera tu desenlace para exaltarte como héroe, bandera y hasta justificar una reacción de imprevisibles consecuencias. No entro en el ámbito político, ni tampoco en erigirme juez de tu conducta. Sólo Dios es el juez único, universal e inapelable de los hombres.

Todo, mientras vivimos, es mudable, pasajero y hasta discutible. Sólo al morir tocamos todos lo inmutable y lo definitivo.

Los que nos consideramos cristianos- seguidores de Cristo- que murió injustamente crucificado y tratado como un criminal, creemos que la vida-don de Dios- es el valor supremo que tenemos todos y que mientras hay vida hay esperanza de salvación para cualquier persona por mala que haya sido.

Al lado de Jesús, nos dice el Evangelio, crucificaron a dos facinerosos. Uno blasfemaba y se rebelaba maldiciendo su suerte. El otro- un tal Dimas- viendo el ejemplo admirable de Jesús, confesó su fe en Cristo, reconoció su culpabilidad, pidió perdón y con una sola frase obtuvo su salvación eterna.”Hoy estarás conmigo en el Paraíso”.

Estás muy a tiempo, de Juana, para rehacer tu vida para siempre. Te deseo que al dejar esta vida terrena, más tarde o más pronto como los demás mortales, tengas la ocasión de arrepentirte- como todos- del mal que hayas hecho en tu vida.

Rezaré por ti y tu salvación eterna que es lo verdaderamente importante y definitivo.

Noticias relacionadas

En busca del bien común

D. Martínez, Burgos

La Diagonal, inutilizable

M. Llopis, Barcelona

Su misión somos todos

P. Piqueras, Girona

Problemática implantación del Artículo 155

J. Cruz, Málaga

El cuidado de la casa común

J. Domingo, Girona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris