Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Carta abierta al etarra De Juana

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
lunes, 12 de febrero de 2007, 11:21 h (CET)
Desde mi condición de sacerdote católico, me dirijo a ti, llamándote –si estás bautizado- “hermano” y si no, o has apostatado de tu fe, como simple persona , para decirte una palabra distinta a la que estás acostumbrado a oír en el ambiente que ha transcurrido tu vida. Tu nombre, tu persona, y tu foto en situación de deterioro físico, sujeto a la cama del hospital, por decisión tuya de acceder a la huelga de hambre hasta el final o hasta que te pongan en libertad, ha dado ya la vuelta al mundo.

Eres sujeto de controversia entre grupos, facciones e ideologías contrapuestas. Alguien espera tu desenlace para exaltarte como héroe, bandera y hasta justificar una reacción de imprevisibles consecuencias. No entro en el ámbito político, ni tampoco en erigirme juez de tu conducta. Sólo Dios es el juez único, universal e inapelable de los hombres.

Todo, mientras vivimos, es mudable, pasajero y hasta discutible. Sólo al morir tocamos todos lo inmutable y lo definitivo.

Los que nos consideramos cristianos- seguidores de Cristo- que murió injustamente crucificado y tratado como un criminal, creemos que la vida-don de Dios- es el valor supremo que tenemos todos y que mientras hay vida hay esperanza de salvación para cualquier persona por mala que haya sido.

Al lado de Jesús, nos dice el Evangelio, crucificaron a dos facinerosos. Uno blasfemaba y se rebelaba maldiciendo su suerte. El otro- un tal Dimas- viendo el ejemplo admirable de Jesús, confesó su fe en Cristo, reconoció su culpabilidad, pidió perdón y con una sola frase obtuvo su salvación eterna.”Hoy estarás conmigo en el Paraíso”.

Estás muy a tiempo, de Juana, para rehacer tu vida para siempre. Te deseo que al dejar esta vida terrena, más tarde o más pronto como los demás mortales, tengas la ocasión de arrepentirte- como todos- del mal que hayas hecho en tu vida.

Rezaré por ti y tu salvación eterna que es lo verdaderamente importante y definitivo.

Noticias relacionadas

¡Qué escándalo! ¡Qué escándalo!

“Una nación no se pierde porque unos la ataquen, sino porque quienes la aman no la defienden” Blas de Lezo y Olavarrieta. Almirante español (1689-1741)

García Albiol, el sheriff de Badaolna

Perfiles

Los políticos catalanes optan por enfrentarse a la Justicia

El todo vale, el no me da la gana o el me rebelo contra la autoridad española, se han convertido en el leitmotiv del separatismo catalán. El anarquismo se impone

Críticas a refranes (I)

El objetivo de este artículo de opinión es efectuar una crítica a determinados refranes

Hedonismo de Epicuro

El epicureísmo es una escuela filosófica helenística
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris