Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El arte de la guerra   -   Sección:   Opinión

Realidad confusa

Santi Benítez
Santi Benítez
miércoles, 7 de febrero de 2007, 21:45 h (CET)
Todavía, a estas alturas de la película, hay quien sigue diciendo en foros, chats y demás, que la Ley de Partidos es inconstitucional, que la ilegalización de batatasuna fue una burrada y que De Juana Chaos es Gandhi reencarnado - esto último imagino que por lo de las huelgas de hambre, no creo que nadie lo esté diciendo por su santidad-. Cualquiera que siga mis artículos, aunque sea de lejos, sabe que jamás he escrito uno para rebatir esos términos y en esos términos, que, será por cosas de la edad, me tomo a cosa de chiste y chota más que por algo serio que haya que contestar. En principio porque, en esto del análisis político y el columnaje de opinión, siempre he pensado que es más importante el deshuese del pollo que su censo electoral o filiación. Pero, visto lo visto, leído lo leído y escuchado lo escuchado, no me queda otro remedio que expresar lo que pienso al respecto, por una exclusiva vez y sin que sirva de precedente. Cuestión de higiene que le dicen. Haré caso de un amigo, que además es vasco, cuando me decía eso de "Ten cuidadín, que sino dices lo que piensas siempre vendrá alguien a espetarte eso de 'Es que usted da a entender...'"

La realidad confusa. Así llamó Erich Fromm a la capacidad de algunos grupos humanos, que existen en todas las sociedades, para negar lo evidente por encima de cualquier prueba, por encima de la realidad. Ese autoengaño, aunque respetable - cada cual es cada quien-, se está convirtiendo en un adminículo cada vez más insoportable en nuestra sociedad. Y lo que es peor, extensible a cualquier extracto ideológico. Ejemplo de ello es desde la perreta incorrupta de la derecha, que jamás ha dejado de ser extrema en este país nuestro de Dalí, sobre el 11-M, hasta lo que he expuesto al principio de este artículo por parte de esa izquierda mamotretónica, inamovible y espesa, incapaz de evolucionar y, por lo tanto, en extensión perpetua con tufo a flores de cementerio. Gobernar esta España desde el ruedo, siendo de izquierdas, es, a todas luces, un ejercicio heroico en el que no sólo hay que lidiar las vaquillas zaplanistas, sino que también hay que tener cuidado con los mansos de asta floja y cencerro que no aparecen en plaza a no ser que haya que sacar sobrero. Y hay que tener cuidado con ellos porque, a diferencia de las vaquillas, que a lo máximo que pueden aspirar es a dar algún revolcón - aunque luego en corrales presuman de ser el Miura de Manolete-, estos esperan a que se dé uno la vuelta a ver si pillan pulmón o riñón y mandan al torero a la enfermería en volandas. La envidia es muy jodida, y ya lo dice el dicho, aquel que no folla se dedica a joder.

Yo por mi parte sigo esperando que alguno de estos mansos iluminados con cencerro tengan bemoles y lleve la Ley de Partidos al Constitucional, que ya está uno harto de tanta pamplina folletinesca. No me cuentes cuentos y más currar. Que ya está bien de chorradas y mentiras, que ya está bien de "batatasuna expresa el sentir de una gran parte de los vascos", de "batatasuna no es ETA". Que a ver como me explica alguien que si eso es así como es que Otegui, Permach y Goirizelaia estaban el 4 de febrero en el acto de "homenaje" donde detuvieron a 18 de los 19 cabestros de Jarrai, Haika y Segui. A lo peor es que alguien va a intentar convencerme de que esta panda tampoco es ETA, aunque teniendo en cuenta que el machango de Ibon Meñica - ese del pelo largo que hablaba de defender a la juventud vasca (como si eso no fuera lo que se está haciendo encerrándolos a ellos)- fue trincado con 90 bonos para financiar a la banda terrorista, que se ha creído que cotiza en bolsa en vez de entre rejas, pues como que no va a colar. Y es que antes estos niñatos descerebrados pasaban de la Kale Borroka a algún comando de la banda. Hoy la cosa no está como para sentarse en un banquillo por atentado terrorista. Hoy los cachorros de las juventudes ETArianas aspiran al martirio, es sí, sosegado y en cama, como De Juana. Ese que es Gandhi, con la diferencia de que el pacifista hindú hacía ayuno para que la gente no se matara entre si, y este lo hace a ver si lo sueltan por pena de puro flaco. Y por muy flaco que esté, que lo está porque le da la real gana, ya me dirán que pena puede dar un individuo que escribió a raíz del asesinato de Alberto Jiménez Becerril y su mujer, con respecto a la gente que acudió a su sepelio, "Sus lloros son nuestras sonrisas y terminaremos a carcajada limpia. Me encanta ver las caras desencajadas que tienen. Con esta acción ya he comido para todo el mes". Pues parece que al final comió para mucho más. Cosas de anorexia carcelaria. Y yo preocupado, fíjate tú.

Ya digo, primera y última vez que hablo del tema en estos términos y así de serio. La próxima directamente me descojonaré, y que Elvis, que según ellos sigue vivo, los coja confesados. Al pan, pan, y al demagogo, ni agua.

Suena de fondo "With or Without You", de U2.

Buenas noches, y buena suerte...

Noticias relacionadas

Velocidad de la alegría

Necesitamos agilidad mental para el cultivo y disfrute de la alegría crítica y constructiva

En busca del bien común

D. Martínez, Burgos

La Diagonal, inutilizable

M. Llopis, Barcelona

Su misión somos todos

P. Piqueras, Girona

Problemática implantación del Artículo 155

J. Cruz, Málaga
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris